LIS­TO PA­RA HA­BI­TAR Y CON PRE­CIOS DE PRE­VEN­TA

El Con­do­mi­nio Itau­ba Nor­te tie­ne una lí­nea mi­ni­ma­lis­ta y ma­te­ria­les co­mo el la­dri­llo ado­bi­to, que le otor­gan ca­li­dez

El Deber - Especial - - Itauba Norte -

Si us­ted bus­ca un am­bien­te con­for­ta­ble, fun­cio­nal, cá­li­do y de al­ta ca­li­dad pa­ra vi­vir, tie­ne que co­no­cer el con­do­mi­nio Itau­ba Nor­te. Es­ta pro­pues­ta in­mo­bi­lia­ria es­tá lis­ta pa­ra ha­bi­tar y lo me­jor de to­do es que aún que­dan al­gu­nos de­par­ta­men­tos dis­po­ni­bles y con pre­cios de pre­ven­ta.

La em­pre­sa que ofre­ce es­tá ex­ce­len­te opor­tu­ni­dad es Cons­truc­cio­nes y Ser­vi­cios Holl­weg, que ha desa­rro­lla­do es­te mo­derno edi­fi­cio con 26 de­par­ta­men- tos de uno, dos y tres dor­mi­to­rios. Las áreas so­cia­les tie­nen pis­ci­na, chu­rras­que­ra y sa­lón de even­tos; ade­más, hay áreas de es­ta­cio­na­mien­to vehi­cu­lar, bau­le­ras y la­van­de­rías de uso co­mún, as­cen­sor, in­gre­so con­tro­la­do y otros be­ne­fi­cios pa­ra los co­pro­pie­ta­rios.

El ar­qui­tec­to Ale­jan­dro Ca­bre­ra, re­pre­sen­tan­te de Cons­truc­cio­nes y Ser­vi­cios Holl­weg, des­ta­có que el con­do­mi­nio es de es­ti­lo mi­ni­ma­lis­ta; sin em­bar­go, in­cor­po­ra ele­men­tos ca­rac­te­rís-

ti­cos de la ar­qui­tec­tu­ra de San­ta Cruz, co­mo el la­dri­llo ado­bi­to.

“Es­te ele­men­to se en­cuen­tra en el co­ra­zón del edi­fi­cio. El la­dri­llo vis­to ha­ce re­sal­tar el sec­tor de la cir­cu­la­ción ver­ti­cal del con­do­mi­nio que co­nec­ta a to­dos los de­más ni­ve­les. Par­ti­cu­lar­men­te, en mis pro­yec­tos me gus­ta uti­li­zar el la­dri­llo ado­bi­to por­que sim­bo­li­za par­te de nues­tra ar­qui­tec­tu­ra cru­ce­ña, ade­más que es un ele­men­to pri­mor­dial en la obra”, ex­pli­có Ca­bre­ra.

En el fron­tis del edi­fi­cio, tam­bién re­sal­ta una fa­cha­da de alu­mi­nio ‘aper­sia­na­da’ co­lor ma­de­ra, que otor­ga pri­va­ci­dad a la cir­cu­la­ción y un efec­to de pro­tec­ción con­tra el sol. El co­lor ma­de­ra es aco­ge­dor, da una sen­sa­ción de ca­li­dez y al ser de alu­mi­nio prác­ti­ca­men­te no re­quie­re man­te­ni­mien­to. Es­te ele­men­to cen­tral, pe­se a su ta­ma­ño, no es agre­si­vo, por el con­tra­rio es aco­ge­dor.

Otro as­pec­to con el que se con­si­gue ca­li­dez, a de­cir de Ca­bre­ra, es el uso de la ma­de­ra en di­ver­sas par­tes del edi­fi­cio y de­par­ta­men­tos. “Es un ele­men­to que se ha ido per­dien­do con el pa­so del tiem­po, la di­fí­cil eco­no­mía y has­ta las nue­vas ten­den­cias. Por eso no­so­tros bus­ca­mos res­ca­tar­lo”, re­mar­có el ar­qui­tec­to.

La sa­la de es­tar se in­te­gra con la co­ci­na, pe­ro su dis­tri­bu­ción otor­ga in­de­pen­den­cia a am­bos am­bien­tes

Los ba­ños son ele­gan­tes gra­cias a los ma­te­ria­les de al­ta ca­li­dad y fino aca­ba­do

La co­ci­na tie­ne el es­pa­cio ade­cua­do pa­ra los elec­tro­do­més­ti­cos

Los de­par­ta­men­tos cuen­tan con am­bien­tes pa­ra ins­ta­lar ves­ti­do­res

Las puer­tas es­tán fa­bri­ca­das con ma­de­ra só­li­da

FO­TOS: GA­BRIEL VÁSQUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.