CON­TRA­PUN­TO DE PLA­TA 25 AÑOS DE CAN­TO

MÁS VI­GEN­TE QUE NUN­CA EL GRU­PO VO­CAL RE­ME­MO­RA SU TRA­VE­SÍA MU­SI­CAL A LO LAR­GO DE UN CUAR­TO DE SI­GLO

El Deber - Extra (Bolivia) - - TEMA PRINCIPAL - TEX­TO: ALI­CIA BRESS PERROGÓN abress@el­de­ber.com.bo FOTOS: HERNÁN VIRGO /ALI­CIA BRESS /AR­CHI­VO PER­SO­NAL

Es­te 2018 es el año de las Bo­das de Pla­ta del Gru­po Vo­cal Con­tra­pun­to. El 15 de oc­tu­bre de 1993 el co­ro emi­tió sus pri­me­ros so­ni­dos. El Fes­ti­val Som­bre­ro ‘e saó de aquel año fue su lan­za­mien­to. Se apro­pia­ron del fol­clo­re orien­tal y de­ci­die­ron di­fun­dir­lo. Y no pa­ró más.

En 25 años han brin­da­do más de 600 con­cier­tos en el país y fue­ra de nues­tras fron­te­ras, sin con­tar los so­li­da­rios. Tie­nen 10 dis­cos gra­ba­dos, el pri­me­ro de ellos, Ra­za Cam­ba, que fue el pri­mer hi­jo y el más ven­di­do. Han par­ti­ci­pa­do en tres Fes­ti­va­les de Mú­si­ca Ba­rro­ca y han gra­ba­do con la Ca­me­ra­ta del Orien­te y con el en­sam­ble ar­gen­tino Louis Ber­ger.

“Calcu­lo que en 25 años he­mos te­ni­do más 8.000 ho­ras de en­sa­yo. Nos reuni­mos to­dos los lu­nes, miér­co­les y vier­nes a pre­pa­rar­nos”, ase­gu­ra Eduar­do, La­lo, Chá­vez, su di­rec­tor des­de 1993.

Pa­ra ce­le­brar los 25 años, del 18 de julio al 12 de agos­to rea­li­za­rán una ex­po­si­ción en la Ca­sa Mel­chor Pin­to so­bre la tra­yec­to­ria del gru­po en la que mos­tra­rán la his­to­ria que po­co se co­no­ce de Con­tra­pun­to, los pre­mios y dis­tin­cio­nes, fo­to­gra­fías, par­te de los di­fe­ren­tes ves­tua­rios que los han acom­pa­ña­do en es­tos años y al­gu­nos vi­deos. Ade­más, brin­da­rán mi­ni­pre­sen­ta­cio­nes al vi­vo.

Co­mo par­te del fes­te­jo a fi­nes de oc­tu­bre rea­li­za­rán el con­cier­to aniver­sa­rio y pa­ra ce­rrar con bro­che de oro, pre­sen­ta­rán un CD con 25 de los me­jo­res éxi­tos del gru­po en es­tos 25 años. En ese com­pi­la­do no pue­den fal­tar las más em-

ble­má­ti­cas, co­mo Tie­rra cam­ba en­can­ta­da, Ra­za Cam­ba, Ni­ña Cam­ba, No­via San­ta Cruz, Con­cep­ción, Mu­jer Ni­ña y Ami­ga, Ma­ría Ma­ría, Que vi­va el cam­ba, Pan de arroz y Ne­gro Jo­sé, en­tre otras.

Las me­jo­res vo­ces

Los fun­da­do­res fue­ron ocho. Ade­más de Car­men Ro­bles, Wil­ma (Chi­na) Frías, Wal­do Va­ras, Jo­sé (Pe­pe) Ta­la­ve­ra y el di­rec­tor Eduar­do (La­lo) Chá­vez, que con­ti­núan de­jan­do la hue­lla del gru­po vo­cal tan­to a es­ca­la re­gio­nal, co­mo na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal, es­ta­ban Ma­ría Ce­lia Sa­na­bria, Mar­le­ne Se­rra­te y Ro­ber­to Or­tiz, que es­tu­vie­ron po­co tiem­po. Otros mú­si­cos y can­tan­tes in­gre­sa­ron a Con­tra­pun­to, pe­ro la ru­ti­na los co­rrió. Hoy com­ple­ta el gru­po el per­cu­sio­nis­ta Ale­jan­dro Mo­reno.

