El Deber - Extra (Bolivia) - - His­to­ria -

En su li­bro El lu­gar más asus­ta­dor de la Tie­rra: Ojo a ojo con el hu­ra­cán (Ran­dom Hou­se, 1994), el es­cri­tor David E. Fis­her re­co­ge un tes­ti­mo­nio de Cris­tó­bal Co­lón, da­ta­do en 1495, que da mues­tras tan­to del com­pro­mi­so que el na­ve­gan­te sen­tía ha­cia su mi­sión ex­pan­sio­nis­ta, co­mo del pe­li­gro­sí­si­mo desafío que la na--

tu­ra­le­za plan­tea­ba en las aguas que lle­va­ban al Nue­vo Mun­do. "Na­da a ex­cep­ción del ser­vi­cio a Dios y la ex­ten­sión de la mo­nar­quía me ex­pon­drían a tal pe­li­gro", de­cla­ra Co­lón en al­gún mo­men­to de ese año, du­ran­te su se­gun­do via­je a Amé­ri­ca, en re­fe­ren­cia al hu­ra­cán que aso­ló las An­ti­llas y pro­vo­có el hun­di­mien­to de tres em­bar­ca­cio­nes.

El re­la­to de Fis­her da mues­tras de la im­po­ten­cia de Co­lón en esos mo­men­tos, “cuan­do el hu­ra­cán lle­gó al puer­to, arre­mo­li­nó las na­ves mien­tras es­ta­ban an­cla­das, cor­tó sus ca­de­nas y hun­dió a tres de ellas con to­dos los hom­bres que es­ta­ban a bor­do”.

La his­to­ria de la na­ve­ga­ción por el Ca­ri­be y el Atlán­ti­co en los pri­me­ros tres si­glos de la co­lo­ni­za­ción es­tá sal­pi­ca­da de no­tas so­bre en­fren­ta­mien­tos en­car­ni­za­dos con las po­bla­cio­nes de las is­las ca­ri­be­ñas y so­bre abor­da­jes

de pi­ra­tas que bus­ca­ban apo­de­rar­se de las ri­que­zas que la co­ro­na es­pa­ño­la ex­plo­ta­ba en Amé­ri­ca, pero no se han po­pu­la­ri­za­do así los re­cuen­tos de da­ños y pér­di­das cau­sa­dos por las tor­men­tas, tan ex­ten­sas co­mo im­pre­vi­si­bles y de­vas­ta­do­ras, que re­co­rren esas aguas en­tre ju­lio y no­viem­bre de ca­da año.

Al­go de geo­gra­fía y cli­ma

Se tra­ta de la tem­po­ra­da de hu­ra­ca­nes, un fe­nó­meno anual ori­gi­na­do en vien­tos que pro­vie­nen del Saha­ra, que se trans­for­man en de­pre­sio­nes tro­pi­ca­les so­bre el mar cer­ca de las is­las de Ca­bo Ver­de, a unos 600 km al oes­te de Se­ne­gal, en la mi­tad del Atlán­ti­co. Es­tas áreas de ba­ja pre­sión at­mos­fé­ri­ca se des­pla­zan al oes­te, ha­cia el Ca­ri­be, y se for­ta­le­cen con la eva­po­ra­ción del mar en los me­ses de ma­yor ca­lor. Cuan­do los vien­tos en uno de es­tos sis­te­mas tro­pi­ca­les al­can­zan los 60 km/ h, la tor­men­ta re­ci­be un nom­bre de una lis­ta anual al­fa­bé­ti­ca y se le ha­ce se­gui­mien­to.

Hu­ra­cán, co­mo ci­clón y ti­fón, son pa­la­bras que des­cri­ben a esas tor­men­tas cir­cu­la­res en dis­tin­tos pun­tos del pla­ne­ta y so­lo los dis­tin­gue la ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca. Los ma­yas, ex­tin­tos po­bla­do­res de las cos­tas me­xi­ca­nas del Ca­ri­be, creían en Hu­ra­cán (en ma­ya: hun­ra­cán, ‘ una [ so­la] pier­na’ ‘hun, uno; ra­can, pier­na’) dios del fue­go, el vien­to y las tor­men­tas.

