LO QUE BOUR­DAIN APREN­DIÓ AN­TES DE IR­SE

Ant­hony Bour­dain. Aho­ra so­lo se pue­de ima­gi­nar que si hu­bie­ra vi­vi­do un po­co más, ha­bría­mos vis­to a es­te querido chef en los aga­cha­dos del Avión Pi­ra­ta, co­mien­do sai­ce o can­gre­ji­tos en Ta­ri­ja, pi­que ma­cho en Co­cha­bam­ba o un fri­ca­sé en La Paz. Que­dan su sa

El Deber - Extra (Bolivia) - - PORTADA - EL DE­BER/AGEN­CIAS/JMV JA­VIER.MEN­DEZ@EL­DE­BER.COM.BO

El chef de Nue­va Jer­sey tra­ba­jó du­ran­te dé­ca­das en los fo­go­nes, pe­ro fue­ron sus ar­tícu­los y li­bros y sus pro­gra­mas te­le­vi­si­vos los que lo lle­va­ron a la fa­ma. El año 2000 pu­bli­có Con­fe­sio­nes de un chef (‘Kit­chen Con­fi­den­tial’).

Su li­bro, que se tor­nó un éxi­to de ven­tas, re­la­ta el la­do ocul­to de las co­ci­nas de res­tau­ran­tes, con el to­que ro­can­ro­le­ro de la vi­da en Nue­va York y de sus múl­ti­ples ex­ce­sos de dro­ga (co­caí­na, he­roí­na, LSD), al­cohol y ci­ga­rros, aun­que ha­ce años con­tó que lo­gró su­pe­rar es­tos vi­cios.

Pla­ne­ta gas­tro­nó­mi­co

A par­tir de ahí se for­jó la ima­gen de trotamundos, li­bre­pen­sa­dor, he­do­nis­ta y hu­ma­nis­ta que lo acom­pa­ña­ría has­ta el fi­nal de sus días. Lo en­con­tra­ron muer­to el 8 de ju­nio. Sui­ci­dio, di­jo la Po­li­cía.

Ca­ris­má­ti­co y en­tu­sias­ta, con bra­zos ta­tua­dos y voz pro­fun­da, el ca­no­so Bour­dain vi­si­tó re­cón­di­tos rin­co­nes del pla­ne­ta bus­can­do ce­le­brar las tra­di­cio­nes cu­li­na­rias más va­ria­das.

En sus via­jes pri­vi­le­gia­ba los en­cuen­tros, los sa­bo­res y los mo­men­tos es­pe­cia­les fren­te al re­fi­na­mien­to o la es­té­ti­ca. En su pro­gra­ma, que se emi­tía en Es­ta­dos Uni­dos los do­min­gos por la no­che, man­te­nía con­ver­sa­cio­nes fran­cas con in­ter­lo­cu­to­res locales, a me­nu­do mien­tras pro­ba­ba una es­pe­cia­li­dad de la re­gión.

Fa­ná­ti­co del jiu-jit­su bra­si­le­ño -nun­ca via­ja­ba sin su ki­mono-, tam­bién era co­no­ci­do por sus com­pro­mi­sos con di­ver­sas cau­sas, en fa­vor de la aper­tu­ra cul­tu­ral y la in­te­gra­ción y en par­ti­cu­lar con­tra el aco­so se­xual en los res­tau­ran­tes. Era un gran de­fen­sor de los in­mi­gran­tes en Es­ta­dos Uni­dos, con o sin pa­pe­les, so­bre to­do de los mi­les de la­ti­nos que tra­ba­jan en res­tau­ran­tes.

Es­tas son al­gu­nas de las frases que de­jó des­pués de ha­ber vi­si­ta­do más de 80 paí­ses y de en­tu­sias­mar a mi­llio­nes de te­le­vi­den­tes que los se­guían.

So­bre los via­jes

"¿Real­men­te que­re­mos via­jar en pa­pa­mó­vi­les her­mé­ti­ca­men­te se­lla­dos a tra­vés de las zo­nas ru­ra­les de Francia, Mé­xi­co y el Le­jano Orien­te, co­mien­do so­lo en Hard Rock Ca­fes y McDo­nalds?

Sé lo que quie­ro. Lo quie­ro to­do. Quie­ro pro­bar to­do una vez ".

No te­mía me­ter­se a lu­ga­res que otras ce­le­bri­da­des con­si­de­ra­rían pe­li­gro­sos: "Via­jar no siem­pre es bo­ni­to. No siem­pre es có­mo­do. A ve­ces due­le, in­clu­so rom­pe tu co­ra­zón. Pe­ro eso es­tá bien. El via­je te cam­bia; de­be­ría cam­biar­te. De­ja mar­cas en tu me­mo­ria, en tu con­cien­cia, en tu co­ra­zón y en tu cuer­po. Te que­dás con al­go. Con suer­te, de­jás al­go bueno atrás ".

