FRAN­CIS­CO VIA­JA PA­RA VI­VIR

ESE FE­LIZ OFI­CIO DE SER NÓ­MA­DA DI­GI­TAL DIS­FRU­TA AL MÁ­XI­MO DE SU TRA­BA­JO EN DI­FE­REN­TES RIN­CO­NES DEL MUN­DO

El Deber - Extra (Bolivia) - - VIAJES - TEX­TO: ALI­CIA BRESS PERROGÓN [email protected] FO­TOS: @VIAJANDOCONFRAN

Mien­tras la ma­yo­ría de las per­so­nas tra­ba­jan pa­ra vi­vir, Fran­cis­co Or­tiz Ba­ro­ni, un mi­llen­nial cor­do­bés, via­ja pa­ra vi­vir. A sus 29 años, Fran, co­mo le di­cen de ca­ri­ño, ha re­co­rri­do 156 paí­ses y más de 400 ciu­da­des con un es­ti­lo par­ti­cu­lar de ga­nar­se la vi­da.

Du­ran­te las va­ca­cio­nes de ve­rano en su épo­ca de es­tu­dian­te, se fue a tra­ba­jar por tres me­ses a un cen­tro de es­quí en la mon­ta­ña La­ke Tahoe, en Es­ta­dos Uni­dos, gra­cias al pro­gra­ma Work and tra­vel. Eso le abrió la men­te y pen­só que lo su­yo era eso, via­jar pa­ra vi­vir.

Pro­vie­ne de una fa­mi­lia de mé­di­cos, pe­ro a él la me­di­ci­na nun­ca le hi­zo click. Ha­ce al­gu­nos años se gra­duó co­mo ad­mi­nis­tra­dor de em­pre­sas, tu­vo dos bue­nos tra­ba­jos en gran­des com- pa­ñías en Bue­nos Aires co­mo con­sul­tor de Mar­ke­ting, pe­ro no se sin­tió có­mo­do, por­que sen­tía que to­do era de­ma­sia­do rí­gi­do y pre­de­ci­ble y, ade­más, veía que la gen­te era de­ma­sia­do com­pe­ti­ti­va, lo que la vol­vía muy egoís­ta y no de­ja­ban cre­cer a sus co­le­gas.

Un día, ha­ce cin­co años, de­ci­dió que se­ría blog­ger de via­jes y co­men­zó a re­co­rrer paí­ses. Abrió un blog que se lla­ma Via­jan­do con Fran, pri­me­ro co­mo un hob­bie, pe­ro ha­ce dos años y me­dio, de­ci­dió ven­der to­do pa­ra ha­cer­se tro­ta­mun­dos a tiem­po com­ple­to.

“Mi ca­sa es don­de sea que es­té con quien quie­ro es­tar. Ese es el con­cep­to de ho­gar con el que me sien­to có­mo­do. Pa­so mu­cho tiem­po le­jos de mi fa­mi­lia, ex­tra­ño a las per­so­nas, pe­ro no las co­sas. Soy un mi­ni­ma­lis­ta. Eli­mi­né to­dos los ex­ce­sos y vi­vo en ple­na li­ber­tad. Pue­do ha­cer lo que quie­ra, ir don­de quie­ra, cuan­do quie­ra y con quien quie­ra”, in­di­ca el blog­gers.

¿Un tra­ba­jo ago­ta­dor?

Fran el pa­sa­do lu­nes de­jó Bo­li­via, lue­go de dis­fru­tar del car­na­val y re­co­rrer al­gu­nas po­bla­cio­nes de San­ta Cruz, y de vi­si­tar La Paz. Hoy es­tá en Pe­rú, el país de su no­via, pe­ro en breve se em­bar­ca­rán a Mé­xi­co y des­pués re­tor­na­rán a Eu­ro­pa.

Fran­cis­co ase­gu­ra que mu­chos mi­ran es­te es­ti­lo de tra­ba­jar co­mo lo más ma­ra­vi­llo­so del mun­do. En ver­dad lo es, pe­ro tam­bién es muy ago­ta­dor por­que él se pa­sa la vi­da via­jan­do, sin un lu­gar fi­jo don­de que­dar­se. No siem­pre via­ja o duer­me có­mo­do por­que uno de sus se­cre­tos es gas­tar lo me­nos po­si­ble pa­ra lle­gar a más lu­ga­res.

En Cór­do­ba vi­ven sus pa­dres y so­lo los vi­si­ta una vez al año. Esas vie­nen a ser sus va­ca­cio­nes. A la ca­sa de sus pa­dres, Au­gus­to Or­tiz y San­dra Ba­ro­ni, don­de tam­bién vi­ve su her­mano Fe­de­ri­co, lle­ga a des­can­sar. Ni si­quie­ra tie­ne ga­nas de sa­lir a la ca­lle, lo úni­co que quie­re es que­dar­se en ca­sa y sen­tir el ca­ri­ño de los su­yos, por­que el res­to del tiem­po es­tá tra­ba­jan­do pa­ra mos­trar las ma­ra­vi­llas de ca­da lu­gar en el que des­em­bar­ca, pa­ra ali­men­tar sus re­des so­cia­les.

