¿Qué ha­go? MI PA­RE­JA ES MUY FIESTERA

Es un pro­ble­ma en el ma­tri­mo­nio cuan­do no se com­par­te la afi­ción del otro por las fies­tas, es­pe­cial­men­te cuan­do uno de ellos es­pe­ra los fi­nes de se­ma­na pa­ra sol­tar­se la ‘ca­de­na’ y sa­lir de un even­to a otro. La co­mu­ni­ca­ción es im­por­tan­te pa­ra pre­ser­var la

El Deber - Extra (Bolivia) - - VIDA Y PAREJA - ALI­CIA BRESS PERROGÓN [email protected]

Juan es muy ami­gue­ro y siem­pre fue así. Ca­da fin de se­ma­na tie­ne ac­ti­vi­da­des con di­fe­ren­tes gru­pos a los que per­te­ne­ce y eso le cau­sa con­flic­tos con su es­po­sa. Cuan­do eran enamo­ra­dos, María lo acom­pa­ña­ba a to­do, pe­ro aho­ra que tie­nen hi­jos, ella sien­te que las prio­ri­da­des ya son otras.

No hay vier­nes o sá­ba­do que Juan per­do­ne, peor en la épo­ca de car­na­val. Si no lo lla­man, se po­ne en cam­pa­ña pa­ra ar­mar el jun­te con los ami­gos, pri­mos o con quien sea, pa­ra ce­le­brar lo que sea. Y no im­por­ta si María va con él o no, él no se lo pier­de y cuan­do ella re­cla­ma, con­tes­ta que así lo co­no­ció, que es­tá es­tre­sa­do por el tra­ba­jo y que ne­ce­si­ta relajarse y ver gen­te.

Al­re­de­dor del car­na­val Juan y María siem­pre ter­mi­nan pe­lea­dos. Mien­tras él quie­re ir a to­dos los jun­tes de su com­par­sa, sal­tar en el cor­so y sa­lir los tres días, ella

so­lo lo acom­pa­ña un día y lue­go pre­fie­re que­dar­se en ca­sa.

En bus­ca del con­sen­so

No es un ca­so ais­la­do. Ocu­rre en mu­chos ho­ga­res: uno de los dos, sea el hom­bre o la mu­jer es más sa­li­dor que el otro. An­te es­ta si­tua­ción, los es­pe­cia­lis­tas acon­se­jan el diá­lo­go en la pa­re­ja pa­ra bus­car un equi­li­brio.

Pa­ra la si­có­lo­ga Ana Cal­vo, nor­mal­men­te cuan­do a un miem­bro de la pa­re­ja le gus­ta sa­lir de fies­ta, di­ver­tir­se o ha­cer al­go que al otro no le pa­re­ce, y nin­guno po­ne de su par­te pa­ra en­con­trar el equi­li­brio, es cuan­do apa­re­cen los con­flic­tos y la re­la­ción se dis­tan­cia, apa­re­cen fi­su­ras.

“Qui­zá tu pa­re­ja es de las per­so­nas que no les gus­ta ir de fies­ta sino que­dar­se tran­qui­la en ca­sa, sin mu­cho aje­treo, y a vos te en­can­ta sa­lir ca­da se­ma­na fin de se­ma­na. Si es­to su­ce­de, es im­por­tan­te que se­pan que eso no tie­ne por­qué mar­car el fi­nal de la re­la­ción. Una bue­na co­mu­ni­ca­ción pue­den po­ner­los en el ca­mino co­rrec­to ha­cia un acuer­do. An­tes de dis­cu­tir, po­ne­te en el lu­gar del otro pa­ra in­ten­tar com­pren­der­lo”, ase­gu­ra la si­co­te­ra­peu­ta, so­bre es­te asun­to.

Aco­ta que es nor­mal te­ner gus­tos di­fe­ren­tes y eso no tie­ne por qué ale­jar­los emo­cio­nal­men­te.

Cal­co con­si­de­ra que el res­pe­to y la con­fian­za son la ba­se so­bre la que se de­be cons­truir y dis­fru­tar de los gus­tos e in­tere­ses del otro, y los pro­pios. Ase­gu­ra que son la ma­ne­ra en que la pa­re­ja pue­da com­par­tir sin que eso se con­ver­tier­ta ena dis­cu­sión.

Con la fies­ta por den­tro

Asi­mis­mo, la si­có­lo­ga Li­lia­na Za­ba­la sos­tie­ne que to­das las per­so­nas lle­va­mos por den­tro la di­ver­sión. Ge­ne­ral­men­te las pa­re­jas se atraen por afi­ni­dad en al­go, pe­ro con ra­rosn los ca­sos en los que se coin­ci­de en to­do.

Cuan­do se ha­bla de fies­ta, pue­de sur­gir con­flic­tos si uno de los dos, sea por prin­ci­pios mo­ra­les o sim­ple­men­te por­que no es lo su­yo, no es afín a las sa­li­das y ce­le­bra­cio­nes con ami­gos.

Pa­ra re­me­diar­lo, su­gie­re que am­bos bus­quen un con­sen­so, pe­ro tra­tan­do siem­pre de no caer en los ex­ce­sos.

“De­be­mos to­mar en cuen­ta que cuan­do hay una fa­mi­lia, las con­se­cuen­cias pue­den ser de­vas­ta­do­ras. Ca­da pa­re­ja con con­vi­ven­cia mu­tua de­be con­ver­sar pa­ra lle­gar a un acuer­do so­bre có­mo les gus­ta­ría lle­var esos mo­men­tos de es­par­ci­mien­to. Las fies­tas no son ma­las, son los ex­ce­sos con el al­cohol o las in­fi­de­li­da­des los que pue­den des­truir una re­la­ción”, ma­ni­fies­ta.

