KENJI Y LA CÉ­LU­LA

Es­te bo­li­viano es­tu­dia sus se­cre­tos y bus­ca nue­vos me­di­ca­men­tos

El Deber - Extra (Bolivia) - - PORTADA - TEX­TO: JAVIER MÉN­DEZ VEDIA [email protected]

Tie­ne más o me­nos ocho años y su in­fan­til cu­rio­si­dad lo man­tie­ne ab­sor­to en la for­ma en que ca­mi­na un bi­chi­to; es la mis­ma pa­cien­cia con la que hoy ob­ser­va el pa­tru­lla­je de las cé­lu­las den­drí­ti­cas de nues­tro sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, o rea­li­za prue­bas pa­ra los me­di­ca­men­tos con­tra la in­fla­ma­ción en Pa­rís. El equi­po de Kenji Shoji Sán­chez (1981) ha ayu­da­do a com­pren­der me­jor nues­tro sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co y la for­ma en que re­gu­la su ac­ti­vi­dad se­gún el en­torno ce­lu­lar.

Los pa­dres de Kenji Shoji des­cu­brie­ron su in­cli­na­ción por la na­tu­ra­le­za du­ran­te esos tem­pra­nos años que pa­só en San­ta Cruz, ro­dea­do de ver­dor (y mu­chos in- sec­tos). En lu­gar del clá­si­co ju­gue­te de mo­da, pre­fe­ría co­mo re­ga­lo un mi­cros­co­pio. He­re­dó de su pa­dre ja­po­nés el gus­to por el tra­ba­jo du­ro y la ho­nes­ti­dad. Esos ras­gos de ca­rác­ter lo lle­va­ron a es­tar en la cres­ta de la ola de la in­ves­ti­ga­ción aso­cia­da a in­mu­no­lo­gía y bús­que­da de nue­vos me­di­ca­men­tos.

No es ra­ro que una re­vis­ta in­ter­na­cio­nal de cien­cia ha­ya de­di­ca­do su por­ta­da a la in­ves­ti­ga­ción que reali­zó el equi­po de Kenji. Una por­ta­da en Scien­ce Sig­na­ling es un lo­gro im­por­tan­te. Se tra­ta de la pu­bli­ca­ción de la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na pa­ra el Avan­ce de la Cien­cia; des­de su fun­da­ción en 1880 ha pu­bli­ca­do ar­tícu­los co­mo la ne­bu­lo­sa es­pi­ral de Ed­win Hub­ble (el del fa­mo­so te­les­co­pio que or­bi­ta la tie­rra) y ar­tícu­los de Al­bert Eins­tein so­bre gra­vi­ta­ción.

De la UCLA a la UC

Cur­só en San­ta Cruz los tres pri­me­ros años de pri­ma­ria y se fue a La Paz. Pa­ra cuan­do ob­tu­vo el ba­chi­lle­ra­to, ya es­ta­ba de­ci­di­do a es­tu­diar Bio­lo­gía Ce­lu­lar. Em­pe­zó su ca­rre­ra en la Uni­ver­si­dad de

Ca­li­for­nia en Los An­ge­les, que tie­ne en su ha­ber 13 pre­mios No­bel y más de 140 em­pre­sas crea­das con tec­no­lo­gía desa­rro­lla­da en sus au­las. Ahí per­fec­cio­nó su in­glés de ins­ti­tu­to, in­su­fi­cien­te pa­ra las exi­gen­cias de la UCLA.

Te­nía 18 años cuan­do em­pe­zó los cur­sos en Es­ta­dos Uni­dos. La dis­tan­cia y la in­sis­ten­cia de sus pa­dres hi­zo que de­ci­die­ra con­ti­nuar sus es­tu­dios en un país más cer­cano. ¿Dón­de? Se ale­gró de que su ami­go Jorge Val­di­via es­tu­vie­ra es­tu­dian­do In­ge­nie­ría In­dus­trial en la Uni­ver­si­dad Ga­brie­la Mis­tral de Chi­le. ¡Su ami­go ín­ti­mo, el ‘Chino’, iba a es­tar en Chi­le! Jorge re­cor­da­ba los años de co­le­gio con ca­ri­ño.