Así, la tem­po­ra­da de ci­clo­nes tro­pi­ca­les en el Atlán­ti­co es par­te de un sis­te­ma he­mis­fé­ri­co de dis­tri­bu­ción de hu­me­dad que que­da con­te­ni­da en el nor­te por las cos­tas del Gol­fo de Mé­xi­co pero que des­bor­da ha­cia el sur ali­men­tan­do la enor­me Ama­zo­nia. Ese desborde re­co­rre Su­da­mé­ri­ca y lle­ga in­clu­so a Bo­li­via, bor­dean­do los An­des y la Cor­di­lle­ra Orien­tal. Los vien­tos que so­plan ca­si cons­tan­te­men­te des­de el no­roes­te en San­ta Cruz en es­ta épo­ca del año son una de las con­se­cuen­cias cli­má­ti­cas más aus­tra­les de es­ta ca­de­na de even­tos me­teo­ro­ló­gi­cos.

De dio­ses y hom­bres

Hoy en día po­de­mos ver un hu­ra­cán de ex­tre­mo a ex­tre­mo des­de la pers­pec­ti­va del ojo mul­ti­es­pec­tral de un sa­té­li­te, o po­de­mos ser tes­ti­gos de có­mo lo ven los as­tro­nau­tas que ha­bi­tan la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal des­de la ór­bi­ta te­rres­tre. Pero el co­no­ci­mien­to so­bre el ori­gen de las tor­men­tas y el acer­ta­do pro­nós­ti­co so­bre su cur­so son ven­ta­jas que lle­van ape­nas al­gu­nas dé­ca­das con no­so­tros. Per­mi­ten que, aun­que las pér­di­das eco­nó­mi­cas sean enor­mes, el sal­do de víc­ti- mas mor­ta­les y de dam­ni­fi­ca­dos se ha­ya re­du­ci­do a mí­ni­mos in­clu­so pa­ra hu­ra­ca­nes tan po­de­ro­sos co­mo Har­vey, que en agos­to desató un di­lu­vio so­bre la ciu­dad de Hous­ton, en Te­xas.

Pero si­glos atrás, cuan­do los na­ve­gan­tes es­pa­ño­les lle­ga­ron, los in­dí­ge­nas res­pe­ta­ban a las tor­men­tas co­mo dei­da­des, y la Co­lo­nia apren­dió a te­mer­les -y a pre­de­cir­los- a fuer­za de per­der car­ga­men­tos de oro y plata en trá­gi­cos nau­fra­gios.

“Las peo­res tor­men­tas de to­dos los ma­res del mun­do son las de es­tas is­las y cos­tas”, es­cri­bió en 1561 Bar­to­lo­mé de Las Ca­sas, frai­le do­mi­ni­co y obis­po de Chia­pas, de­sig­na­do por la co­ro­na es­pa­ño­la co­mo Procurador o pro­tec­tor uni­ver­sal de to­dos los in­dios de las In­dias.

En las pri­me­ras dé­ca­das de la in­cur­sión eu­ro­pea en Amé­ri­ca, los es­pa­ño­les y lue­go el res­to de los eu­ro­peos, veían a los hu­ra­ca­nes co­mo po­de­res so­bre­na­tu­ra­les. Esa vi­sión, di­fe­ría po­co de la que te­nían los pue­blos ca­ri­be­ños, que si bien ha­bían dei­fi­ca­do a las tor­men­tas, tam­bién ha­bían apren­di­do a con­vi­vir con ellas de ma­ne­ra prác­ti­ca. Eran par­te del ci­clo anual de la vi­da, según el in­ves­ti­ga­dor Stuart B. Sch­wartz. Las po­bla­cio­nes is­le­ñas plan­ta­ban hi­le­ras de ár­bo­les pa­ra crear ba­rre­ras rom­pe­vien­tos y pro­te­ger sus al­deas, o re­cu­rrían a la yu­ca y otros cul­ti­vos que re­sis­ten me­jor los vien­tos.

La Co­lo­nia im­pu­so ri­tos, cul­tu­ra e idio­ma a los in­dí­ge­nas que con­quis­tó, pero pe­se a que los con­si­de­ra­ba in­fe­rio­res, en más de un as­pec­to tu­vo que ad­mi­tir que el co­no­ci­mien­to lo­cal iba más allá del su­yo. En el ca­so de los hu­ra­ca­nes, los eu­ro­peos tu­vie­ron que “con­si­de­rar e in­cor­po­rar” par­te de las cos­mo­lo­gías lo­ca­les pa­ra su pro­pio be­ne­fi­cio, afir­ma Sch­wartz, au­tor de Mar de tor­men­tas: Una his­to­ria de hu­ra­ca­nes en el gran Ca­ri­be de Co­lón a Ka­tri­na.