¿Ma­las ex­pe­rien­cias?

Lo ideal, agre­ga, es pre­gun­tar a la pa­re­ja por­qué no le gus­ta la fies­ta pa­ra sa­ber su pun­to de vis­ta. De­ben ex­pre­sar abier­ta­men­te lo que les gus­ta y lo que no, y ex­pli­car el por qué del agra­do o del des­agra­do. Tal vez en an­te­rio­res re­la­cio­nes al­guno tu­vo una ma­la ex­pe­rien­cia y po­si­ble­men­te aso­cian la fies­ta a al­go ma­lo.

“Si eres tú al que no le gus­ta, es bueno ha­blar­lo y en­con­trar el equi­li­brio, por­que es bueno apo­yar y acom­pa­ñar a la per­so­na que uno ama, ya que lo bo­ni­to del amor es pre­ci­sa­men­te eso, es me­jor dar que re­ci­bir”, acon­se­ja.

Ex­pli­ca que tan­to el ser hu­mano, co­mo to­dos los ani­ma­les, no pue­de vi­vir ais­la­do. Ha­blar de fies­ta no de­be lle­var­nos so­lo a pen­sar en bai­le y el con­su­mo de al­cohol, tam­bién es com­par­tir y di­ver­tir­se con los ami­gos en al­gu­na ac­ti­vi­dad de gru­po co­mo ex­cur­sión o via­jes.

Al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes

La si­có­lo­ga Deb­bie Cro­nen­bold ma­ni­fies­ta que si tu pa­re­ja es muy fiestera, ha­gan acuer­dos pa­ra va­riar ac­ti­vi­da­des. Un fin de se­ma­na sa­len al cam­po, por ejem­plo, y el pró­xi­mo pa­san con ami­gos en ac­ti­vi­da­des fa­mi­lia­res.

“Otra bue­na su­ge­ren­cia es que ha­ga de­por­tes, co­mo co­rrer, to­dos los que co­rren tie­nen que dor­mir tem­prano por­que las ca­rre­ras u otras prác­ti­cas de­por­ti­vas, se ha­cen bien tem­prano”, di­ce.

“Es una cues­tión de cam­bios de há­bi­tos y ló­gi­ca­men­te lle­va tiem­po y pa­cien­cia. Hay que bus­car una ac­ti­vi­dad que le cau­se tan­to pla­cer co­mo las fies­tas. Pe­ro es bueno en­gan­char con los ami­gos, Así no los va a echar de me­nos”, aña­de.

En cri­te­rio de Ana Cal­vo la pa­re­ja tie­ne que ha­blar y sa­ber qué ne­ce­si­da­des tie­ne su pa­re­ja y ma­ni­fes­tar las su­yas res­pec­to a sa­lir de fies­ta o que­dar­se en ca­sa.

Por tan­to, si a tu pa­re­ja le mo­les­ta que tu tiem­po li­bre lo em­plees siem­pre sa­lien­do de fies­ta y a ti te mo­les­ta, por ejem­plo, que no se es­fuer­ce nun­ca en di­ver­tir­se a tu la­do, pue­den bus­car el equi­li­brio don­de am­bos se sien­tan más có­mo­dos.

Aun así, ca­da cir­cuns­tan­cia es di­fe­ren­te. Pue­de ser que de­ci­dan que una vez al mes vas a sa­lir de fies­ta con tus ami­gos y que ese día sea ‘sa­gra­do’. De es­ta for­ma, ese mis­mo día, tu pa­re­ja ten­drá tiem­po pa­ra pla­near su for­ma de sen­tir­se bien si es que no quie­re acom­pa­ñar­te.

Si lo que quie­res es que tu pa­re­ja pa­se más tiem­po con­ti­go, se­ría una for­ma me­nos egoís­ta di­ver­tir­se jun­tos. En es­te sentido pue­den bus­car un plan que a am­bos les atrai­ga, con op­cio­nes más ade­cua­das. Lo fun­da­men­tal es que am­bos miem­bros de la pa­re­ja se­pan que es fun­da­men­tal ser fle­xi­ble y no so­lo ex­pli­car e im­po­ner las pro­pias ne­ce­si­da­des, sino tam­bién em­pa­ti­zar con la pa­re­ja pa­ra sa­ber qué pre­ci­sa en ca­da mo­men­to.

Es bueno, re­sal­ta Cal­vo, te­ner su pro­pio es­pa­cio y al­gu­na vez sa­lir so­los, ya que se con­vier­ten en mo­men­tos en los que ca­da uno se di­ver­ti­rá a su mo­do y des­pués po­drá con­tar las ex­pe­rien­cias vi­vi­das. “Te­ner gus­tos di­fe­ren­tes no de­be ser mo­ti­vo de dis­cu­sión ni ser un in­di­ca­dor de que la re­la­ción pue­de te­ner fe­cha de ca­du­ci­dad. El amor y el res­pe­to de­ben pre­va­le­cer”, con­clu­ye.

Lo ideal es con­ver­sar pa­ra sa­ber el mo­ti­vo de agra­do o des­agra­do de las fies­tas

Es bueno apo­yar y acom­pa­ñar a la per­so­na que uno ama, es me­jor dar que re­ci­bir

Lle­gar a un acuer­do. Es im­por­tan­te que la pa­re­ja con­ver­se y sin ne­ce­si­dad de dis­cu­tir bus­que el con­sen­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.