Ríe cuan­do re­cuer­da que Kenji, inú­til­men­te, tra­ta­ba de acla­rar que era ja­po­nés, no chino, ig­no­ran­do que el apo­do su­pera cual­quier ra­zo­na­mien­to. Se po­ne nos­tál­gi­co cuan­do re­cuer­da que siem­pre es­ta­ba preo­cu­pa­do por sus ami­gos, al pun­to de com­par­tir con ellos su es­ca­so di­ne­ro.

Ca­si tres años pa­sa­ron vi­vien­do en el mis­mo de­par­ta­men­to, con otro com­pa­ñe­ro de co­le­gio. Kenji se ins­cri­bió en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca y si­guió con su ca­rre­ra.

No­ri­ta, su ma­má, es­ta­ba im­pa­cien­te. Kenji ha­bía ter­mi­na­do ya su maes­tría y avan­za­ba en su doc­to­ra­do. Su ca­rre­ra iba a de­man­dar­le 11 años de su vi­da, así que No­ri­ta in­sis­tía pa­ra que él “de­ri­ve ha­cia la Me­di­ci­na”. No. No. Ya ha­bía cru­za­do has­ta la mi­tad del río, y el es­fuer­zo pa­ra re­gre­sar era si­mi­lar al que ne­ce­si­ta­ba pa­ra al­can­zar la otra ori­lla.

Kenji re­cu­rrió a esa arrai­ga­da obs­ti­na­ción su­ya con la que mi­ra­ba el ca­mino mí­ni­mo de los bi­chi­tos, pe­ro sin per­der de vis­ta el ca­mino lar­go de la cien­cia. Es­tu­vo en Es­ta­dos Uni­dos ha­cien­do prác­ti­cas en un la­bo­ra­to­rio. Pron­to co­la­bo­ró en un es­tu­dio que fue una de sus puer­tas de en­tra­da a la gran cien­cia.

Cé­lu­las-sa­bue­so

Em­pe­zó a in­ves­ti­gar las cé­lu­las den­drí­ti­cas, que él com­pa­ra con pe­rros sa­bue­sos cu­yo úni­co fin es bus­car se­ña­les del enemi­go. Son cé­lu­las muy es­pe­cia­li­za­das de nues­tro sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co.

Cuan­do hay ac­ti­vi­dad sos­pe­cho­sa, es­tas cé­lu­las de­tec­tan los ras­tros de ener­gía fue­ra de las cé­lu­las. Es­te ras­tro o se­ñal es el tri­fos­fa­to de ade­no­si­na o ATP, que nor­mal­men­te se en­cuen­tra den­tro de la cé­lu­la. El tra­ba­jo fue rea­li­za­do jun­to a Pa­blo Saez, que tam­bién es­tá vi­vien­do en Fran­cia.

Es­ta se­ñal anó­ma­la, lla­ma­da ATP, ac­ti­va un ca­nal ió­ni­co que, a la vez, ac­ti­va un se­gun­do ca­nal que per­mi­te que el cal­cio in­gre­se al in­te­rior del sa­bue­so. Cuan­do el cal­cio in­gre­sa a es­tas cé­lu­las ra­mi­fi­ca­das, in­flu­ye en su es­que­le­to (sí, las cé­lu­las tie­nen un ci­to- es­que­le­to). Es­te me­ca­nis­mo per­mi­te a las cé­lu­las den­drí­ti­cas re­gu­lar su ve­lo­ci­dad de mi­gra­ción del sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co ha­cia los gan­glios lin­fá­ti­cos. En su­ma, lo que des­cu­brie­ron per­mi­te en­ten­der un me­ca­nis­mo que mo­vi­li­za a las cé­lu­las que ras­trean se­ña­les de pe­li­gro. ¡Bum! Por­ta­da en la re­vis­ta Scien­ce Sig­na­ling. Ale­gría, ri­sas, ce­le­bra­ción.

Se­cre­tos de de­fen­sa

Des­de ha­ce tiem­po, el mun­do cien­tí­fi­co quie­re co­no­cer to­dos los se­cre­tos de nues­tro sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co. Las gran­des far­ma­céu­ti­cas (No­var­tis, As­traZe­ne­ca, Pfi­zer) es­tán in­tere­sa­das en uti­li­zar nues­tro sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co con­tra el cán­cer.