El avi­so de Co­lón

El hu­ra­cán de 1495 no fue el úni­co que pre­sen­ció el na­ve­gan­te. El que azo­tó la is­la de La Es­pa­ño­la en 1502 fue una mez­cla de suer­te y tra­ge­dia que re­tra­ta esos pri­me­ros con­tac­tos en­tre eu­ro­peos y fuer­zas de la na­tu­ra­le­za en Amé­ri­ca.

En 1502, du­ran­te su cuar­to y úl­ti­mo via­je, Co­lón des­em­bar­có en San­to Do­min­go, que ya era el prin­ci­pal puer­to es­pa­ñol en la zo­na, pa­ra bus­car­se una na­ve adi­cio­nal con la cual se­guir ex­plo­ran­do ha­cia el oes­te. En el puer­to es­ta­ba una flo­ta es­pa­ño­la de 30 bar­cos pre­pa­rán­do­se pa­ra le­var an­clas y em­pren­der el via­je ha­cia Sevilla ba­jo las ór­de­nes de Fran­cis­co de Bo­ba­di­lla, el in­ves­ti­ga­dor real que en 1500 ha­bía en­via­do a Co­lón en­ca­de­na­do de vuel­ta a Es­pa­ña cuan­do las que­jas en con­tra de su go­bierno bru­tal cau­sa­ron una re­vuel­ta.

Los bar­cos car­ga­ban el oro que ha­bía si­do ex­traí­do me­dian­te el tra­ba­jo for­za­do de in­dios taí­nos es­cla­vi­za­dos. El go­ber­na­dor lo­cal, Ni­co­lás de Ovan­do, de­sig­na­do pa­ra res­ta­ble­cer el con­trol real tras sie­te años de go­bierno de Co­lón, tam­po­co se lle­va­ba bien con el na­ve­gan­te y por ello ig­no­ró las ad­ver­ten­cias que és­te le hizo pa­ra que man­ten­ga las na­ves en el puer­to por unos días ya que una co­rrien­te des­de el su­r­es­te, ci­rros muy al­tos en el cie­lo y un cli­ma bru­mo­so era in­di­cios de que una tor­men­ta se acer­ca­ba.

Ovan­do des­es­ti­mó el avi­so e in­clu­so al­gu­nos ma­ri­ne­ros se bur­la­ron de las pre­ten­sio­nes pro­fé­ti­cas de Co­lón.

La flo­ta zar­pó, re­la­ta Sch­wartz, y tam­bién lo hizo la de Co­lón, que sin em­bar­go, so­lo sa­lió del puer­to pa­ra bus­car una bahía que pro­te­gie­ra sus bar­cos del ven­da­val. La flo­ta de Ovan­do quedó atra­pa­da por sor­pre­sa en el hu­ra­cán a dos días de ha­ber de­ja­do el puer­to.

Según los re­gis­tros de la co­ro­na es­pa­ño­la, 20 ca­ra­be­las se fue­ron a pique jun­to con sus tri­pu-

EL PRO­NÓS­TI­CO DEL CLI­MA ES UNA VEN­TA­JA QUE TE­NE­MOS DES­DE HA­CE PO­CAS DÉ­CA­DAS EL HU­RA­CÁN DE 1502 RE­TRA­TA EL PRI­MER CON­TAC­TO EN­TRE EU­RO­PEOS Y EL CLI­MA CA­RI­BE­ÑO

EN­TEN­DER LOS CI­CLO­NES ERA UN DESAFÍO A LA TEO­LO­GÍA, LA TEO­RÍA Y LA EX­PE­RIEN­CIA EN 1643, LA IN­VEN­CIÓN DEL BA­RÓ­ME­TRO DIO PA­SO AL NA­CI­MIEN­TO DE LA ME­TEO­RO­LO­GÍA

lan­tes y ri­que­zas. So­bre­vi­vie­ron al­gu­nos ma­ri­ne­ros de otros seis bar­cos que tam­bién se hun­die­ron, y ape­nas tres o cua­tro na­ves per­ma­ne­cie­ron a flo­te.

