ASÍ NOS SAL­VA­RÁN LAS PLAN­TAS

Dos in­ves­ti­ga­do­res mues­tran có­mo crea­ron pa­ten­tes mi­llo­na­rias

El Deber - Extra (Bolivia) - - PORTADA - TEX­TO: JAVIER MÉN­DEZ VE­DIA JMENDEZ@EL­DE­BER.COM.BO FOTOS: HER­NÁN VIR­GO

¿Se­guía la serie Dr. House? Aún es­tá en Net­flix. Los epi­so­dios es­tán cen­tra­dos en los in­creí­bles acier­tos en el diag­nós­ti­co de Gre­gory House, una de las men­tes médicas más bri­llan­tes, dís­co­las y sar­cás­ti­cas. Di­ri­ge a su equi­po con una mez­cla de pa­ter­na­lis­mo, ma­to­na­je in­te­lec­tual y fis­go­neo.

El grupo sal­va vi­das. Diag­nos­ti­ca ad­mi­ra­ble­men­te, pe­ro ado­le­ce de una ca­ren­cia que no se le ocu­rrió a nin­gún guio­nis­ta ni a los ase­so­res en salud que tra­ba­ja­ron en la mag­ní­fi­ca serie. El equi­po no tie­ne un bio­quí­mi­co far­ma­céu­ti­co. Ra­ra vez se ha­bla, por ejem­plo, de far­ma­co­ci­né­ti­ca, es de­cir, qué es lo que ocu­rre con un me­di­ca­men­to des­de que in­gre­sa al cuer­po has­ta que sa­le.

Nue­vo en el equi­po

¿ Por qué es ne­ce­sa­rio te­ner un far­ma­céu­ti­co en el equi­po mé­di­co? Pri­me­ro, por­que la ten­den­cia ac­tual de aten­ción en salud es­tá cen­tra­da en el pa­cien­te. “Del pa­cien­te al la­bo­ra­to­rio”, se sue­le re­pe­tir pa­ra re­su­mir es­te pa­ra­dig­ma, que se apli­ca en las me­jo­res es­cue­las de bio­quí­mi­ca del mun­do. Cen­trar­se en el pa­cien­te im­pli­ca co­no­cer exac­ta­men­te qué do­sis y qué me­di­ca­men­tos pue­de to­mar.

En­tre las es­cue­las que apli­can es­te mo­de­lo es­tá la Fa­cul­tad de Far­ma­cia de la Uni­ver­si­dad de Ar­kan­sas. Su de­cano, Keith Ol­sen, es­tu­vo en San­ta Cruz, jun­to al in­ves­ti­ga­dor y pro­fe­sor Cé­sar Com­pa­dre. Am­bos fue­ron in­vi­ta­dos por las au­to­ri­da­des de la jo­ven ca­rre­ra de Far­ma­cia y Bio­quí­mi­ca de la ‘Ga­briel’. La idea es apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des de una uni­ver­si­dad de pri­mer mun­do, la in­quie­tud de los es­tu­dian­tes lo­ca­les y el co­no­ci­mien­to acu­mu­la­do so­bre la bio­di­ver­si­dad pa­ra bus­car nue­vos com­pues­tos me­di­ci­na­les.

Ol­sen ex­pli­ca que los equi­pos de salud de la ac­tua­li­dad ba­san su tra­ba­jo en el pa­cien­te, en la evi­den­cia y en el tra­ba­jo con­jun­to. Por eso, las fa­cul­ta­des de es­ta ca­rre­ra es­tán cam­bian­do su ma­ne­ra de en­se­ñar. Es un he­cho, di­ce Ol­sen, que el co­no­ci­mien­to hu­mano se du­pli­ca­rá ca­da 12 mi­nu­tos a par­tir del año 2030. Se­rá com­pli­ca­do pa­ra las fa­cul­ta­des li­mi­tar­se a brin­dar in­for­ma­ción. El desafío es en­se­ñar pro­ce­sos pa­ra in­vo­lu­crar­se, pa­ra tra­ba­jar en mo­de­los co­la­bo­ra­ti­vos y ade­más, ba­sa­dos en la nu­be.