¿El se­cre­to pa­ra per­du­rar a tra­vés del tiem­po? El res­pe­to mu­tuo y la dis­ci­pli­na. Ten­gan o no con­cier­tos, el gru­po en­sa­ya tres ve­ces por se­ma­na y cuan­do tie­nen pre­sen­ta­cio­nes se reú­nen to­dos los días pa­ra ul­ti­mar los de­ta­lles. Se de­di­can en cuer­po y al­ma en los en­sa­yos. Na­da ha­cen im­pro­vi­sa­do. “Si le pe­la­mos, y sí que nos ha pa­sa­do, es de bu­rros”, di­ce en­tre ri­sas la Chi­na Frías.

A lo que La­lo agre­ga que el apo­yo de la fa­mi­lia es fun­da­men­tal. “No vi­vi­mos de es­to, pe­ro tra­ba­ja­mos co­mo si ga­ná­ra­mos mi­llo­nes y mi­llo­nes”, re­mar­ca Car­men.

Hay se­ma­nas que en­sa­yan to­dos los días du­ran­te dos o tres ho­ras, de­jan­do de la­do a la pa­re­ja y a los hi­jos. “A ellos les de­be­mos mu- cho, por­que no es­tu­vi­mos en va­rios de sus cum­plea­ños y aun­que en­tien­den, siem­pre que­da un nu­di­to en la gar­gan­ta”, se­ña­la Chi­na.

Con la mú­si­ca en las ve­nas

Los seis in­te­gran­tes del gru­po vo­cal lle­van la mú­si­ca en la san­gre. To­dos los que ini­cia­ron Con­tra­pun­to se co­no­cie­ron en el Co­ro San­ta Ce­ci­lia. Eran los so­lis­tas. Pa- ra­le­la­men­te de­ci­die­ron for­mar la agru­pa­ción, pe­ro ter­mi­na­ron des­mar­cán­do­se del co­ro.

A sus dos años La­lo, que es ar­qui­tec­to y tra­ba­ja en la Go­ber­na­ción, co­men­zó en la mú­si­ca. A los seis, y de ma­ne­ra au­to­di­dac­ta, ya era dies­tro con la gui­ta­rra y su pa­dre, el re­co­no­ci­do se­re­na­te­ro San­ta Cruz Chá­vez, le man­dó a ha­cer una de su ta­ma­ño y con ella se con­vir­tió en la es­tre­lla de to­das las ho­ras cí­vi­cas de su co­le­gio. Ha­ce 42 años tie­ne una gui­ta­rra que es la pro­ta­go­nis­ta de los en­sa­yos. Ar­mó y di­ri­gió su pri­mer gru­po Los No­che­ros y ya en la uni­ver­si­dad for­mó el trío Arq’Can­to. Lue­go in­gre­só a San­ta Ce­ci­lia.

Mien­tras que Car­men, que ha­ce 30 años se desem­pe­ña co­mo se­cre­ta­ria en la Agen­cia de Es­pa­ño­la de Cooperación, fue fun­da­do­ra del Co­ro San­ta Ce­ci­lia, del que lue­go se des­pren­dió el Cuar­te­to San­ta Ce­ci­lia. Lue­go se de­di­có so­lo a Con­tra­pun­to.

Chi­na, que es ofi­cial de re­gis­tro ci­vil, ca­si na­ció can­tan­do. A sus tres años en el kín­der es­ta­ba en to­dos los nú­me­ros mu­si­ca­les. Vi­vió en­tre ar­tis­tas. Con su pa­dre, Jor­ge Frías, y su her­ma­na, Edith, can­ta­ba en Los Pal­ma­ri­nos. Co­mo so­lis­ta re­ci­bió va­rios pre­mios, en­tre ellos la Kan­tu­ta de Oro y el Ca­rre­tón de pla­ta. Es­tu­vo po­co tiem­po en el co­ro. Lue­go for­mó el gru­po San­ta Cruz 2000 y fi­nal­men­te se que­dó en el gru­po vo­cal.

Pe­pe, cu­ya otra pa­sión es la co­ci­na, por eso se for­mó co­mo chef, co­men­zó a can­tar des­de muy ni­ño en el co­le­gio y lue­go en reunio­nes pe­que­ñas. No obs­tan­te, cuan­do co­no­ció su es­po­sa, Chi­na, co­men­za­ron a can­tar jun­tos y ya pro­fe­sio­nal­men­te a los 27.

Wal­do, un in­ge­nie­ro ci­vil que tra­ba­ja en la Al­cal­día, he­re­dó el ta­len­to ar­tís­ti­cos de sus pa­dres. Su ma­má, Nil­da Cas­tri­llo, era poe­ta, mien­tras que su papá, Ós­car Va­ras, era escritor. Sus her­ma­nos tam­bién can­tan y com­po­nen. En su ado­les­cen­cia for­mó el gru­po de rock Van­guar­dia y cuan­do se vino a San­ta Cruz a tra­ba­jar en­tró al co­ro San­ta Ce­ci­lia.

