MAIER

Ojo im­pres­cin­di­ble

El Deber - Extra (Bolivia) - - CIENCIA Y VIDA - HIERA HE­RRANZ, EFE

Fo­to­gra­fía. Una mues­tra en Vie­na da fe del cre­cien­te in­te­rés por la obra de es­ta ni­ñe­ra de Nue­va York, que de­jó un le­ga­do de 100.000 ne­ga­ti­vos. La ca­sua­li­dad ins­cri­bió su nom­bre en­tre los gran­des de la fo­to­gra­fía de ca­lle

Vi­vian Maier fue una ni­ñe­ra anó­ni­ma de Nue­va York has­ta que tras su muer­te, ha­ce nue­ve años, se des­cu­brió un va­lio­so te­so­ro de de­ce­nas de mi­les de fo­to­gra­fías. Más allá de la le­yen­da de la ar­tis­ta se­cre­ta, des­de es­ta se­ma­na la ga­le­ría Wes­tLicht en la lejana Vie­na in­da­ga en una mues­tra en la per­so­na­li­dad y las ideas de una fo­tó­gra­fa que de­jó gran can­ti­dad de ma­te­rial pa­ra es­tu­diar.

La enigmática Maier, cu­yas fo­tos cir­cu­lan en­tre la can­di­dez, la ex­plo­ra­ción y la mi­ra­da cla­ra de reali­da­des du­ras, deam­bu­ló por las ca­lles de Nue­va York y Chica­go en la se­gun­da mi­tad del si­glo XX e hi­zo de­ce­nas de mi­les de ins­tan­tá­neas en for­ma­to 6x6 que, des­cu­bier­tas por azar, la han si­tua­do en­tre los gran­des de la fo­to­gra­fía.

“Era ho­ra de que el pú­bli­co vea de cer­ca el fe­nó­meno de sus fo­to­gra­fías en Vie­na, ella te­nía raí­ces aus­tría­cas”, opi­na Fa­bian Knie­rim, con­ser­va­dor de Wes­tLicht. Un cen­te­nar de sus obras es­tán en los sa­lo­nes de una de las ga­le­rías de fo­to­gra­fía más pres­ti­gio­sas de Eu­ro­pa, en la ex­po­si­ción Vi­vian Maier, Street Pho­to­grap­her.

Knie­rim re­cuer­da el ob­je­ti­vo de la mues­tra: ade­más de apre­ciar los tra­ba­jos, bus­car una re­fle­xión so­bre la vi­da y el pen­sa­mien­to de Maier (1926-2009).

Maier, en­tre líneas

Pa­ra ello, la mues­tra se com­ple­men­ta con una char­la con Nad­ja Köf­fler, ex­per­ta en fe­mi­nis­mo, que ana­li­za­rá el pa­pel de Maier en una dis­ci­pli­na en la que se sue­le des­ta­car a hom­bres. La his­to­ria­do­ra Ch­ris­tin Müller ha­bló so­bre la ne­ce­si­dad de au­to­rre­tra­tar­se de mu­je­res ar­tis­tas a lo lar­go de los si­glos.

Una te­má­ti­ca re­cu­rren­te en la obra de Maier es el au­to­rre­tra­to, que pa­ra Knie­rim es una ma­ne­ra de re­afir­mar­se: “Se re­tra­ta co­mo fo­tó­gra­fa, co­mo di­cien­do: no soy so­lo una ni­ñe­ra”.

La mues­tra re­co­ge fo­to­gra­fías de la vi­da co­ti­dia­na en Chica­go y Nue­va York, mu­chas de ellas to­ma­das en los ba­jos fon­dos de la ciu­dad.

Maier se de­di­có a cap­tu­rar lo que na­die mos­tra­ba con ta­len­to pa­ra re­ve­lar los de­ta­lles co­ti­dia­nos. Nun­ca pu­bli­có su tra­ba­jo.

Sus más de 100.000 ne­ga­ti­vos, vi­deos y au­dios ca­se­ros, la con­vir­tie­ron en le­yen­da tras ser des­cu­bier­ta por ca­sua­li­dad en 2007.

Ese año John Ma­loof, que es­cri­bía un li­bro so­bre la his­to­ria de Chica­go, com­pró en una subas­ta un al­ma­cén que guar­da­ba las per­te­nen­cias aban­do­na­das de la has­ta en­ton­ces des­co­no­ci­da Maier.

Dos años des­pués, Ma­loof se dio cuen­ta del va­lor ar­tís­ti­co de su ad­qui­si­ción y bus­có a la au­to­ra. Pe­ro Maier ha­bía fa­lle­ci­do se­ma­nas an­tes en una re­si­den­cia, tras pa­sar sus úl­ti­mos años vi­vien­do de la ayu­da eco­nó­mi­ca que le die­ron los ni­ños que ha­bía cui­da­do.

“Su his­to­ria, sa­li­da de un guión de Holly­wood, no de­be eclip­sar la ca­li­dad de sus fo­tos”, ad­vir­tió Knie­rim, des­ta­can­do su sen­si­bi­li­dad pa­ra com­po­ner imá­ge­nes. Ase­gu­ran quie­nes la co­no­cie­ron que siem­pre sa­lía a la ca­lle con su Ro­llei­flex al cue­llo. En­tre 1952 y los 70 fue su cá­ma­ra. Con la lle­ga­da del co­lor Maier ad­qui­rió una Lei­ca.

Su tra­ba­jo a co­lor es me­nos co­no­ci­do pe­ro es igual de in­tere­san­te: Maier com­po­nía con los co­lo­res. “Re­cién es­ta­mos co­no­cien­do a esa mu­jer so­li­ta­ria”, di­jo Knie­rim, pa­ra quien las mues­tras co­mo es­ta per­mi­ti­rán se­guir des­cu­brien­do a la ver­da­de­ra Vi­vian Maier.

Te­má­ti­cas. Per­so­na­jes y si­tua­cio­nes co­ti­dia­nas, con­tras­tes en­tre ri­que­za y po­bre­za, y au­to­rre­tra­tos fue­ron los tó­pi­cos más re­cu­rren­tes en su obra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.