2

El Deber - Extra (Bolivia) - - PORTADA -

La Cruz Ro­ja y los sis­te­mas de sa­lud co­lap­sa­ron. Se prohi­bía to­ser y es­tor­nu­dar en pú­bli­co. so­bre­vi­vie­ron. Ellos fue­ron los afor­tu­na­dos: Lei­ces­ter fue par­ti­cu­lar­men­te gol­pea­do, con más muer­tes que na­ci­mien­tos en 1918.

Apro­xi­ma­da­men­te una de ca­da cua­tro muer­tes en la ciu­dad ese año se atri­bu­yó a la in­fluen­za.

“Los cor­te­jos fú­ne­bres iban uno atrás de otro por la ciu­dad”, es­cri­bió el hi­jo del mi­nis­tro bau­tis­ta en 1973. “A me­nu­do ha­bía más de un ataúd en una ca­rro­za fú­ne­bre. Las tum­bas se usa­ban pa­ra en­te­rrar a más de una per­so­na, es­pe­cial­men­te cuan­do más de un miem­bro de la fa­mi­lia eran víc­ti­mas al mis­mo tiem­po”, re­la­tó.

¿Pue­de re­pe­tir­se?

La po­bla­ción del mun­do ese año era de 1.825 mi­llo­nes de per­so­nas; de ellas en­fer­ma­ron de gri­pe en­tre 800 y 1.000 mi­llo­nes y mu­rie­ron en­tre 40 y 50 mi­llo­nes. En unos po­cos me­ses pro­vo­có el fa­lle­ci­mien­to del 2,5% de la po­bla­ción mun­dial”.

¿Po­dría un vi­rus H1N1 si­mi­lar al de 1918 re­apa­re­cer y cau­sar otra vez una pan­de­mia? El Cen­tro de Con­trol y Pre­ven­ción de En­fer­me­da­des ( CDC, por sus si­glas en in­glés) con­si­de­ra que es im­po­si­ble pre­de­cir­lo con cer­te­za, pe­ro la pro­ba­bi­li­dad de que re­sur­ja de una fuen­te na­tu­ral es re­mo­ta. “So­lo si se pro­du­je­ra una si­tua­ción ex­tre­ma, co­mo la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, es­ta­ría­mos en las mis­mas con­di­cio­nes y po­dría apa­re­cer una pan­de­mia gri­pal de aque­lla en­ver­ga­du­ra”, in­di­ca el ex­per­to Er­ko­re­ka.

Sil­via Ro­jo Re­llo, es­pe­cia­lis­ta del Hospital Clí­ni­co Uni­ver­si­ta­rio de Va­lla­do­lid, con­si­de­ra que a pe­sar del co­no­ci­mien­to que hoy te­ne­mos de los dis­tin­tos ti­pos y sub­ti­pos del vi­rus, es di­fí­cil pre­ver cuán­do se pro­du­ci­rá una nue­va pan­de­mia.

“Lo que sí es cier­to es que es­ta­ría­mos me­jor pre­pa­ra­dos. To­dos los avan­ces en el des­cu­bri­mien­to

del vi­rus -que ha­ce 100 años no co­no­cía­mos-, en el diag­nós­ti­co y en la ex­pe­rien­cia de tra­ta­mien­to ha­cen po­si­ble un me­jor abor­da­je de la en­fer­me­dad y un des­cen­so de la mor­bi­li­dad y mor­ta­li­dad”.

No obs­tan­te, pa­ra el ex­per­to vas­co, el ta­lón de Aqui­les sería el co­lap­so que se pro­du­ci­ría en los ser­vi­cios de sa­lud an­te una emer­gen­cia de es­te ti­po. Es de­cir, si el 50% de la po­bla­ción en­fer­ma­ra de gri­pe en un pe­río­do de tres se­ma­nas, co­mo ocu­rrió en 1918.

Pa­ra prevenir y con­tro­lar ade­cua­da­men­te la en­fer­me­dad, la prin­ci­pal me­di­da es la va­cu­na an­ti­gri­pal. Se­gún Am­pa­ro La­rrau­ri, del Cen­tro Na­cio­nal de Epi­de­mio­lo­gía, “es se­gu­ra y efec­ti­va y re­du­ce el ries­go de com­pli­ca­cio­nes gra­ves e in­clu­so la muer­te, es­pe­cial­men­te en gru­pos de al­to ries­go”.

La im­por­tan­cia de co­no­cer los ti­pos y sub­ti­pos cir­cu­lan­tes ayu-

da a es­tu­diar la efec­ti­vi­dad de la va­cu­na y a es­ti­mar có­mo se­rá la epi­de­mia anual.

Se­gún La­rrau­ri, la efec­ti­vi­dad de la va­cu­na fren­te a los vi­rus A(H1N1)pdm09 y B -dos de los vi­rus que hoy cir­cu­lan ha­bi­tual­men­te en el mun­do- es mo­de­ra­da, en­tre un 50 y 60% en es­tu­dios que mi­den la pro­tec­ción de la va­cu­na en con­di­cio­nes reales en­tre la po­bla­ción.

Y fren­te al vi­rus A( H3N2) es me­nos óp­ti­ma en al­gu­nas tem­po­ra­das, de­pen­dien­do de fac­to­res co­mo su ca­pa­ci­dad pa­ra su­frir cam­bios ge­né­ti­cos y an­ti­gé­ni­cos (que di­fi­cul­tan al sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio la de­fen­sa).

¿Pue­de re­pe­tir­se?

Pe­ter Pa­le­se, di­rec­tor del de­par­ta­men­to de Mi­cro­bio­lo­gía de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na Icahn en Mount Si­nai (EE UU), con­si­de­ra que los dos cues­tio­nes más im­por­tan­tes pa­ra lo­grar una va­cu­na uni­ver­sal con­tra el vi­rus de la gri­pe son si el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio hu­mano in­du­ci­ría una res­pues­ta pro­tec­to­ra si­mi­lar a la que se ob­ser­va en los ani­ma­les, y si es­ta sería du­ra­de­ra du­ran­te dé­ca­das en los hu­ma­nos.

In­clu­so cuan­do la efec­ti­vi­dad no es óp­ti­ma, la va­cu­na pre­vie­ne una pro­por­ción muy im­por­tan­te de hos­pi­ta­li­za­cio­nes, com­pli­ca­cio­nes gra­ves y mor­ta­li­dad re­la­cio­na­da, es­pe­cial­men­te en las per­so­nas ma­yo­res y gru­pos vul­ne­ra­bles”

Re­cien­te­men­te, un equi­po de in­ves­ti­ga­ción de la Uni­ver­si­dad de Manitoba ha en­con­tra­do que lo que ma­ta­ba a la gen­te en 1918 no era el vi­rus, sino la res­pues­ta in­mu­no­ló­gi­ca. Esa res­pues­ta cau­sa una in­fla­ma­ción que oca­sio­na una ma­si­va li­be­ra­ción de flui­dos que lle­ga a los pul­mo­nes y prác­ti­ca­men­te aho­ga al cuer­po des­de den­tro. Al­go pa­re­ci­do su­ce­dió con la epi­de­mia de gri­pe H1N1 de 2009.

Mo­vi­li­za­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.