Ale­jan­dro es in­ge­nie­ro agró­no­mo y tie­ne su pro­pia em­pre­sa,

pe­ro la mú­si­ca lo atra­pó des­de ni­ño. To­ca­ba con Se­bas­tián, el hi­jo de Chi­na, pe­ro des­de 2016 in­te­gra Con­tra­pun­to. “Aun­que la di­fe­ren­cia de edad es no­to­ria y me lle­van 23 años de ca­mino, mu­si­cal­men­te es­ta­mos bien her­ma­na­dos”, di­ce el jo­ven mú­si­co.

En­tre tor­men­tas y anéc­do­tas

El gru­po so­bre­vi­vió a va­rias cri­sis. Mu­chas ve­ces, re­me­mo­ra Car­men, se pe­lea­ron en­tre ellos, pe­ro co­mo los tra­pos su­cios se la­van en ca­sa, ni sus cón­yu­ges se en­te­ra­ron.

A fin de su­pe­rar las tor­men­tas hi­cie­ron te­ra­pia de gru­po pa­ra de­cir­se ca­da uno qué les mo­les­ta­ba del otro pa­ra me­jo­rar y se­guir ade­lan­te, no so­lo co­mo co­le­gas, sino co­mo ami­gos. Y sí que les dio re­sul­ta­do; lle­van un cuar­to de si­glo jun­tos.

Más allá de la mú­si­ca, de los en­sa­yos y de los con­cier­tos, los une una amis­tad a pru­ba de fue­go que ya lle­va mu­chos años. Por ello, siem­pre ce­le­bran las fe­chas im­por­tan­tes en fa­mi­lia. Tam­bién se reú­nen a ver pe­lí­cu­las, a es­cu­char mú­si­ca y a co­mer.

¿Anéc­do­tas? Tie­nen mi­les, tan­tas que hay un vi­deo con to­das ellas, co­mo la que le su­ce­dió a Chi­na en una gi­ra por Es­pa­ña que pi­dió que le den vuel­ta a la ban­de­ra bo­li­via­na por­que es­ta­ba vol­ca­da cuan­do en reali­dad era de Ole­sa de Mon­tse­rrat (Ca­ta­lu­ña), o co­mo cuan­do en ple­na gra­ba­ción de un vi­deo­clip en Con­cep­ción Car­men se pa­ró so­bre una cue­va de se­pes, los al­bo­ro­tó y les pi­ca­ron a to­dos. Una abe­ja que en­tró a la bo­ca de Car­men mien­tras can­ta­ba, man­chas en los tra­jes y erro­res al vi­vo son par­te de la his­to­ria.

De San­ta Cruz al mun­do

En 25 años de tra­yec­to­ria el gru­po de­lei­tó con su mú­si­ca a ca­si to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal y brin­dó con­cier­tos en va­rias ciu­da­des de Ar­gen­ti­na, Pe­rú, Chi­le, Es­ta­dos Uni­dos, Es­pa­ña y Fran­cia, don­de, en 1997, fue dis­tin­gui­do con la Me­da­lla de Per­so­na­jes Ilus­tres por la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Saint Qui­rín.

La­lo, Car­men, Chi­na, Pe­pe, Wal­do y Ale­jan­dro afir­man que Con­tra­pun­to les cam­bió la vi­da. Les dio el pri­vi­le­gio de te­ner a cin­co de las me­jo­res vo­ces de Bo­li­via y a un gran per­cu­sio­nis­ta, en un so­lo gru­po. Les en­se­ñó a amar la dis­ci­pli­na y a va­lo­rar la mú­si­ca re­gio­nal. Les dio la opor­tu­ni­dad de lle­var la mú­si­ca del orien­tal al mun­do. Se co­no­cen tan­to que tan so­lo con mi­rar­se se en­tien­den. Ellos coin­ci­den en que el gru­po los hi­zo más que com­pa­ñe­ros, her­ma­nos.

Ale­jan­dro, La­lo, Chi­na, Car­men y Wal­do, cin­co de los seis in­te­gran­tes del gru­po vo­cal que en oc­tu­bre ce­le­bra sus 25 años de his­to­ria mu­si­cal. En la grá­fi­ca fal­ta Pe­pe que se en­con­tra­ba de via­je en Chi­le pa­ra la pro­duc­ción.

