Ener­gía con­tra el DO­LOR

Te­ra­pia pa­ra un equi­li­brio que va más allá del ám­bi­to fí­si­co. Los co­no­ci­mien­tos orien­ta­les so­bre la sa­lud in­te­gral se fu­sio­nan con la sen­si­bi­li­dad pa­ra de­tec­tar pun­tos de blo­queo emo­cio­nal y con mo­vi­mien­tos pre­ci­sos y li­be­ra­do­res de los efec­tos del es­trés

El Deber - Extra (Bolivia) - - PORTADA -

“Voy es­ca­nean­do el cuer­po, que es co­mo una va­si­ja que lle­nas con lo que eli­ges, lo ne­ga­ti­vo o lo po­si­ti­vo. Ca­da pen­sa­mien­to ge­ne­ra una emo­ción, pe­ro vi­vi­mos muy des­co­nec­ta­dos de nues­tro cuer­po, por eso ya ni sen­ti­mos los do­lo­res, por­que el cuer­po es­tu­vo so­me­ti­do por de­ma­sia­do tiem­po a mu­cha ten­sión, eso es lo nor­mal. Las emo­cio­nes se guar­dan en ca­da una de las ten­sio­nes del cuer­po, co­mo ca­pa­ra­zón”, di­ce.

La ho­ra de ma­sa­jes con Clau­dia in­vo­lu­cra los sen­ti­dos del tac­to, el ol­fa­to, la vis­ta, oí­do. In­ter­vie­nen cuen­cos con so­ni­dos re­la­jan­tes, fra­gan­cias, mú­si­ca pa­ra ca­da tem­pe­ra­men­to (ella es­tu­dia a sus pa­cien­tes en ca­da lar­ga char­la in­tro­duc­to­ria), vi­sua­li­za­ción de co­lo­res pa­ra en­fa­ti­zar en los cha­kras que más ayu­da re­quie­ran.

“Ca­da vez que ha­go un ma­sa­je es co­mo si vie­ra una no­ve­la, de­tec­to los blo­queos, lo bo­ni­to es el an­tes y el des­pués por­que con el ma­sa­je des­blo­quear pun­tos es­pe­cí­fi­cos don­de es­tán atra­pa­das las emo­cio­nes, ca­da se­sión es una li­be­ra­ción. La te­ra­pia mis­ma no siem­pre es tan re­la­jan­te por­que los blo­queos ener­gé­ti­cos due­len cuan­do se li­be­ran, pe­ro se sien­te la di­fe­ren­cia emo­cio­nal en el sem­blan­te”, ar­gu­men­ta.

Su ba­se de ope­ra­cio­nes es su ca­sa-quin­ta en La Guardia. En me­dio de un pai­sa­je ver­de de dos hec­tá­reas con irre­gu­la­ri­da­des to­po­grá­fi­cas que re­ga­lan una lin­da vis­ta, una ar­qui­tec­tu­ra con galerías, una am­plia sa­la pa­ra sus pa­cien­tes, mu­ni­da de man­da­las, mú­si­ca re­la­jan­te, un ja­cuz­zi, ca­mi­lla y un par de ma­nos in­can­sa­bles por 60 mi­nu­tos.

Ahí atien­de a hom­bres y mu­je­res, aun­que di­ce que las mu­je­res son más ca­pa­ces de acu­dir a pe­dir au­xi­lio an­te las pri­me­ras se­ña­les de alar­ma, o sim­ple­men­te pa­ra mi­mar­se. “Ca­si siem­pre los va­ro­nes vie­nen cuan­do ya no dan más”, con­fie­sa en tono de bro­ma. Le ha to­ca­do aten­der ni­ños, in­clu­so be­bés, di­ce que con ellos los mo­vi­mien­tos son más sua­ves, con én­fa­sis en los cha­kras, pe­ro ade­más las se­sio­nes du­ran mu-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.