Ci­mon, com­pa­ñe­ro de vue­lo Pri­me­ra mi­sión es­pa­cial de un ro­bot pa­ra asis­tir a un as­tro­nau­ta

Ex­plo­ra­ción. La prue­ba co­men­zó días atrás en la Es­ta­ción Es­pa­cial. La es­fe­ra es­tá pro­gra­ma­da pa­ra re­co­no­cer y tra­ba­jar con un tri­pu­lan­te ale­mán

El Deber - Extra (Bolivia) - - CIENCIA Y VIDA - EL DE­BER/AFP

Un ro­bot con in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y for­ma de pe­lo­ta, apo­da­do ‘ce­re­bro vo­la­dor’ y en­tre­na­do pa­ra tra­ba­jar con un as­tro­nau­ta ale­mán, lle­gó a la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal (EEI) ha­ce 10 días, a bor­do de la cápsula Dra­gon, de la com­pa­ñía Spa­ceX.

La de­ci­mo­quin­ta mi­sión de reaba­te­ci­mien­to de la EEI a car­go de Spa­cex tie­ne hi­tos pa­ra ser re­cor­da­da: la en­tra­da en fun­cio­nes del ro­bot, la re­uti­li­za­ción de la nave Dra­gón y del cohe­te trans­por­ta­dor Fal­con 9, la ins­ta­la­ción de una mano de re­pues­to pa­ra el bra­zo ro­bó­ti­co de la es­ta­ción, un ex­pe­ri­men­to so­bre el es­trés de las plan­tas y un es­tu­dio con­tra el cán­cer.

Una prue­ba his­tó­ri­ca

Sin em­bar­go, y aun­que mo­des­ta en sus ca­pa­ci­da­des en es­ta pri­me­ra ver­sión de cam­po, la pie­za clave en­tre el ma­te­rial que lle­vó Dra­gon es un apa­ra­to del ta­ma­ño de una pe­lo­ta de ba­lon­ces­to lla­ma­do Ci­mon (si­glas en in­glés de Com­pa­ñe­ro Mó­vil In­ter­ac­ti­vo de la Tri­pu­la­ción).

Se­gún Man­fred Jau­mann, di­rec­ti­vo de su fa­bri­can­te, Air­bus, es un ‘ce­re­bro vo­la­dor’, una má­qui­na que ha­ce re­cor­dar pa­res en­tre hu­mano y compu­tado­ra, que a lo lar­go de dé­ca­das de ci­ne de cien­cia fic­ción se com­ple­men­ta­ron en el con­trol de na­ves de trans­por­te, ca­zas re­bel­des y otros ar­ti­fi­cios.

La ac­ti­va­ción de Ci­mon re­pre­sen­ta­rá “un mo­men­to his­tó­ri­co”, pues se­rá el pri­mer ro­bot de su ti­po en in­ter­ac­tuar con per­so­nas en el es­pa­cio, di­jo Ch­ris­tian Ka­rrasch, je­fe de pro­yec­tos en el Cen­tro Ae­ro­es­pa­cial Ale­mán.

Ci­mon fue en­tre­na­do pa­ra re­co­no­cer la voz y la ca­ra de Ale­xan­der Gerst, un geo­fí­si­co de la Agen­cia Eu­ro­pea Es­pa­cial de 42 años.

Flo­tan­do a la al­tu­ra de los ojos de los as­tro­nau­tas, pue­de de­tec­tar con su cá­ma­ra fron­tal si la per­so­na que tie­ne en­fren­te es Gerst u otra per­so­na. Tam­bién fue di­se­ña­do pa­ra in­ter­pre­tar el es­ta­do emo­cio­nal de Gerst y obe­de­cer sus co­man­dos de voz.

Cuen­ta con una de­ce­na de pro­pul­so­res que lo ayu­dan a evi­tar cho­ques mien­tras flo­ta en el mó­du­lo Co­lum­bus del la­bo­ra­to­rio es­pa­cial. Aun­que los seis tri­pu­lan­tes de la EEI pue­den ha­blar con Ci­mon (en in­glés), fue en­tre­na­do pa­ra tra­ba­jar me­jor con Gerst.

El prin­ci­pal ob­je­ti­vo de es­te vue­lo se­rá de­mos­trar si la tec­no­lo­gía de­trás de Ci­mon fun­cio­na, pues el ro­bot guia­rá a Gerst en va­rios pro­ce­di­mien­tos, in­clu­so mos­trán­do­le fotos y vi­deos si así lo re­quie­re.

Gerst tam­bién po­drá pre­gun­tar­le co­sas más allá del sim­ple pro­ce­di­mien­to del que es­tén ha­blan­do. Ci­mon es­tá equi­pa­do con un mi­cró­fono, una cá­ma­ra in­fra­rro­ja, dos ba­te­rías y, qui­zás lo más im­por­tan­te, un botón of­fli­ne.

Una vez ac­ti­va­do ese fue­ra de lí­nea, na­da de lo que Gerst di­ga se trans­fie­re al ser­vi­dor de IBM en la Tie­rra. Cuan­do se en­cien­de, las gra­ba­cio­nes de voz se reac­ti­van.

El ci­ne lo ade­lan­tó, pe­ro el tiem­po di­rá qué tan­to los ro­bots se in­te­gran a la ex­plo­ra­ción es­pa­cial.

LOREM IP­SUM

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.