Co­mo ya se sa­be, las cé­lu­las can­ce­rí­ge­nas son nues­tras pro­pias cé­lu­las que se re­be­lan y co­mien­zan a cre­cer des­or­de­na­da­men­te e in­va­den va­rios ór­ga­nos. Es com­pli­ca­do pa­ra el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co de­rro­tar al cán­cer,

por­que las cé­lu­las re­bel­des pue­den vol­ver­se in­vi­si­bles pa­ra nues­tras de­fen­sas. Es co­mo si usa­ran una ca­pa de in­vi­si­bi­li­dad co­mo Harry Pot­ter, o, me­jor aún, co­mo si hu­bie­ran to­ma­do una pó­ci­ma que les cam­bia el ros­tro ho­rri­ble por una ‘ca­ra co­no­ci­da’.

El cán­cer usa las pro­teí­nas pa­ra dis­fra­zar­se. Los cien­tí­fi­cos han em­pe­za­do a descubrir va­rias de esas pro­teí­nas. Si se pue­de usar una mo­lé­cu­la pa­ra des­truir el dis­fraz, la cé­lu­la can­ce­rí­ge­na se­rá ata­ca­da y des­trui­da.

En los úl­ti­mos años se ha lo­gra­do avan­zar mu­cho pa­ra des­truir el cán­cer. Kenji ve esos avan­ces de cer­ca. An­tes –ex­pli­ca- no en­ten­día­mos có­mo in­ter­ac­tua­ba el me­dio am­bien­te con el ADN. To­dos ve­ni­mos con una car­ga ge­né­ti­ca que co­mien­za a desa­rro­llar­se. Es nues­tro que­ri­do ge­no­ti­po, es de­cir, nues­tro equi­po de ge­nes que en gran me­di­da, dic­ta có­mo so­mos.

Pe­ro re­sul­ta que el am­bien­te pue­de ac­tuar en nues­tros ge­nes. Así se pro­du­ce el fe­no­ti­po. “En­ten­der eso nos abrió una ca­ja ne­gra, y aho­ra po­de­mos mo­di­fi­car los ge­nes. Eso es una de las co­sas que el cán­cer uti­li­za muy bien”.

Un ejem­plo de Kenji pa­ra en­ten­der­lo me­jor: Si se­pa­ra­mos a dos ge­me­los idén­ti­cos y co­lo­ca­mos a uno de ellos en un am­bien­te frío con po­ca co­mi­da y al otro en un am­bien­te cá­li­do con mu­cha co­mi­da, con el tiem­po es­tos her­ma­nos se­rán bas­tan­te dis­tin­tos ¡Aun­que ten­gan el mis­mo có­di­go ge­né­ti­co!

El am­bien­te nos mol­dea

Pe­ro lo más in­tere­san­te pa­ra los cien­tí­fi­cos son los cam­bios que pue­den ac­ti­var o des­ac­ti­var nues­tros ge­nes sin que la se­cuen­cia de nues­tro ADN cam­bie.

Los me­di­ca­men­tos que in­ge­ri­mos, nues­tra ali­men­ta­ción y la can­ti­dad de ejer­ci­cio que ha­ce­mos pue­den ac­ti­var o des­ac­ti­var al­gu­nos ge­nes. Es lo que es­tu­dia la epi­ge­nó­mi­ca. “La co­mu­ni­dad de cien­tí­fi­cos es­tá tra­ba­jan­do mu­cho con ge­me­los idén­ti­cos pa­ra de­ter­mi­nar la im­por­tan­cia de los ge­nes en al­gu­nas en­fer­me­da­des. Ya se sa­be que en la es­qui­zo­fre­nia, el có­di­go ge­né­ti­co tie­ne una gran im­por­tan­cia; cuan­do uno de los her­ma­nos ge­me­los pa­de­ce es­qui­zo­fre­nia, el otro ge­me­lo tie­ne un 48% de pro­ba­bi­li­dad de tam­bién pa­de­cer es­qui­zo­fre­nia”, ex­pli­ca Kenji.