Teo­lo­gía y me­teo­ro­lo­gía

So­lo uno de esos bar­cos so­bre­vi­vien­tes, el que car­ga­ba la por­ción de oro que co­rres­pon­día a Co­lón, con­ti­nuó via­je ha­cia Es­pa­ña. Según Sch­wartz, ese gol­pe de for­tu- na, que pro­ve­nía de una apa­ren­te ha­bi­li­dad pa­ra in­ter­pre­tar el cli­ma an­tes de la lle­ga­da de un hu­ra­cán, le cos­tó a Co­lón ru­mo­res en la cor­te real de que prac­ti­ca­ba ma­gia, de que te­nía un pac­to con el Dia­blo, y has­ta de que fue él quien in­vo­có la tor­men­ta pa­ra eli­mi­nar a sus enemi­gos.

En una de sus cró­ni­cas pos­te­rio­res, Bar­to­lo­mé de Las Ca­sas ase­gu­ra que des­pués de ese epi­so­dio, Co­lón es­ta­ba con­ven­ci­do de que una mano pro­vi­den­cial ha­bía sal­va­do su te­so­ro y eli­mi­na­do a su ri­val Bo­ba­di­lla, jun­to con 500 hom­bres y el res­to del oro.

En es­ta his­to­ria con sal­do mor­tal aso­ma por pri­me­ra vez pa­ra los co­lo­ni­za­do­res la ne­ce­si­dad de una me­teo­ro­lo­gía que ex­pli­que el cli­ma del Nue­vo Mun­do.

Más allá de sus creen­cias, Co­lón da mues­tras de ha­ber pues­to en prác­ti­ca co­no­ci­mien­tos teó­ri­cos pa­ra en­ten­der y so­bre­vi­vir a una tor­men­ta en un tiem­po en que las ex­pli­ca­cio­nes de la na­tu­ra­le­za pa­sa­ban por in­ter­ven­cio­nes pro­vi­den­cia­les o ac­tos dia­bó­li­cos.

Aun­que los na­ve­gan­tes eu­ro­peos sa­bían de mal tiem­po en el Me­di­te­rrá­neo y en el Mar del Nor­te, la in­ter­mi­ten­cia y la se­ve­ri­dad de los ci­clo­nes tro­pi­ca­les en las In­dias eran un desafío pa­ra el en­ten­di­mien­to que ge­ne­ra­ba ten­sio­nes en­tre la teo­lo­gía, la teo­ría y la ex­pe­rien­cia, es­cri­be Sch­wartz. Era una épo­ca en que lo que no era obra de Dios, era obra de al­gún de­mo­nio y esa dua­li­dad de­mo­ró por dé­ca­das una apro­xi­ma­ción más cien­tí­fi­ca pa­ra las tor­men­tas.

Mien­tras tan­to, los nau­fra­gios y pér­di­das en las is­las del Ca­ri­be se acu­mu­la­ban. El ar­chi­vo del Cen­tro Na­cio­nal de Hu­ra­ca­nes de EEUU ( www. nhc. noaa. gov), do­cu­men­ta al menos 80 ci­clo­nes que hun­die­ron bar­cos o arra­sa­ron puer­tos en las cos­tas del Ca­ri­be y el Gol­fo de Mé­xi­co en el pe­rio­do en­tre los via­jes de Co­lón y me­dia­dos del si­glo XVII. So­lo des­pués de 1643, la in­ven­ción del ba­ró­me­tro por Evan­ge­lis­ta To­rri­ce­lli dio pa­so a la di­fu­sión de los ins­tru­men­tos bá­si­cos pa­ra una me­teo­ro­lo­gía ca­paz de pro­nos­ti­car el cli­ma y los hu­ra­ca­nes.

Por otra par­te, la lle­ga­da de los pri­me­ros co­lo­nos an­glo­sa­jo­nes al te­rri­to­rio nor­te­ame­ri­cano mo­di­fi­có la no­ción es­pa­ño­la de dar res­pues­ta a los hu­ra­ca­nes des­de una pers­pec­ti­va úni­ca­men­te di­vi­na y so­bre­na­tu­ral.