Es una prác­ti­ca re­gu­lar que la Uni­ver­si­dad de Ar­kan­sas con­tra­te ac­to­res pa­ra que los es­tu­dian- tes apren­dan có­mo reac­cio­nar an­te los ca­sos reales.

Keith Ol­sen des­ta­ca la im­por­tan­cia de un es­tu­dio pio­ne­ro de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia pu­bli­ca­do en los años 70, que re­co­men­da­ba in­cluir en los equi­pos de salud, pa­ra tra­ba­jar co­do a co­do con los mé­di­cos, a un pro­fe­sio­nal en bio­quí­mi­ca. Co­mo ex­pli­ca la vi­ce­de­ca­na de la ca­rre­ra de Far­ma­cia y Bio­quí­mi­ca, Ni­dia So­ria Me­di­na, el pro­fe­sio­nal en Bio­quí­mi­ca y Far­ma­cia co­no­ce la far­ma­co­ci­né­ti­ca, la far­ma­co­lo­gía y la toxicología. La de­ca­na de la ca­rre­ra, Blan­ca Ele­na Sal­da­ña, es­pe­ra que es­te con­tac­to be­ne­fi­cie a los es­tu­dian­tes y a la ca­rre­ra en ge­ne­ral.

La res­pon­sa­ble de Far­ma­cia de la Ca­ja Na­cio­nal de Salud, El­ba Mar­tí­nez, ex­pli­ca que se han in­cor­po­ra­do far­ma­céu­ti­cos en los equi­pos de salud des­de 2014. En ca­da vi­si­ta mé­di­ca, es­te pro­fe­sio­nal re­vi­sa si hay me­di­ca­men­tos que se anu­lan mu­tua­men­te o po­ten­cian su efec­to.

Có­mo tra­ba­jan allá

Cé­sar Com­pa­dre acla­ra que se desem­pe­ña co­mo cien­tí­fi­co pu­ro, mien­tras que su co­le­ga Keith Ol­sen es un cien­tí­fi­co clí­ni­co. La di­fe­ren­cia se pue­de ex­pli­car así: un cien­tí­fi­co bá­si­co es­tu­dia, por ejem­plo, el fun­cio­na­mien­to del in­tes­tino pa­ra au­men­tar el ni­vel de co­no­ci­mien­tos que hay del apa­ra­to di­ges­ti­vo. Un cien­tí­fi­co clí­ni­co es­tu­dia­rá la en­fer­me­dad ce­lia­ca, que afec­ta al in­tes­tino del­ga­do. Es­tá cla­ro que el tra­ba­jo de uno pue­de ser­vir a la in­ves­ti­ga­ción del otro.

El con­tac­to de Com­pa­dre con Ol­sen le ha per­mi­ti­do me­jo­rar mu­cho la salud de los pa­cien­tes. “Dis­fru­to pen­sar que lo que ha­go me­jo­ra­rá la vi­da de las per­so­nas. Eso me mo­ti­va”, di­ce.

Una de las in­ves­ti­ga­cio­nes de Ol­sen con­sis­tió en es­tu­diar el san­gra­do en la par­te su­pe­rior del apa­ra­to di­ges­ti­vo de­bi­do al es­trés. De­mos­tró que el uso del ome­pra­zol con un po­co de bi­car­bo­na­to de so­dio me­jo­ra el tra­ta­mien­to. Ac­tual­men­te, ese tra­ta­mien­to se ha con­ver­ti­do en el es­tán­dar en to­das las sa­las de emer­gen­cia y en la consulta externa.

