Del Ca­ri­be al Ti­ta­nic

El Deber - Extra (Bolivia) - - COCINA PARA TODOS - CAIUS API­CIUS

El ron, ese aguar­dien­te ela­bo­ra­do a par­tir del ju­go de la ca­ña de azú­car, ha si­do la be­bi­da ma­ri­ne­ra por ex­ce­len­cia. No hay pe­lí­cu­la de pi­ra­tas en la que no apa­rez­ca la bo­te­lla de ron, a la que ya se can­ta en la me­jor no­ve­la de pi­ra­tas de la his­to­ria, La is­la del te­so­ro, de Ro­bert Louis Ste­ven­son.

¿Al­cohol de pi­ra­tas? Sí, pe­ro no so­la­men­te, sal­vo que sea us­ted de los que con­si­de­re que to­dos los ma­ri­nos in­gle­ses, em­pe­zan­do por sir Fran­cis Dra­ke, eran unos pi­ra­tas, con­fun­dien­do al pi­ra­ta con el cor­sa­rio; pa­ra el des­va­li­ja­do era lo mis­mo, pe­ro a efec­tos ju­rí­di­cos, no: los cor­sa­rios te­nían per­mi­so real (la pa­ten­te de cor­so) pa­ra asal­tar na­víos y re­par­tir­se el bo­tín con el rey.

An­tes de la irrup­ción del ron, la be­bi­da de la ma­ri­ne­ría era la cer­ve­za. El pro­ble­ma es que la cer­ve­za aca­ba es­tro­peán­do­se, es una be­bi­da fer­men­ta­da, no des­ti­la­da.

A fi­na­les del si­glo XVII se em­pe­zó a sus­ti­tuir la cer­ve­za por el ron, es­pe­cial­men­te en la zo­na de má­xi­ma ac­ti­vi­dad de pi­ra­tas y cor­sa­rios que, ca­sual­men­te, tam­bién lo es la del na­ci­mien­to del ron: las In­dias Oc­ci­den­ta­les, don­de se cul­ti­va­ba el azú­car lle­va­do por Co­lón.

Por su­pues­to, un par de ja­rras de ron en es­ta­do pu­ro no pa­re­ce que fue­ra lo más in­di­ca­do pa­ra en­trar en com­ba­te en es­ta­do ra­zo­na­ble­men­te sobrio. Lo de los pi­ra­tas, bueno, allá ca­da cual; pe­ro era la mis­mí­si­ma Ro­yal Navy la que su­mi­nis­tra­ba ron (ma­ta­dia­blos, kill­de­vil) a sus ma­ri­ne­ros.

Fue el al­mi­ran­te Ed­ward Ver­non, que se pa­só la ma­yor par­te de su vi­da com­ba­tien­do con­tra los es­pa­ño­les, quien ideó re­ba­jar el al­cohol con agua. Ron y agua hir­vien­do, en do­ble pro­por­ción de la se­gun­da.

Pa­ra ha­cer la be­bi­da más agra­da­ble, se le aña­dió azú­car y se aro­ma­ti­zó con li­món.

La nue­va be­bi­da fue lla­ma­da grog, y si­guió usán­do­se en la Ma­ri­na Real has­ta los años 70 del si­glo pa­sa­do. Ya pue­den su­po­ner que la ex­pre­sión groggy vie­ne de grog.

Ver­non ob­tu­vo una gran vic­to­ria so­bre los es­pa­ño­les en Por­to­be­lo (Pa­na­má); to­do fue­ron pa­ra­bie­nes y fes­te­jos. Pe­ro só­lo dos años des­pués, el es­pa­ñol Blas de Le­zo hi­zo sa­lir de ma­las ma­ne­ras a Ver­non y su flo­ta de Car­ta­ge­na de In­dias. Los in­fan­tes de ma­ri­na es­pa­ño­les anu­la­ron la abru­ma­do­ra su­pe­rio­ri­dad bri­tá­ni­ca en na­ves y hom­bres.

Una co­sa im­por­tan­te: el aña­di­do del li­món, que sir­vió, aun­que por en­ton­ces (1740) no se su­pie­ra, co­mo pre­ven­ti­vo de la gran pla­ga de la vi­da en el mar: el es­cor­bu­to, fal­ta de vi­ta­mi­na C, que diez­ma­ba las tri­pu­la­cio­nes. Pron­to pa­sa­ron los in­gle­ses de usar li­món a usar li­ma, de mo­do que los ma­ri­ne­ros de los Es­ta­dos Uni­dos lla­ma­ron a los bri­tá­ni­cos li­meys.

Cam­bien us­te­des agua hir­vien­do por agua he­la­da. Ha­gan con el agua, el li­món y el azú­car un sor­be­te. Co­ró­nen­lo con me­ren­gue he­la­do. Fi­nal­men­te, mó­jen­lo con un buen ron y sir­van. Eso es un “pon­che a la ro­ma­na”, que es­tu­vo de mo­da en los ban­que­tes de la Be­lle Épo­que (1870-1914), y cu­ya in­ven­ción se atri­bu­ye a Au­gus­te Es­cof­fier, chef fran­cés afin­ca­do en Lon­dres.

Sa­lió de la Ma­ri­na Real y se pa­só, frío y me­ren­ga­do, a la ci­vil.

Un pon­che a la ro­ma­na for­ma­ba par­te de la ce­na ser­vi­da la fa­tí­di­ca no­che del 14 de abril de 1912 en el co­me­dor de pri­me­ra cla­se del Ti­ta­nic: la úl­ti­ma ce­na del co­lo­so de la Whi­te Star Li­ne.

Y, aun­que no era un HMS o bar­co de Su Ma­jes­tad, sí te­nía al­go que ver: su nom­bre ofi­cial era RMS Ti­ta­nic, don­de RMS es abre­via­tu­ra de Ro­yal Mail Steams­hip, o sea, bu­que de va­por de los co­rreos reales.

Na­da más pro­pio, en­ton­ces, que un po­qui­to de ron.

La nue­va be­bi­da fue lla­ma­da grog, y si­guió usán­do­se en la Ma­ri­na Real Bri­tá­ni­ca has­ta los años 70 del si­glo pa­sa­do. Ya pue­den su­po­ner que la ex­pre­sión groggy vie­ne de grog

Cris­tino Ál­va­rez. El re­cien­te­men­te fa­lle­ci­do pe­rio­dis­ta gas­tro­nó­mi­co es­pa­ñol fir­mó cien­tos de cró­ni­cas con el seu­dó­ni­mo la­tino des­de 1981. Miem­bro de la Real Aca­de­mia de Gas­tro­no­mía, es­cri­bió una do­ce­na de li­bros e in­fi­ni­dad de ar­tícu­los so­bre el mun­do...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.