A par­tir de 1620 y según la mi­ra­da de las co­mu­ni­da­des pro­tes­tan­tes, si bien Dios cas­ti­ga con vien­tos o pue­de le­van­tar su mano pa­ra im­pe­dir­los, “ya no se tra­ta so­lo de las ac­cio­nes y las ra­zo­nes di­vi­nas, o de si fuer­zas ma­lé­vo­las im­pul­sa­ban las tor­men­tas”, si no de “qué ha­cían ca­da año los hom­bres, las mu­je­res y sus go­bier­nos, mo­ral y ma­te­rial­men­te” an­tes de que lle­ga­ra la tem­po­ra­da en que subía la tem­pe­ra­tu­ra de las aguas y los vien­tos de agos­to co­men­za­ban a so­plar”, es­cri­be Sch­wartz.

La Ilus­tra­ción y más allá

Según Sherry John­son, in­ves­ti­ga­do­ra del De­par­ta­men­to de His­to­ria de la Uni­ver­si­dad In­ter­na­tio­nal de Flo­ri­da, la me­teo­ro­lo­gía de hu­ra­ca­nes se man­tu­vo en un es­ta­do pri­mi­ti­vo has­ta la segunda mi­tad del si­glo XVIII cuan­do la Ilus­tra­ción pro­pi­ció avan­ces cien­tí­fi­cos e ideo­ló­gi­cos.

En ese pe­rio­do me­jo­ró la pre­ci­sión de los ma­nua­les y ma­pas de na­ve­ga­ción, lo que be­ne­fi­cio en prin­ci­pio a las flo­tas reales que tran­si­ta­ban car­ga­das de oro por la re­gión de los hu­ra­ca­nes.

La au­to­ra de His­to­ria y cien­cia de los hu­ra­ca­nes en el gran Ca­ri­be cuen­ta que fue en 1821, po­co más de 300 años des­pués de la lle­ga­da de Co­lón, que Wi­lliam C. Red­field des­cri­bió con cer­te­za por pri­me­ra vez la for­ma cir­cu­lar de los hu­ra­ca­nes y su ro­ta­ción en sen­ti­do in­ver­so a las ma­ne­ci­llas de un re­loj. Es a par­tir de en­ton­ces que se los de­no­mi­na ci­clo­nes, con ba­se en un tér­mino grie­go que des­cri­be las es­pi­ra­les del cuer­po de una ser­pien­te.

Pero los pri­me­ros in­ten­tos de pre­de­cir el rum­bo de las tor­men­tas da­tan de ca­si 100 años des­pués, ya a fi­na­les del si­glo XIX.

El te­lé­gra­fo se ha­bía vuel­to un ins­tru­men­to re­la­ti­va­men­te co­mún y per­mi­tía en­viar avi­sos opor­tu­nos a zo­nas en ries­go de re­ci­bir el im­pac­to de un hu­ra­cán. En 1849, la Smith­so­nian Ins­ti­tu­tion em­pe­zó a pro­veer de ins­tru­men­tos me­teo­ro­ló­gi­cos a las es­ta­cio­nes de te­le­gra­fía de EEUU, con lo que na­cie­ron las pri­me­ras re­des de ob­ser­va­ción del cli­ma.

El pri­mer pa­so ha­cia aler­tas tem­pra­nas en el Ca­ri­be, da­ta de 1870, con el es­ta­ble­ci­mien­to en Cu­ba del pri­mer ser­vi­cio de avi­sos so­bre hu­ra­ca­nes, di­ri­gi­do por el pa­dre Be­ni­to Vi­ñes.

Du­ran­te las si­guien­tes dé­ca­das, co­mo re­sul­ta­do de la in­de­pen­den­cia de Cu­ba y la in­ter­ven­ción es­ta­dou­ni­den­se, la emi­sión de esas ad­ver­ten­cias pa­só a ser res­pon­sa­bi­li­dad de la agen­cia de pre­vi­sión del cli­ma de EEUU.

Esa ofi­ci­na te­nía se­des en Ja­mai­ca y en Cu­ba, has­ta que la cen­tral fue lle­va­da a Was­hing­ton, lo que dio pa­so a la crea­ción del Cen­tro Na­cio­nal de Me­teo­ro­lo­gía de ese país. En los pri­me­ros años del si­glo XX, las ta­reas fue­ron asu­mi­das por el Cen­tro de Pre­dicc­ción del Cli­ma.