Un dul­ce an­ti­guo

Uno de los tra­ba­jos de Com­pa­dre em­pe­zó usan­do un li­bro de la épo­ca de la co­lo­nia. La His­to­ria na­tu­ral de las plan­tas de Nue­va Es­pa­ña, es­cri­to por el mé­di­co Fran­cis­co Her­nán­dez en­tre 1574 y 1577, sir­vió a Com­pa­dre co­mo pun­to de par­ti­da pa­ra des­cu­brir una sus­tan­cia dul­ce que no da­ña los dien­tes. Her­nán­dez via­jó por la par­te cen­tral del sur de Mé­xi­co y cla­si­fi­có al­gu­nas plan­tas en sa­la­das, amar­gas y dul­ces. Re­gis­tró el nom­bre náhuatl de una plan­ta: tzo­pe­lic, que sig­ni­fi­ca dul-

ce. Era cos­tum­bre que las pa­re­jas az­te­cas que con­traían ma­tri­mo­nio pro­ba­sen unas ho­jas de es­ta hier­ba. Si am­bos sen­tían el dul­zor, la pa­re­ja fun­cio­na­ría bien. Si uno de ellos sen­tía al­gún sa­bor amar­go, era una se­ñal de que la unión no se­ría aus­pi­cio­sa.

Com­pa­dre lle­vó al la­bo­ra­to­rio a es­ta plan­ta, cu­yo nom­bre cien­tí­fi­co es Lip­pia dul­cis. Has­ta ese mo­men­to no ha­bía si­do es­tu­dia­da. La bau­ti­zó co­mo her­nan­dul­cia, en ho­nor a quien la re­gis­tró por pri­me­ra vez, y en sus in­ves­ti­ga­cio­nes des­cu­brió que era 1.500 ve­ces más dul­ce que el azú­car.

La sus­tan­cia que otor­ga el sa­bor dul­ce a es­ta plan­ta, la­men­ta­ble­men­te, no es muy es­ta­ble an­te las fluc­tua­cio­nes de tem­pe­ra­tu­ra. Por eso no la ve­mos en los es­tan­tes de los su­per­mer­ca­dos, co­mo sí su­ce­de con la es­te­via. Sin em­bar­go, co­mo no da­ña los dien­tes pe­se a su dul­zu­ra, la her­nan­dul­cia se uti­li­za en Ja­pón pa­ra dar sa­bor a las pas­tas den­ta­les.

Ese des­cu­bri­mien­to de la­bo­ra­to­rio tu­vo una apli­ca­ción li­mi­ta­da en la in­dus­tria, pe­ro otros son más exi­to­sos.

Con­tra la ra­dia­ción

Re­cien­te­men­te, Com­pa­dre in­ves­ti­gó una plan­ta en Ecua­dor. La ini­cia­ti­va par­tió de pro­fe­so­res de la uni­ver­si­dad ecua­to­ria­na que hi­cie­ron una alian­za con la Uni­ver­si­dad de Ar­kan­sas.

Se tra­ta de un com­pues­to que pro­te­ge con­tra la ra­dia­ción de to­do ti­po, co­mo los ra­yos X y la ra­dia­ción elec­tro­mag­né­ti­ca. Es útil pa­ra pro­te­ger los te­ji­dos nor­ma­les de quie­nes va­yan a re­ci­bir ra­dio­te­ra­pia. Se toma oral­men­te y el pro­duc­to pro­te­ge la piel y los ojos con­tra la ra­dia­ción.

El pro­duc­to ha si­do pa­ten­ta­do. Es una pa­ten­te con­jun­ta en­tre Ecua­dor y Es­ta­dos Uni­dos. La hier­ba cre­ce en Ecua­dor, se pro­ce­sa en el país y ahí mis­mo se pro­du­ce la ma­te­ria pri­ma. “¿Qué sen­ti­do tie­ne im­por­tar cien­tos de ki­los de plan­tas to­dos los días y pa­gar fle­te, si se pue­de ha­cer to­do en el mis­mo lu­gar?” —se pre­gun­ta el in­ves­ti­ga­dor—. “Ade­más, si es­to no se desa­rro­lla en los paí­ses don­de cre­cen, las plan­tas se van a aca­bar. A na­die le va a im­por­tar pre­ser­var y cui­dar la bio­di­ver­si­dad si no pue­den co­mer”.