Los cien­tí­fi­cos tam­bién es­tán es­tu­dian­do de qué ma­ne­ra los cam­bios am­bien­ta­les en nues­tros pa­dres pue­den ser tras­pa­sa­dos a las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras. “Por ejem­plo, se ha de­mos­tra­do que en ra­tas hem­bra, los cam­bios ge­né­ti­cos pro­du­ci­dos por ex­po­si­ción a un fun­gi­ci­da, la bi­clo­zo­li­na, pue­den ser fiel­men­te tras­pa­sa­dos a sus crías por has­ta cua­tro ge­ne­ra­cio­nes. Ahí po­de­mos dar­nos cuen­ta del im­pac­to que tie­ne el am­bien­te en nues­tros ge­nes”, ex­pli­ca.

El cán­cer de un pre­si­den­te

Cuan­do a una per­so­na se le de­tec­ta el agre­si­vo me­la­no­ma o cán­cer de piel sue­le te­ner tres años más de vi­da. Es lo que le ocu­rrió al ex­pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Jimmy Car­ter, en 2015. Te­nía 91 años y él mis­mo dio la no­ti­cia de que el cán­cer se ha­bía ex­ten­di­do has­ta su ce­re­bro. A su edad, so­na­ba co­mo una sen­ten­cia de­fi­ni­ti­va. Sin em­bar­go, ese año ya exis­tía un tra­ta­mien­to co­no­ci­do co­mo in­mu­no­te­ra­pia.

A raíz a los tra­ba­jos del doc­tor Ja­mes Allison, de la Uni­ver­si­dad de Te­xas, se en­con­tra­ron las pro­teí­nas que usan las cé­lu­las can­ce­rí­ge­nas pa­ra es­con­der­se. Kenji con­si­de­ra que Allison es el pio­ne­ro de la in­mu­no­te­ra­pia, por­que gra­cias a su tra­ba­jo se han desa­rro­lla­do ya tra­ta­mien­tos pa­ra blo­quear es­tos me­ca­nis­mos o dis­fra­ces. En­tre los blo­quea­do­res más co­no­ci­dos es­tá el pem­bro­li­zu­mab, que es un blo­quea­dor de la pro­teí­na PD1.

El tra­ta­mien­to fue apro­ba­do en 2014. Car­ter, el pa­cien­te más cé­le­bre que usó el pem­bro­li­zu­mab, tam­bién co­no­ci­do co­mo Ke­yT­ru­da, que­dó li­bre del me­la­no­ma a los seis me­ses de tra­ta­mien­to. Fue un gran triun­fo pa­ra la lla­ma­da te­ra­pia Check Point.

Una de las ven­ta­jas de es­te tra­ta­mien­to es que tie­ne po­cos efec­tos se­cun­da­rios, co­mo sí ocu­rre con la qui­mio­te­ra­pia. Ade­más, co­mo ex­pli­ca Kenji, con la qui­mio­te­ra­pia y la ra­dio­te­ra­pia, pue­de ha­ber re­lap­sos, es de­cir, re­bro­tes de cé­lu­las can­ce­ro­sas.

Ocu­rre que a ve­ces, en un tu­mor, hay unas cé­lu­las can­ce­rí­ge­nas ‘ro­jas’ y otras ‘azu­les’. Su­pon­ga­mos que hay un 10% de ro­jas y un 90% de azu­les. Si el mé­di­co to­ma una biop­sia ve­rá que el cán­cer es azul, así que pres­cri­be un me­di­ca­men­to que ma­ta a to­das las azu­les. Cuan­do las ro­jas vean que el ca­mino es­tá li­bre, co­men­za­rán a pro­li­fe­rar y el cán­cer se­rá aho­ra de cé­lu­las ro­jas. Re­lap­so. Con la in­mu­no­te­ra­pia, que ha­ce vi­si­bles a las cé­lu­las can­ce­ro­sas, se pue­den des­truir tan­to a las ro­jas co­mo a las azu­les.

Una ti­je­ra mo­le­cu­lar

¿A quién más le in­tere­sa una in­ves­ti­ga­ción co­mo la de Kenji? A los cien­tí­fi­cos que tra­ba­jan en las te­ra­pias gé­ni­cas. Una te­ra­pia gé­ni­ca con­sis­te en ubi­car un pe­da­ci­to anor­mal de nues­tro ADN o có­di­go ge­né­ti­co y cor­tar­lo.