Pro­nos­ti­car, úni­ca op­ción

A par­tir de 1900, es­cri­be John­son en su li­bro, los me­dios pa­ra en­ten­der y pre­ver la fuer­za y rum­bo de los hu­ra­ca­nes se hi­cie­ron más co­mu­nes y pre­ci­sos. El uso de glo­bos y co­me­tas con ins­tru­men­tos me­teo­ro­ló­gi­cos en el Ca­ri­be fue se­gui­do por la in­tro­duc­ción de avio­nes de re­co­no­ci­mien­to cli­má­ti­co que se desa­rro­lla­ron du­ran­te la II Gue­rra Mun­dial. Tras esa con­fla­gra­ción, la ca­rre­ra es­pa­cial en­tre EEUU y la Unión So­vié­ti­ca, en el mar­co de la Gue­rra Fría, pro­pi­ció la puesta en ór­bi­ta de sa­té­li­tes ca­pa­ces de ob­ser­var el cli­ma y de fo­to­gra­fiar la Tie­rra des­de la ór­bi­ta. El pri­me­ro de ellos, equi­pa­do pa­ra ob­ser­var pa­tro­nes en las nu­bes, fue lan­za­do en 1960.

De esos años tam­bién da­tan los va­nos ex­pe­ri­men­tos pa­ra tra­tar de res­tar fuer­za o des­viar ar­ti­fi­cial­men­te a los hu­ra­ca­nes. En­tre las op­cio­nes con­si­de­ra­das por los or­ga­nis­mos cli­má­ti­cos de EEUU es­tu­vie­ron el sem­bra­do de nu­bes, la cons­truc­ción de rom­pe­vien­tos, e in­clu­so el uso de ar­mas ató­mi­cas. Sin em­bar­go, to­dos esos pro­yec­tos se to­pa­ron con la na­tu­ra­le­za mons­truo­sa de las tor­men­tas. Un hu­ra­cán pue­de te­ner unos 800 km de diá­me­tro y no exis­te fuer­za hu­ma­na ca­paz de al­te­rar su cur­so o ami­no­rar su po­ten­cia des­truc­ti­va.

Por ello, las in­ves­ti­ga­cio­nes con­ti­nua­ron en bus­ca de ma­yor pre­ci­sión en los pro­nós­ti­cos. A co­mien­zos de los años 80 ya se usa­ban bo­yas y ra­da­res me­teo­ro­ló­gi­cos pa­ra ese efec­to, y des­de el año 2000, la trans­mi­sión de da­tos en tiem­po real nos per­mi­te ver en di­rec­to el mo­men­to en que el ojo de una de es­tas tor­men­tas to­ca tie­rra y arra­sa con to­do a su pa­so.

Des­de la dis­tan­cia, so­mos tes­ti­gos del desas­tre, pero esa mis­ma in­for­ma­ción es la que per­mi­te sal­var mi­les o de­ce­nas de mi­les de vi­das ca­da año. Y sin em­bar­go, en 2005, el hu­ra­cán Ka­tri­na arra­só la ciu­dad de Nue­va Or­leans, en Loui­sia­na, y de­jó un sal­do de 1.833 muer­tos.

En tiem­pos de cam­bio cli­má­ti­co, des­hie­lo de los po­los y au­men­to gra­dual de la tem­pe­ra­tu­ra de los ma­res y la at­mós­fe­ra te­rres­tre, la cien­cia de la pre­dic­ción del cli­ma se vuel­ve cru­cial pa­ra el Ca­ri­be, una re­gión dis­par sal­pi­ca­da de is­las en las que rei­na la po­bre­za. Los hu­ra­ca­nes se­gui­rán su cur­so ca­pri­cho­so y so­lo el pro­nós­ti­co acer­ta­do per­mi­ti­rá evi­tar más trá­gi­cos epi­so­dios.

El más po­de­ro­so. Ir­ma, rum­bo a Puer­to Ri­co días atrás. Sus vien­tos de has­ta 305 km/h tie­nen el re­gis­tro más al­to de la his­to­ria en el Ca­ri­be

Es­ca­la de co­lo­res La ru­ta de Ka­tri­na en 2005 mar­ca con ama­ri­llo, naranja y rojo los mo­men­tos más in­ten­sos de la tor­men­ta, jus­to an­tes de que el ojo pa­se por Nue­va Or­leans

Lo que el vien­to se lle­vó Ve­cin­da­rio tras ve­cin­da­rio, su­mer­gi­dos. Unas 75.000 vi­vien­das del es­ta­do de Loui­sia­na que­da­ron ba­jo las aguas que des­car­gó y arras­tró el hu­ra­cán Ka­tri­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.