Mo­de­lo con­jun­to

Se­gún ex­pli­ca Com­pa­dre, el in­te­rés de la Uni­ver­si­dad de Ar­kan­sas con­sis­te en rea­li­zar prác­ti­cas equi­ta­ti­vas y ho­nes­tas con el lu­gar don­de se desa­rro­llan los com­pues­tos. Siem­pre exis­te la pre­sión de de­cir “tú no te preo­cu­pes, sa­ca­mos el co­no­ci­mien­to de otras par­tes del mun­do y lo pro­du­ci­mos don­de sea más ba­ra­to”. No fun­cio­na así. La in­ten­ción de los in­ves­ti­ga­do­res es ser par­te de un des- arro­llo com­par­ti­do en­tre in­ver­sio­nis­tas y el país don­de cre­ce una de­ter­mi­na­da plan­ta. El com­pro­mi­so abar­ca tam­bién la in­ves­ti­ga­ción con­jun­ta y la for­ma­ción del in­ves­ti­ga­dor.

Com­pa­dre tie­ne más de 70 pa­ten­tes re­la­cio­na­das con bio­com­pues­tos. Una de ellas es una so­lu­ción de amo­nio cua­ter­na­rio que se po­ne en con­tac­to con pro­duc­tos ali­men­ti­cios pa­ra evi­tar el crecimiento de mi­cro­bios. El pro­duc­to se de­be ro­ciar o ne­bu­li­zar al me­nos du­ran­te una dé­ci­ma de se­gun­do pa­ra eliminar los mi­cro­or­ga­nis­mos, que lue­go caen y de­jan al ali­men­to to­tal­men­te ino­cuo.

Se­gún la pa­ten­te, los ali­men­tos que pue­den tra­tar­se con es­te mé­to­do son pro­duc­tos de car­ni­ce­ría, fru­tos del mar, fru­tas, pro- duc­tos lác­teos, ali­men­tos y bo­ca­di­llos pa­ra mascotas. En reali­dad, se pue­de apli­car ca­si en cual­quier ali­men­to que re­ten­ga su apa­rien­cia y tex­tu­ra des­pués de usar el ae­ro­sol.

Es­te des­cu­bri­mien­to se usa en el 30% de las plan­tas de pro­duc­ción de po­llo en Es­ta­dos Uni­dos. “El pro­ble­ma de la sal­mo­ne­lla se acabó”, di­ce Com­pa­dre. Al­gu­nas plan­tas de pro­duc­ción en Mé­xi­co tam­bién usan el pro­duc­to, co­mer­cia­li­za­do por Sa­fe Foods. Es­ta pa­ten­te ha per­mi­ti­do a la Uni­ver­si­dad de Ar­kan­sas ob­te­ner sie­te mi­llo­nes de dó­la­res en re­ga­lías. To­do ese di­ne­ro se uti­li­za pa­ra apo­yar más in­ves­ti­ga­cio­nes.

Con Ecua­dor, crea­ron un ae­ro­sol que eli­mi­na bac­te­rias. Se usa en las pro­ce­sa­do­ras de po­llo

Si la plan­ta es­tá un país y se investiga en EEUU, se tra­mi­ta una pa­ten­te con­jun­ta

Un far­ma­céu­ti­co que in­te­gra un equi­po de salud me­jo­ra la aten­ción al pa­cien­te

Las in­fu­sio­nes in­ter­ac­túan con me­di­ca­men­tos. So­lo los bioquímicos lo sa­ben

No es se­cre­to…

La in­for­ma­ción so­bre al­gu­nos com­pues­tos des­cu­bier­tos du-

ran­te el tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción se ma­ne­jan con cui­da­do. Es fre­cuen­te que las per­so­nas, al es­cu­char que se ob­tu­vo al­gu­na sus­tan­cia con­tra cual­quier en­fer­me­dad, se lan­cen a to­mar in­fu­sio­nes sin co­no­cer la do­sis o las in­ter­ac­cio­nes con los me­di­ca­men­tos.

Ha su­ce­di­do que un pa­cien­te que re­ci­bió tras­plan­te re­nal re­cha­zó el ór­gano y fue ne­ce­sa­rio rea­li­zar­le un se­gun­do tras­plan­te, que tam­bién re­cha­zó. El pa­cien­te es­ta­ba to­man­do in­fu­sio­nes que blo­quea­ban la ac­ción de los me­di­ca­men­tos que im­pe­dían el re­cha­zo. El pa­cien­te mu­rió.

