2

El Deber - Extra (Bolivia) - - PORTADA -

ne quien tu­vo que tra­ba­jar con un equi­po que in­vo­lu­cró a 6.000 ex­tras, en el con­tex­to de 1920 a 1940.

Rey­nal­do tie­ne di­se­ña­da su pro­pia es­tra­te­gia. Co­mo pro­duc­tor es­tá en­fo­cán­do­se en tres di­vi­sio­nes: “La pri­me­ra con­sis­te en desa­rro­llar con­te­ni­do bo­li­viano; la se­gun­da en co­nec­tar a Bo­li­via con es­tu­dios, ac­to­res de re­nom­bre e in­ver­sio­nis­tas; y la ter­ce­ra en ven­der el con­te­ni­do bo­li­viano, ya sea a ca­de­nas de ci­ne o a dis­tri­bui­do­ras”, de­ta­lla.

Tie­ne cla­ro el po­der de la dis­tri­bu­ción a la ho­ra de es­tar en la lis­ta de re­co­no­ci­mien­tos. Cuan­do lle­gó con Our brand is cri­sis a Ca­na­dá, y co­no­ció a gen­te de la aca­de­mia, su­po que ellos es­ta­ban muy im­pre­sio­na­dos con el tra­ba­jo rea­li­za­do, pe­ro le di­je­ron que si la pe­lí­cu­la hu­bie­ra te­ni­do un buen re­co­no­ci­mien­to en los ci­nes, ha­bía la po­si­bi­li­dad de ser re­co­no­ci­dos por la aca­de­mia, él co­mo ac­tor se­cun­da­rio. “No fue esa la si­tua­ción y la pe­lí­cu­la fue éxi­to en las ca­de­nas te­le­vi­si­vas, en los avio­nes, no en los ci­nes”.

Bo­li­via de­be­ría

Cuan­do se le con­sul­ta qué re­quie­re Bo­li­via pa­ra bri­llar en una ga­la de los Ós­car, Rey­nal­do di­ce que pri­me­ro hay que en­ten­der que el ci­ne es una pro­fe­sión muy se­ria. “Cons­tan­te­men­te voy co­no­cien­do ar­tis­tas bo­li­via­nos, ci­neas­tas que quie­ren in­cur­sio­nar sin una pre­pa­ra­ción, ya sea es­cri­bien­do guio­nes o ac­tuan­do, o di­ri­gien­do. Es­to es ex­tre­ma­da­men­te com­pe­ti­ti­vo, yo sien­to que en Bo­li­via fal­ta en­ten­der eso, que pa­ra es­cri­bir un guion hay que es­tu­diar años de años, ha­blo más del es­cri­tor por­que sien­to que es lo que más ne­ce­si­ta­mos en Bo­li­via”, re­fle­xio­na.

A los ac­to­res los exhorta a es­tar cons­tan­te­men­te au­di­cio­nan­do, “ese es el ver­da­de­ro tra­ba­jo del ac­tor, au­di­cio­nar (lo di­ce tres ve­ces), pa­ra que los di­rec­to­res de Con el re­par­to y pro­duc­ción de Our brand is cri­sis

Fue su com­pa­ñe­ra de es­ce­nas en la ma­yor par­te de la pe­lí­cu­la

cas­ting es­tén al tan­to, y ca­da au­di­ción es super im­por­tan­te por­que si no lle­va a ese tra­ba­jo bus­ca­do, pue­de lle­var al si­guien­te. Tam­bién hay que en­ten­der que es­to es una ca­rre­ra de free lan­ce, co­mo la ar­qui­tec­tu­ra y mu­chas in­ge­nie­rías en las que lle­gan pro­yec­to por pro­yec­to, en­ton­ces es su­ma­men­te im­por­tan­te man­te­ner­se ocu­pa­do en­tre pro­yec­tos, ya sea es­cri­bien­do guio­nes, pro­du­cien­do, es­cri­bien­do obras de tea­tro, es­tu­dian­do o dan­do cla­ses”, di­ce quien ha da­do cur­sos pri­va­dos de ac­tua­ción a Ken­dall Jen­ner, a Ca­mi­la Mo­rro­ne (hi­jas­tra de Al Pacino y no­via de Leo­nar­do Dica­prio) y otras ce­le­bri­da­des.

