SOLEDAD NO DESEA­DA

En la ter­ce­ra edad. Es una eta­pa vul­ne­ra­ble, en la que un adul­to ma­yor, más de­pen­dien­te que nun­ca fí­si­ca­men­te, pue­de ser ob­je­to de aban­dono, de­pre­sión e in­clu­so de si­tua­cio­nes de abu­so. Un es­ce­na­rio fa­mi­liar positivo tie­ne el po­der de ha­cer­lo blan­co del m

El Deber - Extra (Bolivia) - - MIRADOR -

No to­dos tie­nen la suer­te de Ly­ders. ‘Pas­tor’, ex­be­ne­mé­ri­to, ocu­pa­ba un cuar­to con puer­ta a la ca­lle, en lo que al­gu­na vez fue su cén­tri­ca ca­sa. Fue vul­ne­ra­ble a to­do ti­po de ro­bos, has­ta de su ro­pa, y de mi­la­gro no in­cen­dia­ba la ca­sa con una co­ci­na que pa­re­cía ad­qui­ri­da en su épo­ca de com­ba­tien­te, mien­tras que sus he­re­de­ros ra­di­ca­ban en otro país.

La sicóloga Kat­he­ri­ne Suá­rez, que apo­ya con char­las en ho­ga­res del adul­to ma­yor, di­ce que al ha­blar con ellos, des­cu­bre tris­te­za y aban­dono, pe­ro so­bre to­do ne­ce­si­dad de que uno se in­tere­se por sus asun­tos. “Mu­chos son de es­ca­sos re­cur­sos y vi­ven en pé­si­mas con­di­cio­nes, a ve­ces quie­ren ne­gar­lo, pe­ro ter­mi­nan re­co­no­cien­do que al­gu­nos fa­mi­lia­res se mo­les­tan cuan­do se ori­nan, y que ade­más no los vi­si­tan”, cuen­ta.

Se­gún la te­ra­peu­ta, es­ta so­cie­dad va­lo­ra po­co a sus an­cia­nos, “al­gu­nos los to­man co­mo una car­ga social, de ahí la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.