FÁ­TI­MA CÉS­PE­DES “LA EM­PRE­SA CON­TI­NÚA APOS­TAN­DO POR EL PAÍS”

La di­rec­to­ra de Eu­ro­chro­nos ha­bla de la ac­tua­li­dad de la fir­ma, el es­treno del edi­fi­cio y un nue­vo con­cep­to de ne­go­cios que in­cor­po­ra en el país

El Deber - Especial - - Eurochronos -

¿Có­mo es­tá la em­pre­sa ac­tual­men­te? Más allá de es­tar bien o mal, Eu­ro­chro­nos se ha ca­rac­te­ri­za­do por no de­te­ner­se nun­ca. An­tes, en sus ini­cios, y más to­da­vía en la ac­tua­li­dad la em­pre­sa ge­ne­ra nue­vas co­sas, siem­pre ha es­ta­do in­no­van­do y si­gue cre­cien­do y evo­lu­cio­nan­do, acom­pa­ñan­do los cam­bios que ex­pe­ri­men­ta San­ta Cruz.

Eu­ro­chro­nos su­frió un acon­te­ci­mien­to fa­tal en 2017 ¿có­mo lo en­fren­tó? Ese asal­to nos hi­zo ate­rri­zar en la reali­dad que vi­ve el país. Lo pri­me­ro que hi­ci­mos fue au­xi­liar a nues­tro per­so­nal y brin­dar­les to­do el apo­yo po­si­ble en su re­cu­pe­ra­ción. Las pér­di­das eco­nó­mi­cas fue­ron in­sig­ni­fi­can­tes com­pa­ra­do con el gol­pe que se le dio a nues­tro per­so­nal ad­mi­nis­tra­ti­vo, que es lo más va­lio­so que te­ne­mos. Afor­tu­na­da­men­te to­dos con­ti­núan tra­ba­jan­do has­ta el día de hoy y son par­te de es­ta fa­mi­lia que ini­cia un nue­vo re­to. ¿Cuál fue la pér­di­da más gran­de? El de­ce­so de Ana Lorena Tó­rrez fue lo más di­fí­cil de es­te la­men­ta­ble su­ce­so. Per­der­la me oca­sio­nó un do­lor muy gran­de, por­que era mi com­pa­ñe­ra, vi­sua­li­za­mos jun­tas el pro­yec­to del nue­vo edi­fi­cio y la cons­truc­ción se em­pe­zó con ella. Lue­go de lo ocu­rri­do el año pa­sa­do pen­sé en aban­do­nar el pro­yec­to, pe­ro con­for­me pa­só el tiem­po me di cuen­ta de que te­nía que se­guir, por­que Ana Lorena era una per­so­na de lu­cha, tra­ba­ja­do­ra, nun­ca de­ja­ba las co­sas a me­dias y eso me dio fuer­za pa­ra le­van­tar­me y cons­truir el edi­fi­cio tal co­mo lo ha­bía­mos vi­sua­li­za­do con ella. El es­treno de es­ta obra ar­qui­tec­tó­ni­ca es un ho­me­na­je a su re­cuer­do.

Cuan­do el tra­ba­jo es mo­ti­va­do por la pa­sión de ha­cer las co­sas bien, no hay fuer­za ex­ter­na que lo de­rrum­be, el ca­mino no siem­pre es fá­cil, pe­ro to­do lo que su­ce­de te for­ta­le­ce y de­bes mi­rar siem­pre ade­lan­te. ¿Des­pués de es­te even­to có­mo es­tá Eu­ro­chro­nos? Eu­ro­chro­nos in­gre­sa a una eta­pa de re­na­ci­mien­to, pues el úl­ti­mo año ce­rra­mos nues­tra cen­tral, y ese fue uno de los mo­men­tos más di­fí­ci­les, pe­ro 16 me­ses des­pués aquí es­ta­mos, re­na­cien­do, in­gre­san­do a otra eta­pa, de re­afir­ma­ción, de con­so­li­da­ción y nue­vos desafíos en el mer­ca­do que, re­pi­to, es cam­bian­te a ca­da mo­men­to.