Una en­fer­me­dad ge­né­ti­ca, por ejem­plo, es la be­ta ta­la­se­mia. De­for­ma los hue­sos de la ca­ra, hay res­pi­ra­ción di­fi­cul­to­sa, el cre­ci­mien­to se vuel­ve len­to, hay fie­bre e hin­cha­zón del ab­do­men.

Es­te año se lan­za­rá en Eu­ro­pa un es­tu­dio clí­ni­co pa­ra com­pro­bar una te­ra­pia gé­ni­ca con­tra la be­ta ta­la­se­mia, con­tra una for­ma de ce­gue­ra he­re­di­ta­ria y pa­ra la en­fer­me­dad de Sic­kle, que tam-

El cán­cer usa pro­teí­nas pa­ra dis­fra­zar­se. Si se le qui­ta el dis­fraz, las de­fen­sas lo des­tru­yen

La in­mu­no­te­ra­pia cu­ró del cán­cer al ex­pre­si­den­te Car­ter, de Es­ta­dos Uni­dos

bién afec­ta a los gló­bu­los ro­jos, co­mo la be­ta ta­la­se­mia. El es­tu­dio es im­por­tan­te por­que en el mun­do hay 250 mi­llo­nes de per­so­nas afec­ta­das por ta­la­se­mia, que es la en­fer­me­dad he­re­di­ta­ria más fre­cuen­te.

Al cor­tar un pe­da­ci­to de nues­tro có­di­go ge­né­ti­co con la ti­je­ra mo­le­cu­lar, se qui­ta un gen anor­mal y se co­lo­ca uno nor­mal. La ti­je­ra mo­le­cu­lar es una pro­teí­na lla­ma­da Cas9. Es fá­cil de usar pe­ro, una vez más, el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio pue­de re­cha­zar el uso de es­tas ti­je­ras. “Es­to quie­re de­cir que el sis­te­ma in­mu­ne po­dría sa­bo­tear una po­si­ble te­ra­pia gé­ni­ca y ade­más pro­du­cir un pro­ble­ma in­fla­ma­to­rio pa­ra la per­so­na que re­ci­be es­te tra­ta­mien­to. Es­to con­du­ci­ría a un ries­go im­por­tan­te de sa­lud”, di­ce el in­ves­ti­ga­dor. Sin em­bar­go, eso no sig­ni­fi­ca que sea el fi­nal de es­ta te­ra­pia, que no ha he­cho más que co­men­zar.

Un día fe­liz

En es­te con­tex­to cien­tí­fi­co se ubi­ca el tra­ba­jo de Kenji Shoji. Aun­que en su vi­da pro­fe­sio­nal hu­bo mu­chos días ex­tra­or­di­na­rios, el que más re­cuer­da es­tá aso­cia­do a su in­ves­ti­ga­ción de post­doc­to­ra­do. Es­ta­ba en­car­ga­do de tra­ba­jar en un ca­nal ió­ni­co de mem­bra­na en cé­lu­las de cán­cer de ma­ma. Du­ran­te se­ma­nas los re­sul­ta­dos sa­lían ne­ga­ti­vos, es de­cir, mos­tra­ban que cier­ta pro­teí­na no se ex­pre­sa­ba.

“Un día me pro­pu­se exa­mi­nar una ba­te­ría de cé­lu­las de­ri­va­das de cán­cer de ma­ma y en­con­tra­mos que una de esas lí­neas pre­sen­ta­ba gran­des can­ti­da­des de es­ta pro­teí­na. No po­día­mos ex­pli­car­lo. Una in­ves­ti­ga­ción más de­ta­lla­da nos mos­tró que qui­zá no era un cán­cer de ma­ma, sino que pro­ba­ble­men­te era un cán­cer de me­la­no­ma”.

Con esa sos­pe­cha, el equi­po pre­pa­ró 67 lí­neas ce­lu­la­res y las ana­li­zó con un mé­to­do téc­ni­ca­men­te com­pli­ca­do. Des­cu­brie­ron que la pro­teí­na efec­ti­va­men­te es­ta­ba pre­sen­te en gran­des can­ti­da­des en el cán­cer de me­la­no­ma. Des­pués eva­lua­ron la fun­ción de esa pro­teí­na y des­cu­brie­ron que era muy im­por­tan­te pa­ra la mi­gra­ción de es­tas cé­lu­las.