Tam­bién es cons­cien­te de que ha­ber tra­ba­ja­do con ga­na­do­res o no­mi­na­dos a los pre­mios Ós­car no so­lo le dio pa­les­tra, sino la po­si­bi­li­dad de apren­der de los gran­des. “Tra­ba­jar con Ch­ris­top­her Plum­mer en Beg­gi­ners me abrió las puer­tas y tam­bién de­mos­tró a Holly­wood mi pre­pa­ra­ción ac­to­ral de mu­chos años. De su ex­pe­rien­cia con San­dra Bu­llock, por ejem­plo, sa­có pro­ve­cho: “Ella po­ne un co­medy ti­ming, co­mo di­cen allá, un tiem­po de co­me­dia. En Ch­ris­top­her Plum­mer ob­ser­vé que tie­ne un sub­tex­to muy es­pe­cí­fi­co. Er­nest Bor­gni­ne es muy es­pon­tá­neo cuan­do im­pro­vi­sa, y de la mis­ma for­ma he apren­di­do de los otros ac­to­res, en­ton­ces ese es más mi in­te­rés de tra­ba­jar con esas per­so­nas y ver su pro­ce­so ac­to­ral, y có­mo ellos desa­rro­llan un mar­co de na­rra­ción, un per­so­na­je, sus in­ten­cio­nes, ac­cio­nes, etc.”, re­co­no­ce. An­tes y du­ran­te la gue­rra del Cha­co se sus­pen­dió to­da ac­ti­vi­dad de­por­ti­va. Las cró­ni­cas de esa épo­ca (1933) de la re­vis­ta Oro y Ne­gro, que era un ór­gano ofi­cial del Club The Stron­gest, re­fres­can la his­to­ria con in­tere­san­tes pá­rra­fos.

“Vie­ne lue­go el mo­men­to en que el cla­ri­na­zo de gue­rra lla­ma ba­jo ban­de­ras a los hi­jos de es­ta tie­rra y a quie­nes les to­ca con­cu­rrir a la ci­ta de ho­nor se alis­tan en las fi­las del ejér­ci­to pa­ra cum­plir el de­ber im­pues­to, y los que que­dan tra­ba­jan in­ce­san­te­men­te en be­ne­fi­cio de los que ofren­dan sus vi­das por la cau­sa de la Pa­tria. Y si en los campos del de­por­te The Stron­gest se des­ta­ca, en la eta­pa de­ci­si­va de la vi­da ins­ti­tu­cio­nal del país se mues­tra cla­ro y con­tun­den­te, no des­cui­da la obli­ga­ción que se ha im­pues­to y es así co­mo se or­ga­ni­za un Ba­zar en be­ne­fi­cio de los pri­sio­ne­ros de gue­rra y de las fa­mi­lias de los mo­vi­li­za­dos, rin­dien­do un pro­duc­to lí­qui­do de Bs 3.050, su­ma en­tre­ga­da a las en­ti­da­des en­car­ga­das de su dis­tri­bu­ción; ins­ta­la un co­rreo gra­tui­to pa­ra aten­ción de los ne­ce­si­ta­dos que du­ran­te más de un año, desafian­do a las epi­de­mias, azo­te de aque­lla épo­ca, sir­ve sin cos­tar un so­lo cen­ta­vo al era­rio na­cio­nal, a to­dos aque­llos que re­quie­ren sus ser­vi­cios. Así es co­mo cum­ple su ani­ver­sa­rio The Stron­gest, vi­si­ta­do por los in­vá­li­dos de gue­rra, que agra­de­ci­dos de­mos­tra­ron su afec­to. Los mis­mos pri­sio­ne­ros, des­de el cau­ti­ve­rio, re­co­no­cie­ron la la­bor de The Stron­gest, en­vian­do un per­ga­mino que cons­ti­tu­ye el me­jor tro­feo de su la­bor du­ran­te la gue­rra del Cha­co. En 1933 una co­lec­ta en­tre los so­cios dio co­mo re­sul­ta­do el agui­nal­do pa­ra los he­ri­dos, tam­bién hu­bo una ker­més, fun­cio­nes tea­tra­les. En la no­ta, de Freddy Opor­to Lenz, por pri­me­ra vez leo que un club ayu­de tan efi­caz­men­te a los dam­ni­fi­ca­dos por la gue­rra.

De­bu­tó co­mo pro­duc­tor de la pe­lí­cu­la bo­li­via­na Fuer­tes, que se es­tre­na­rá es­te año

Quie­re traer a Bo­li­via ac­to­res de re­nom­bre y que el país es­té en los ojos de in­ver­sio­nis­tas

1. Equi­pa­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.