La ne­ce­si­dad de cu­rar­se es tan­ta que cual­quier ru­mor se toma co­mo es­pe­ran­za. En el ca­so del te­jo del Pa­cí­fi­co, se des­cu­brió en los años 60 que el pa­cli­ta­xel que tie­ne su cor­te­za te­nía efec­tos an­ti­can­ce­ro­sos. La­men­ta­ble­men­te, se re­quie­ren dos ár­bo­les pa­ra cu­rar a una so­la per­so­na, y ca­da ár­bol tar­da cien años en cre­cer. Una em­pre­sa far­ma­céu­ti­ca lo­gró desa­rro­llar un sis­te­ma al­ter­na­ti­vo pa­ra ob­te­ner el pa­cli­ta­xel a par­tir de otra sus­tan­cia si­mi­lar que es­tá en el te­jo eu­ro­peo, un ár­bol más abun­dan­te que el te­jo del Pa­cí­fi­co. La em­pre­sa re­gis­tró el com­pues­to con el nom­bre co­mer­cial de Ta­xol, que em­pe­zó a ven­der­se des­de 1992 pa­ra com­ba­tir el cán­cer de ma­ma, de ova­rios y de pul­món. Las plan­tas ela­bo­ra­ron esas sus­tan­cias ha­ce mi­llo­nes de años pa­ra de­fen­der­se de la in­va­sión de otras.

Esas sus­tan­cias son ahora pro­ce­sa­das por los bioquímicos pa­ra sal­var nues­tras vi­das.

Keith Ol­sen, de­cano de Far­ma­cia de la Uni­ver­si­dad de Ar­kan­sas, y el in­ves­ti­ga­dor Cé­sar Com­pa­dre, en los mó­du­los de la UAGRM.

Se ne­ce­si­tan dos ár­bo­les pa­ra cu­rar de cán­cer a una per­so­na. El pro­ble­ma es que el te­jo del Pa­cí­fi­co de­mo­ra más de cien años en cre­cer.

1

HE­LEN RA­MÍ­REZ

3

4

2

1. Equi­po. Ol­sen y Com­pa­dre con Blan­ca Blan­ca Ele­na Sal­da­ña y Ni­dia So­ria Me­di­na, de­ca­na y sub­de­ca­na de Far­ma­cia de la UAGRM.

2. Con­fe­ren­cia. Es­tu­dian­tes y pro­fe­so­res es­cu­cha­ron a Ol­sen. Ha­bló so­bre des­cu­bri­mien­to de fár­ma­cos e his­to­ria de la edu­ca­ción far­ma­céu­ti­ca.

3. San Ig­na­cio. En un la­bo­ra­to­rio mon­ta­do rá­pi­da­men­te en es­ta po­bla­ción chi­qui­ta­na. Am­bos vi­si­ta­ron es­ta po­bla­ción pa­ra co­no­cer plan­tas.

4. Cor­te­za. El pa­cli­ta­xel, usa­do con­tra el cán­cer, fue des­cu­bier­to por un bo­tá­ni­co y otro des­cu­brió có­mo ob­te­ner­lo más rá­pi­da­men­te.

5

5. Dul­ce. Com­pa­dre es­tu­dió una plan­ta re­gis­tra­da en una ex­pe­di­ción cien­tí­fi­ca rea­li­za­da du­ran­te la co­lo­nia. Es 1.500 más dul­ce que el azú­car. Se lla­ma Lip­pia­dul­cis.

HE­LEN RA­MÍ­REZ

7

7. Sa­bo­res. Los an­ti­guos so­lían cla­si­fi­car a las plan­tas en ca­lien­tes, fres­cas, dul­ces, sa­la­das y amar­gas.

HE­LEN RA­MÍ­REZ

6

6. Na­tu­ris­ta. Fran­cis­co Ma­ma­tá, na­tu­ris­ta de San Ig­na­cio, mues­tra a los in­ves­ti­ga­do­res un ár­bol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.