¿Al ce­rrar la cen­tral con cuán­tas tien­das que­da­ron aten­dien­do? Nos que­da­mos con un lo­cal en la ciu­dad de La Paz, y dos en San­ta Cruz, que es­tán en el Ven­tu­ra Mall y Las Bri­sas; a esos lo­ca­les hay que su­mar la nue­va cen­tral, que fun­cio­na­rá en el mo­derno edi­fi­cio ubi­ca­do la ave­ni­da Ve­lar­de es­qui­na Ira­la y que se inau­gu­ra en unos días más. ¿Cuá­les son las for­ta­le­zas de la em­pre­sa, qué les ha per­mi­ti­do lle­gar has­ta el lu­gar don­de se en­cuen­tran en la ac­tua­li­dad? Des­de un ini­cio, la prin­ci­pal for­ta­le­za que Eu­ro­chro­nos ha te­ni­do son las mar­cas que re­pre­sen­ta. Siem­pre se ha tra­ta­do de con­se­guir la re­pre­sen­ta­ción de mar­cas lí­de­res en el ru­bro a es­ca­la glo­bal; son com­pa­ñías que ya tie­nen un sis­te­ma de tra­ba­jo y es­truc­tu­ras or­ga­ni­za­das, so­fis­ti­ca­das y ac­tua­li­za­das a su má­xi­mo ni­vel. Una mar­ca pa­ra man­te­ner­se vi­gen­te de­be es­tar con el me­jor ser­vi­cio y ase­so­ría a ni­vel de mer­ca­deo y es­tra­te­gia co­mer­cial. En­ton­ces, lo que Eu­ro­chro­nos apren­de de sus mar­cas es sú­per va­lio­so. Ca­da una es una so­cia es­tra­té­gi­ca que apor­ta con su co­no­ci­mien­to y ex­pe­rien­cia y su apor­te es pre­pon­de­ran­te pa­ra avan­zar en es­te ne­go­cio.

So­mos dis­tri­bui­do­res ex­clu­si­vos de las mar­cas más im­por­tan­tes del sec­tor en el país, hay otras em­pre­sas que tam­bién tie­nen al­gu­nas re­pre­sen­ta­cio­nes, pe­ro Eu­ro­chro­nos es la que tie­ne más con­jun­tos de mar­cas; ade­más, qui­zás sea­mos la úni­ca em­pre­sa que rea­li­za ven­tas al por ma­yor y al por me­nor, y eso es una más de nues­tras for­ta­le­zas. ¿Te­ne­mos en­ten­di­do que tie­nen ser­vi­cio post­ven­ta? Es otro de nues­tros pun­tos fuer­tes. Con­ta­mos con un ta­ller de re­lo­je­ría con el cual brin­da­mos el ser­vi­cio post­ven­ta, lo cual es fun­da­men­tal pa­ra el su­ce­so de una mar­ca. De igual ma­ne­ra, te­ne­mos el ta­ller de jo­ye­ría, que nos per­mi­te ha­cer nues­tras pro­pias crea­cio­nes, no hay lí­mi­tes pa­ra los gus­tos y so­li­ci­tu­des del clien­te, lo que nos pi­den lo ha­ce­mos.

¿Por qué de­ci­den cons­truir un edi­fi­cio? ¿Qué sig­ni­fi­ca­do tie­ne pa­ra la em­pre­sa y la fa­mi­lia con­cre­tar es­ta obra? El nue­vo edi­fi­cio sur­ge por­que el an­te­rior ya no al­can­za­ba pa­ra res­pon­der al cre­ci­mien­to de la em­pre­sa. Se ne­ce­si­ta­ban más me­tros cua­dra­dos pa­ra área de ex­hi­bi­ción.