Lue­go vi­nie­ron los en­sa­yos en pe­ces ce­bra y los re­sul­ta­dos con­fir­ma­ron los ha­llaz­gos. “Es­tos es­tu­dios nos han lle­va­do a ob­te­ner una pa­ten­te eu­ro­pea y he­mos es­ta­do desa­rro­llan­do un mar­ca­dor que per­mi­ta de­ter­mi­nar el ries­go y el es­ta­do del me­la­no­ma”. De­fi­ni­ti­va­men­te, es un tra­ba­jo que me­re­ce ser ce­le­bra­do.

Bus­can­do me­di­ca­men­tos

Aho­ra, Kenji es­tá tra­ba­jan­do en el la­bo­ra­to­rio Ga­lá­pa­gos, en Pa­rís. Co­la­bo­ra en el desa­rro­llo de nue­vos me­di­ca­men­tos con­tra la in­fla­ma­ción, co­mo lo son la as­pi- ri­na y el ibu­pro­feno. Hay en­fer­me­da­des cró­ni­cas in­fla­ma­to­rias en las que el ibu­pro­feno sim­ple­men­te no sir­ve. “Lo me­jor que te­ne­mos pa­ra en­fer­me­da­des cró­ni­cas in­fla­ma­to­rias son los glu­co­cor­ti­coi­des. Sin em­bar­go, a pe­sar de que son bas­tan­te efec­ti­vos, tie­nen mu­chos efec­tos se­cun­da­rios co­mo la os­teo­po­ro­sis y la dia­be­tes me­lli­tus”, cuen­ta. El la­bo­ra­to­rio Ga­lá­pa­gos es­tá bus­can­do re­em­pla­zar es­tos me­di­ca­men­tos pa­ra com­ba­tir en­fer­me­da­des cró­ni­cas con me­nos efec­tos se­cun­da­rios.

Ob­te­ner un nue­vo me­di­ca­men­to pue­de re­que­rir diez años de tra­ba­jo, con un cos­to a ve­ces su­pe­rior a 1.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Tra­ba­jan bió­lo­gos, bio­quí­mi­cos, ma­te­má­ti­cos, es­ta­dís­ti­cos y mé­di­cos. Des­pués de co­no­cer la en­fer­me­dad (lo que pue­de to­mar mu­chos años), se eli­ge un blan­co o dia­na te­ra­péu­ti­ca, que pue­de ser una pro­teí­na, los áci­dos nu­clei­cos o cual­quier lu­gar don­de va a ac­tuar el fár­ma­co.

Mi­les de sus­tan­cias se prue­ban en en­sa­yos ro­bo­ti­za­dos y lue­go en en­sa­yos in vi­tro ( lo que se acer­ca al tra­ba­jo de Kenji). Se usan roe­do­res y des­pués em­pie­zan los en­sa­yos clí­ni­cos. Es fre­cuen­te que so­lo uno de ca­da mil com­pues­tos o sus­tan­cias en­tren a es­ta eta­pa. Pron­to se sa­brán más lo­gros en los que re­so­na­rá el nom­bre de Kenji Shoji.

Bus­ca re­me­dios con­tra la ar­tri­tis reuma­toi­de, la en­fer­me­dad de Crohn y el lu­pus

El la­bo­ra­to­rio Ga­lá­pa­gos quie­re re­em­pla­zar los glu­co­cor­ti­coi­des

4. Con­trol. Ana­li­za re­sul­ta­dos y pre­pa­ra pre­sen­ta­cio­nes. ex­tra­ña ha­cer ex­pe­ri­men­tos.

1. Pai­sa­jes. Es­tu­vo en las To­rres del Pai­ne, en la Pa­ta­go­nia chi­le­na.

2. Via­jen mu­cho. “Via­jen mu­cho. El mun­do es gran­de y la vi­da es cor­ta”, di­ce. Ca­mi­na­ta por el Saha­ra.

3. Ce­le­bra­ción. Sus com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo en el la­bo­ra­to­rio Ga­lá­pa­gos.

Rea­li­za prue­bas in­vi­tro de las sus­tan­cias que pue­den sal­var vi­das

Mi­les de sus­tan­cias de­ben ana­li­zar­se an­tes de con­si­de­rar­la co­mo me­di­ca­men­to. El pro­ce­so tar­da una dé­ca­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.