CA­SI ME­DIO SI­GLO DAN­DO SA­LUD A LOS EN­FER­MOS

Da­vo­san lle­va 49 años ayu­dan­do a mi­les de per­so­nas de es­ca­sos re­cur­sos, no so­lo con me­di­ci­na, sino tam­bién con amor. Ocho mu­je­res ini­cia­ron es­ta obra

El Deber - Especial - - Davosan -

Ha­ce 49 años em­pe­zó a es­cri­bir­se la his­to­ria de uno de los vo­lun­ta­ria­dos con ma­yor tra­yec­to­ria y re­co­no­ci­mien­tos en el país por la can­ti­dad de vi­das sal­va­das no so­lo con me­di­ci­na, sino tam­bién con amor. Da­vo­san sur­gió un 5 de oc­tu­bre de 1969, cuan­do un gru­po de se­ño­ras ca­tó­li­cas con vo­ca­ción de ser­vi­cio de­ci­die­ron ayu­dar a los en­fer­mos. Em­pe­za­ron con sus reunio­nes en el Ar­zo­bis­pa­do, lue­go lo hi­cie­ron en la ca­sa de al­gu­nas de las fun­da­do­ras, en­tre ellas, Ali­na Cro­nem­bold, Dorys Se­rra­te de Suá­rez, Yo­lan­da Ro­drí­guez y Pil­ca Or­tiz de Iraho­la. Con el tiem­po com­pra­ron una ca­sa en la ca­lle Ba­lli­vián, y pos­te­rior­men­te ad­qui­rie­ron un te­rreno en la ca­lle Su­cre, con di­ne­ro pres­ta­do por una vo­lun­ta­ria, el cual fue re­ven­di­do tri­pli­can­do su va­lor. Esa ga­nan­cia per­mi­tió com­prar el in­mue­ble ubi­ca­do en la ca­lle San­ta Bár­ba­ra, don­de ac­tual­men­te fun­cio­na Da­vo­san, y des­pués de al­gu­nos años, ad­qui­rir la ca­sa de la­do, don­de se en­cuen­tra su cen­tro de He­mo­diá­li­sis. La cons­truc­ción de di­cha edi­fi­ca­ción fue po­si­ble gra­cias a la ayu­da de per­so­nas de buen co­ra­zón co­mo Ri­chard y Bobby, y la ge­ne­ro­si­dad del pa­dre Jhon Ogur­chok. Asi­mis­mo, fue po­si­ble im­ple­men­tar el cen­tro gra­cias al apo­yo de Pro Vi­da, la su­per­vi­sión del ne­fró­lo­go ya fa­lle­ci­do Pe­dro Mo­reno y mu­chas vo­lun­ta­rias que die­ron su tiem­po y es­fuer­zo, co­mo Cha­be­li­ta Saa­ve­dra, Wil­ma Bu­chón y Nancy Can­dia, en­tre otras. Otra do­na­ción sig­ni­fi­ca­ti­va fue un lo­te de 9.000 m2 de par­te de Yan­bal.

Así em­pe­zó es­ta ins­ti­tu­ción que hoy en día es un re­fe­ren­te a es­ca­la na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal. Em­pe­za­ron apo­yan­do el sis­te­ma hos­pi­ta­la­rio público, fa­vo­re­cien­do a los en­fer­mos más vul­ne­ra­bles.

Ocho da­mas bo­li­via­nas ger­mi­na­ron la se­mi­lla de la ge­ne­ro­si­dad y pu­sie­ron en mar­cha una má­qui­na de so­li­da­ri­dad que no ha pa­ra­do has­ta aho­ra, por el con­tra­rio, con el pa­so del tiem­po ha ace­le­ra­do su rit­mo. En di­ciem­bre de 1976 se ob­tu­vo la Per­so­ne­ría Ju­rí­di­ca, me­dian­te Re­so­lu­ción Mi­nis­te­rial N° 182911. En 2005 Da­vo­san ini­ció el proceso de trans­for­ma­ción pa­ra con­ver­tir­se en Fun­da­ción Da­mas Vo­lun­ta­rias San­ta Cruz (Da­vo­san). La fun­da­ción tra­ba­ja pa­ra ge­ne­rar sus pro­pios re­cur­sos, pe­ro son prin­ci­pal­men­te las do­na­cio­nes las que sos­tie­nen su la­bor, do­na­cio­nes que nun­ca se­rán su­fi­cien­tes, por­que ca­da vez se in­cre­men­ta la can­ti­dad de en­fer­mos.

Su mi­sión

Es una ins­ti­tu­ción de­di­ca­da a la asis­ten­cia so­cial y con ca­rác­ter hu­ma­ni­ta­rio, que a tra­vés de sus vo­lun­ta­rias tra­ba­ja in­can­sa­ble­men­te y lle­va ade­lan­te va­rias ac­ti­vi­da­des pa­ra cap­tar re­cur­sos y rea­li­zar una la­bor be­né­fi­ca co­mo so­por­te ac­ti­vo en el área de sa­lud, otor­gan­do me­di­ca­men­tos, fi­nan­cian­do ci­ru­gías, asis­ten­cia de he­mo­diá­li­sis, y brin­dan­do esperanza, apo­yo mo­ral y es­pi­ri­tual a las cien­tos de per­so­nas que to­can sus puer­tas ca­da día, sin dis­tin­ción de ra­za, edad, gé­ne­ro, cre­do o con­di­ción.

Su vi­sión

Da­vo­san es una fun­da­ción sin fi­nes de lu­cro que ca­na­li­za y ge­ne­ra re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra ali­viar la po­bre­za y la pro­ble­má­ti­ca de sa­lud en nues­tra ciudad, tra­ba­jan­do con trans­pa­ren­cia, dig­ni­dad, amor y hu­mil­dad, con una orien­ta­ción ha­cia el ser­vi­cio en be­ne­fi­cio de la co­mu­ni­dad y de los más ne­ce­si­ta­dos.

So­cias fun­da­do­ras

Fue­ron ocho las mu­je­res que crea­ron la ins­ti­tu­ción: Ali­cia de Ruiz, Ade­li­ta Sal­món de Pra­do, Ma­til­de de Vás­quez, Ne­rei­da de So­la­res, Car­mi­ña de Bus­ta­man­te, Mar­ce­la Gen­ti­lle, Hor­ten­cia de Ovan­do y Mi­rian Ber­tón. Ac­tual­men­te la fun­da­ción cuen­ta con 70 vo­lun­ta­rias.

FO­TO: GA­BRIEL VÁS­QUEZ

Do­ra Luz de Dá­vi­la, jun­to al res­to de vo­lun­ta­rias, en­ca­ra di­ver­sas ac­ti­vi­da­des pa­ra ge­ne­rar re­cur­sos y que Da­vo­san si­ga ayu­dan­do a la gen­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.