2. Con sus dos amo­res. En el cen­tro La­lo con sus dos prin­ce­sas, Fla­via y Ma­ría Lau­ra. Am­bas son can­tan­tes y for­man par­te del Co­ro de la Or­ques­ta Fi­lar­mó­ni­ca de San­ta Cruz. 2

1. El di­rec­tor y fun­da­dor. La­lo, di­rec­tor y gui­ta­rris­ta del gru­po, jun­to a Lu­cho Domínguez, que des­de el ini­cio del gru­po es el so­ni­dis­ta, es uno más del gru­po. 1

Fes­ti­val de la Or­quí­dea. Ha­ce 17 años que ca­si siem­pre ha­cen el cie­rre del even­to

1. Mu­chos ins­tru­men­tos. En su ca­sa Ale­jan­dro tie­ne un cuar­to con más de 40 ins­tru­men­tos de per­cu­sión. Lo me­jor de to­do es que sa­be to­car ca­da uno de ellos.

2. Su rea­li­za­ción. Ale­jan­dro con su es­po­sa, Ma­ría de los Án­ge­les Val­di­via y su hi­jo Mar­tín, de año y me­dio. Ellos son su más gran­de te­so­ro y su fuen­te de ins­pi­ra­ción. 1 2

2

1. En fa­mi­lia. Car­men, la mez­zo­so­prano del gru­po, jun­to a su es­po­so, Car­los To­me­lic, sus hi­jas Ana So­fía, Ma­ría Re­né y Car­men Lorena To­me­lic, sus nie­tos, Na­ta­lia Me­di­na, Vic­to­ria Es­ca­lan­te, Ma­ría Inés y Ale­jan­dro Arrien y sus yer­nos, Car­los Es­ca­lan­te y Car­los Arrien.

2. Cuar­te­to. Una fo­to del re­cuer­do, cuan­do Car­men con­for­ma­ba el Cuar­te­to San­ta Ce­ci­lia, jun­to a Alex Pa­ra­da y San­tos Domínguez. El otro miem­bro era Samy Pa­len­que (ya fa­lle­ci­do). 2

1

1

3

1. La mú­si­ca los une. Pe­pe, que es ba­rí­tono, y Chi­na, la con­tral­to del gru­po, jun­to a sus hi­jos, Se­bas­tián y Ma­ría Jo­sé, que si­guen los pa­sos de sus pa­dres y son gran­des mú­si­cos. Com­ple­ta el cuadro fa­mi­liar, el yerno, Gus­ta­vo Se­na Sil­va.

2. Los Pal­ma­ri­nos. La Chi­na jun­to a su pa­dre, Jor­ge Frías, y su her­ma­na, Edith, in­te­gró el gru­po mu­si­cal fa­mi­liar, que tam­bién cru­zó nues­tras fron­te­ras. 1 2

1. Ini­cios. Los fun­da­do­res de Con­tra­pun­to. Aba­jo, Ma­ría Ce­lia, Car­men, Mar­le­ne y Chi­na; arri­ba, Wal­do, La­lo, Ro­ber­to y Pe­pe.

2. Años des­pués. En un ho­me­na­je al Ban­co San­ta Cruz . Aún es­ta­ban Mar­le­ne y Ro­ber­to en el gru­po.

3. Pre­mios. En 2015 el Se­na­do les en­tre­gó la má­xi­ma con­de­co­ra­ción a la cul­tu­ra

Fran­zTa­ma­yo. Tam­bién re­ci­bie­ron la Me­da­lla al Mé­ri­to Mu­ni­ci­pal, en­tre mu­chas otras dis­tin­cio­nes. 4

1

4. En Ta­pe­kuá. En mar­zo ini­cia­ron las ce­le­bra­cio­nes de las Bo­das de Pla­ta con va­rios re­ci­ta­les.

5. Sin ‘com­per’. Se jun­tan tres ve­ces a la se­ma­na a en­sa­yar a per­fec­cio­nar su téc­ni­ca y sus can­cio­nes. 5

1. Con sus re­to­ños. Wal­do, el te­nor de Con­tra­pun­to, en el cen­tro jun­to a sus tres hi­jos Ga­briel, An­ne­lie­se y Wal­do Xavier, que tam­bién son apa­sio­na­dos por la mú­si­ca y las letras.

2. En sus ini­cios. El te­nor par­ti­ci­pó en va­rios fes­ti­va­les de mú­si­ca re­pre­sen­tan­do a Po­to­sí, don­de es­tu­dió. Ade­más de can­tar to­ca gui­ta­rra. 2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.