Lue­go vi­nie­ron otras ideas so­bre el nue­vo con­cep­to de bou­ti­que que es­ta­mos desa­rro­llan­do, por­que con la nue­va edi­fi­ca­ción y es­ta bou­ti­que es­ta­mos in­cur­sio­nan­do en un nue­vo con­cep­to de tien­da. ¿Cuál es la no­ve­dad, de que se tra­ta es­te nue­vo con­cep­to? Eu­ro­chro­nos no so­lo ofre­ce­rá sus pro­duc­tos a los clien­tes, sino que le brin­da­rá to­da una ex­pe­rien­cia, pa­ra eso el edi­fi­cio ha si­do dis­tri­bui­do de ma­ne­ra es­tra­té­gi­ca, con la re­lo­je­ría ubi­ca­da en la plan­ta ba­ja, en el se­gun­do ni­vel es­tán la jo­ye­ría y ac­ce­so­rios. En el ter­cer pi­so se han crea­do es­pa­cios pa­ra subal­qui­lar­los a em­pre­sas que se desen­vuel­ven en el sec­tor de Li­fe Sty­le (es­ti­lo de vi­da), por lo que ya em­pe­za­ron las ne­go­cia­cio­nes con im­por­tan­tes fir­mas del ru­bro de ca­sas, so­bre to­do con ac­ce­so­rios de de­co­ra­ción, ya que es­tas co­sas en­ca­jan con el es­ti­lo de vi­da de las per­so­nas.

En el úl­ti­mo pi­so fun­cio­na­rá un bis­tro, con lo que se com­ple­ta to­da una ex­pe­rien­cia pa­ra el clien­te, don­de po­drá dis­fru­tar de to­mar un ca­fé, al­mor­zar, ce­nar, ver lan­za­mien­tos de pro­duc­tos, ten­drá un es­pa­cio de re­la­ja­ción, un am­bien­te tran­qui­lo don­de se pue­den ge­ne­rar im­por­tan­tes ne­go­cios.

Las tien­das de re­lo­je­ría, jo­ye­ría, de ac­ce­so­rios pa­ra el ho­gar y el bis­tro se com­ple­men­tan, per­mi­ti­rán al clien­te vi­vir mu­chas emo­cio­nes, dis­fru­tar de una ex­pe­rien­cia sen­so­rial, au­di­ti­va, con pro­duc­tos ex­clu­si­vos, fi­nas be­bi­das y co­mi­das. Por eso es que Eu­ro­chro­nos vi­ve una eta­pa de re­na­ci­mien­to, in­cor­po­ran­do un nue­vo es­ti­lo de vi­da con ser­vi­cios y pro­duc­tos de lu­jo, con mu­cho gla­mour y es­ta­tus. ¿Des­de cuán­do se po­drá vi­vir es­ta nue­va ex­pe­rien­cia? Es­te mes te­ne­mos el cor­te de cin­ta pa­ra la aper­tu­ra de la re­lo­je­ría y jo­ye­ría que es­tán en las dos pri­me­ras plan­tas. En el Grand Ope­ning del Bis­tro, pla­ni­fi­ca­do den­tro de tres me­ses, con­ta­re­mos con la vi­si­ta de to­dos nues­tros pro­vee­do­res ex­tran­je­ros, así co­mo de ami­gos de la ca­sa del ex­te­rior, in­fluen­cers in­ter­na­cio­na­les, co­le­gas del ru­bro la­ti­noa­me­ri­cano y una ce­le­bri­dad in­ter­na­cio­nal sor­pre­sa. Se­rá un even­to pri­va­do pa­ra clien­tes VIP.

El clien­te ex­pe­ri­men­ta­rá un nue­vo es­ti­lo de vi­da, con ser­vi­cios de lu­jo, es­ta­tus y gla­mour

Eu­ro­chro­nos ha in­cor­po­ra­do sis­te­mas de se­gu­ri­dad de van­guar­dia, de paí­ses de pri­mer mun­do

JU­LIO GONZÁLEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.