Lo me­nos bo­ni­to de la aven­tu­ra vir­tual

Pri­me­ro la pre­ven­ción

El Deber - Para ellas - - Nota De Tapa -

Es evi­den­te que hay tan­to a fa­vor co­mo en con­tra de es­te jue­go o de esta for­ma de ju­gar, pe­ro es me­jor ser cau­te­lo­sa

SÉ UNA MADRE, TÍA O TUTORA PRE­SEN­TE.-

Des­de que Po­ké­mon Go ha lle­ga­do a nues­tro país y se pa­sea por ca­lles, par­ques y ave­ni­das es­ta­mos em­pe­zan­do a pre­sen­tir las con­se­cuen­cias de esta nue­va fie­bre glo­bal. Las pri­me­ras aler­tas de que los ni­ños lo jue­guen, es res­pec­to a los pe­li­gros a los que se ex­po­nen por no me­dir las con­se­cuen­cias de an­dar co­mo ro­bot sin rum­bo.

Par­ques ur­ba­nos so­li­ta­rios. Ni­ños sin la vi­gi­lan­cia de sus pa­dres pue­den ser pre­sa fá­cil de los de­pre­da­do­res se­xua­les en es­tos es­pa­cios

Es­pa­cios lle­nos de gen­te. Las pla­zas y pla­zue­las don­de hay mul­ti­tu­des tam­bién im­pli­can un ries­go pa­ra los me­no­res ca­za­po­ké­mo­nes

Ave­ni­das de al­to trá­fi­co. Sin me­dir el ries­go, un ni­ño pue­de ha­llar­se en­tre los ani­llos de cir­cun­va­la­ción bus­can­do ‘mons­trui­tos’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.