Pla­ni­fi­ca­ción

Su ex­pe­rien­cia le en­se­ñó que pla­ni­fi­car los recorridos al de­ta­lle le re­sul­ta­ba ex­te­nuan­te. Se con­vir­tió en un cre­yen­te en los ac­ci­den­tes fe­li­ces. In­sis­tía en que nun­ca se en­con­tra­ría una ex­pe­rien­cia de via­je per­fec­ta en la ciu­dad o la co­mi­da per­fec­tas sin la cons­tan­te dis­po­si­ción de ex­pe­ri­men­tar una ma­la ex­pe­rien­cia.

“De­jar que ocu­rra el fe­liz ac­ci­den­te es lo que mu­chos iti­ne­ra­rios de va­ca­cio­nes se pier­den. Siem­pre tra­to de pre­sio­nar a las per­so­nas pa­ra que per­mi­tan que esas co­sas su­ce­dan en lu­gar de ape­gar­se a un iti­ne­ra­rio rí­gi­do"

Siem­pre di­jo que el iti­ne­ra­rio es­tá pa­ra ser des­tro­za­do si apa- re­ce al­go me­jor. Ade­más, re­pe­tía: “No es pro­ba­ble que ocu­rra na­da ines­pe­ra­do o ma­ra­vi­llo­so si tie­nes un iti­ne­ra­rio en París lleno del Lou­vre y la To­rre Eif­fel".

Por qué To­kio

Va­rias ve­ces le pre­gun­ta­ron en qué lu­gar ele­gi­ría vi­vir. Su res­pues­ta: "Ja­pón es tan di­fe­ren­te de la es­té­ti­ca con la que cre­cí, de la so­cie­dad y la cul­tu­ra con la que cre­cí. Lo com­pa­ré con mi pri­mer via­je con áci­do: na­da era igual pa­ra mí. So­lo que­ría más. Si tu­vie­ra que acep­tar vi­vir en un país, o in­clu­so en una ciu­dad, por el res­to de mi vi­da, sin aban­do­nar­lo nun­ca, es­co­ge­ría To­kio en un se­gun­do ".

Lue­go acon­se­jó que, si al­guien tie­ne 22 años, es­tá en bue­na for­ma fí­si­ca, con ga­nas de apren­der y ser me­jor, de­be­ría via­jar lo más le­jos po­si­ble. “Dor­mí en el pi­so si es ne­ce­sa­rio. Des­cu­brí có­mo otras per­so­nas vi­ven, co­men y co­ci­nan. Apren­dé de ellos, don­de sea que va­yás”.

Por qué ver mun­do

Ama­ba co­ci­nar, pe­ro tam­bién los via­jes. "Que­ría pa­ta­das, que­ría el ti­po de emo­cio­nes me­lo­dra­má­ti­cas y es­ca­lo­fríos que ha­bía an- he­la­do des­de la in­fan­cia. Que­ría el ti­po de aven­tu­ra que ha­bía en­con­tra­do cuan­do era un ni­ño en las pá­gi­nas de mis co­mics de Tin­tín. Que­ría ver el mun­do, y que­ría que el mun­do fue­ra co­mo las pe­lí­cu­las “.

En si­tios es­pe­cia­les

"Es una reali­dad irri­tan­te que mu­chos lu­ga­res y even­tos desafían la des­crip­ción. El tem­plo Ang­kor Wat y Ma­chu Pic­chu, por ejem­plo, pa­re­cen exi­gir si­len­cio, co­mo una aven­tu­ra amo­ro­sa de la que nun­ca se pue­de ha­blar. Por un tiem­po des­pués, uno bus­ca a tien­tas las pa­la­bras, tra­tan­do en vano de ar­mar una na­rra­ción pri­va­da, una ex­pli­ca­ción, una for­ma có­mo­da de en­mar­car dón­de ha es­ta­do y qué ha su­ce­di­do. Al fi­nal, uno se ale­gra por ha­ber es­ta­do allí, con los ojos abier­tos, y de vi­vir pa­ra ver­lo ".

Pa­ra sen­tir los lu­ga­res es­pe­cia­les no es po­si­ble via­jar apre­su­ra­da­men­te. “Nos mo­ve­mos a la ve­lo­ci­dad del ra­yo cuan­do via­ja­mos, an­sio­sos por lle­gar al si­guien­te lu­gar sin de­te­ner­nos a ab­sor­ber la cul­tu­ra que nos ro­dea. Lo ideal es de­te­ner­se: "No ten­gas mie­do de sim­ple­men­te sen­tar­te y mi­rar".

Tu cuer­po no es un tem­plo. Es un par­que de di­ver­sio­nes. Dis­fru­ta de la tra­ve­sía”

Las ha­bi­li­da­des pue­den en­se­ñar­se. En cuan­to al ca­rác­ter, o se lo tie­ne o no se lo tie­ne”

Los pro­tec­to­res de ani­ma­les quie­ren que las ga­lli­nas has­ta vo­ten. Yo quie­ro que las tra­ten bien pa­ra que ten­gan me­jor sa­bor”

Co­mió en las ca­lles de Shanghai, en va­rios si­tios de La­ti­noa­mé­ri­ca y fue no­mi­na­do a va­rios pre­mios Emmy y un pre­mio Pea­body.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.