“Has­ta ha­ce po­co via­ja­ba por dos o tres días a ca­da ciu­dad. Aho­ra me to­mo más tiem­po pa­ra co­no­cer más a fondo. Al con­tra­rio de lo que to­do el mun­do ha­ce, pa­ra mí, las va­ca­cio­nes son que­dar­me quie­to, sin ha­cer na­da y has­ta pre­fie­ro ais­lar­me de las re­des, ya que a dia­rio me pa­so en­tre dos o tres ho­ras so­lo con­tes­tan­do men­sa­jes por co­rreo, Fa­ce­book, Twit­ter, Ins­ta­gram o What­sApp. Tra­to de res­pon­der a to­dos”, ex­pli­ca.

In­gre­sos y es­ti­lo de vi­da

Con su no­via, Ana­lu­cía Ro­drí­guez, que tam­bién es blo­gue­ra de via­jes, for­ma­ron una em­pre­sa de mar­ke­ting di­gi­tal. Fran­cis­co tie­ne clien­tes fi­jos en Es­ta­dos Uni­dos, Es­pa­ña y Pe­rú, pe­ro tam­bién rea­li­za otros pro­yec­tos que du­ran dos o tres me­ses.

“Ten­go bue­nos in­gre­sos gra­cias a nues­tra com­pa­ñía de con­sul­to­ría que se mue­ve por In­ter­net. Tam­bién co­bro a los aus­pi­cia­do­res por los post que pu­bli­co en las re­des so­cia­les y por pro­mo­cio­nar a las em­pre­sas con las que tra­ba­jo. Por ejem­plo, cuan­do com­par­to un link y la gen­te com­pra al­go ahí, re­ci­bo un por­cen­ta­je. A ve­ces me pa­gan tam­bién por las char­las que doy en ins­ti­tu­cio­nes y uni­ver­si­da­des del lu­gar”, ex­pli­ca.

Acon­se­ja a las per­so­nas que quie­ran de­di­car­se a es­te tra­ba­jo

Se­gún Fran, Ucra­nia es el me­jor lu­gar pa­ra vi­vir, un país be­llo con un ba­jo cos­to de vi­da

ha­gan to­do on li­ne, que es lo ideal pa­ra co­no­cer los me­jo­res pre­cios y ofer­tas de pa­sa­jes y de lu­ga­res y atrac­ti­vos pa­ra vi­si­tar, pa­ra hos­pe­dar­se o pa­ra tours.

El pa­raí­so pa­ra vi­vir

Si su tra­ba­jo no le exi­gie­ra via­jar, Fran se que­da­ría a vi­vir en Ucra­nia, pues­to que ade­más de ser un país her­mo­so con mu­chos lu­ga­res im­pac­tan­tes pa­ra co­no­cer, se pue­de vi­vir muy bien con po­co di­ne­ro. La co­mi­da, los ser­vi­cios, el alo­ja­mien­to y en fin, to­do es ba­ra­to.

Otros paí­ses hermosos, aco­ta, don­de se pue­de te­ner una me­jor ca­li­dad de vi­da a ba­jo cos­to son Ko­so­vo, Ser­bia, Bos­nia, Al­ba­nia, Ma­ce­do­nia y Geor­gia, que muy al con­tra­rio de lo que se cree son lu­ga­res muy se­gu­ros. Por­tu­gal tam­bién es un lu­gar in­tere­san­te.

¿Y el lu­gar más ca­ro? “En Lon­dres has­ta res­pi­rar cues­ta”, di­ce.

1. An­ti­gua y Bar­bu­da. Se­gún Fran­cis­co, las pla­yas de las is­las del Ca­ri­be, son las me­jo­res que vi­si­tó has­ta aho­ra.

2. En Éfe­so. Ex­plo­ran­do las rui­nas de la an­ti­gua ciu­dad de Éfe­so, en Tur­quía, un lu­gar ex­cep­cio­nal con mu­cha his­to­ria, con­si­de­ra­do co­mo la más gran­dio­sa ciu­dad de la an­ti­güe­dad.

3. Ir­lan­da. Es la ter­ce­ra is­la más gran­de de Eu­ro­pa y la vi­gé­si­ma del mun­do. Allí es­tu­vo Fran vi­si­tan­do sus atrac­cio­nes, la­gos y acan­ti­la­dos.

La ho­ra del spa. Fran­cis­co dis­fru­tan­do de un ba­ño ára­be, en el Ham­mam Al An­da­lus, en la ciu­dad es­pa­ño­la de Cór­do­ba. “Sua­ve co­mo un be­bé”. Un ba­ño de ba­rro fue par­te de un tra­ta­mien­to pa­ra la piel en San­ta Lu­cía, una pe­que­ña, pe­ro her­mo­sa is­la en el...

Ke­ra­la. Apren­dien­do la mú­si­ca lo­cal de ese es­ta­do in­dio al que fue in­vi­ta­do, jun­to con otros 29 blog­gers de to­do el mun­do, en 2017. En El Cairo. Una im­pre­sio­nan­te vis­ta des­de la mez­qui­ta de Muham­mad, en Egipto.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.