Có­mo ha­blar con ADO­LES­CEN­TES

So­bre to­dos los te­mas, di­cen los ex­per­tos. Lo que no ha­blen con los pa­dres, lo bus­ca­rán con otras per­so­nas. Al­gu­nas cla­ves con­sis­ten en es­cu­char mu­cho, no reac­cio­nar con enojo y de­jar un tiem­po sin dis­trac­cio­nes pa­ra con­ver­sar.

El Deber - Extra (Bolivia) - - VIDA Y FAMILIA -

Re­sul­ta com­pli­ca­do dar una re­ce­ta cla­ra pa­ra co­mu­ni­car­se con los ado­les­cen­tes. Ca­da pa­dre pue­de te­ner una es­tra­te­gia que se ajus­ta me­jor a sus hi­jos, que ade­más sue­len ser dis­tin­tos. Una pu­bli­ca­ción de Men­tal Health Ame­ri­ca, en la que par­ti­ci­pan ex­per­tos y pa­dres, su­gie­re una lis­ta de pa­sos que co­mien­za así:

Re­ser­ve un buen tiem­po. Es im­por­tan­te dar­se un tiem­po pa­ra es­tar jun­tos sin nin­gu­na pre­sión. Sin una ac­ti­vi­dad pen­dien­te que apre­mie, se pue­de em­pe­zar a ha­blar mien­tras co­ci­nan, o se pue­de sa­lir a ca­mi­nar o sa­lir a dar una vuel­ta en el au­to.

Ob­ser­va­ción. De­je sa­ber a su hi­jo o hi­ja ado­les­cen­te al­go que ha no­ta­do en su com­por­ta­mien­to. Há­ga­lo de tal for­ma que no se sien­ta juz­ga­do. Co­mén­te­le que ha no­ta­do, por ejem­plo, que ya no ha­bla fre­cuen­te­men­te con sus ami­gos o que su tra­ba­jo es­co­lar ha si­do des­cui­da­do.

El tiem­po sin ha­blar

Es una es­tra­te­gia útil. In­ver­tir tiem­po es­cu­chan­do es una for­ma efi­caz pa­ra des­cu­brir qué pro­ble­mas de­ben ser con­si­de­ra­dos. No es ra­ro que mien­tras me­nos con­se­jos se ofrez­can, más pi­da el ado­les­cen­te. Es­cu­char ac­ti­va­men­te y sin in­te­rrum­pir, y ade­más en un lu­gar sin dis­trac­cio­nes es muy pro­duc­ti­vo.

El me­jor mo­men­to. Hay ado­les­cen­tes que es­tán pre­dis­pues­tos a con­ver­sar ni bien sa­len del co­le­gio. Si ese es el ca­so, apro­ve­che los mi­nu­tos de trans­por­te pa­ra con­ver­sar de cual­quier te­ma. Qui­zá el me­jor mo­men­to se pro­duz­ca al lle­gar a la ca­sa.

Acuer­dos pre­vios. Si se han se­gui­do los con­se­jos de la ma­yor aso­cia­ción de pa­dres y maes­tros del mun­do (Kids­health), la dis­ci­pli­na en la ado­les­cen­cia de­be ser so­lo un asun­to de apli­ca­ción de acuer­dos que vie­nen des­de la in­fan­cia. Sin em­bar­go, co­mo en es­ta fa­se son más no­to­rias las di­fe­ren­cias en­tre pa­dres e hi­jos, hay que acor­dar al­gu­nos he­chos. Por ejem­plo, la ho­ra de lle­ga­da. Qui­zá la re­gla de lle­gar a la mis­ma ho­ra to­dos los días pue­de fle­xi­bi­li­zar­se du­ran­te los fi­nes de se­ma­na. O, si su hi­jo de­ci­de al­go que cla­ra­men­te lo per­ju­di­ca­rá, tra­ce el lí­mi­te y ofrez­ca una so­lu­ción: en lu­gar de aban­do­nar una cla­se, ofrez­ca ayu­da adi­cio­nal.

Ojo con las reac­cio­nes. La co­no­ci­da Guía Ju­ve­nil (se en­cuen­tra en in­ter­net con ese nom­bre) acon­se­ja no reac­cio­nar con gri­tos y enojo cuan­do le cuen­tan al­go. Lo me­jor es pre­gun­tar “¿Qué pen­sás de lo que hi­cis­te?” an­tes de es­ta­llar. Su enojo so­lo ha­rá que el ado­les­cen­te se en­cie­rre, y es ya muy sa­bi­do que tien­den a en­ce­rrar­se en sí mis­mo.

Esos te­mas

Se­xua­li­dad. Se preo­cu­pan mu­cho por su se­xua­li­dad. Se pue­de em­pe­zar ha­blan­do de te­mas ge­ne­ra­les. Un programa de ani­ma­les en la TV, por ejem­plo, es un buen pun­to de par­ti­da. En es­te mo­men­to, ha­cer pre­gun­tas y es­cu­char es crí­ti­co pa­ra rom­per el hie­lo. Tam­po­co se de­be dar al te­ma un tono muy se­rio, por­que los ado­les­cen­tes sue­len de­tes­tar los ‘mo­men­tos so­lem­nes’. Co­mén­te­les que sa­ben que en al­gún mo­men­to ten­drán una ex­pe­rien­cia re­la­cio­na­da con su se­xua­li­dad, y que bus­ca que es­tén emo­cio­nal­men­te pre­pa­ra­dos pa­ra no te­ner fal­sas ex­pec­ta­ti­vas.

Emo­cio­nes. Pre­gun­tar­les por qué se sien­ten enoja­dos o ale­gres ayu­da a po­ner en pers­pec­ti­va una emo­ción y a ma­ne­jar­la me­jor.

Asun­tos crí­ti­cos. Di­ga­mos, las dro­gas. O el bull­ying. Es me­jor ha­blar­los cons­tan­te­men­te, sin for­zar­los. Si se los obli­ga, el te­ma ra­ra vez pros­pe­ra.

Con­fian­za. Si le con­fía un de­ta­lle, no lo di­vul­gue, por­que se­rá la úl­ti­ma vez que lo ha­ga.

Par­ti­ci­pa­ción. Per­mi­ta que su­gie­ran si­tios pa­ra via­jar, cuén­te­les al­gu­nos de­ta­lles del tra­ba­jo y so­bre to­do, no eva­da nin­gún te­ma. La in­for­ma­ción que no dis­cu­tan con los pa­dres la en­con­tra­rán en otros lu­ga­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.