Va­cu­na e in­fluen­za

Un sa­lu­bris­ta de­rri­ba to­dos los mi­tos so­bre es­ta va­cu­na Te con­ta­mos to­dos los de­ta­lles acer­ca de es­ta do­sis

El Deber - Para ellas - - Página Dos - CA­RO­LI­NA PEÑA EL DE­BER

Las va­cu­nas pa­ra com­ba­tir la in­fluen­za ac­túan pa­ra desa­rro­llar an­ti­cuer­pos, apro­xi­ma­da­men­te dos se­ma­nas des­pués de la in­mu­ni­za­ción; los an­ti­cuer­pos pro­te­gen con­tra la in­fec­ción por me­dio de los vi­rus que in­clu­ye la va­cu­na.

De­bi­do a que el vi­rus pue­de cam­biar cada año, la efec­ti­vi­dad de la va­cu­na va­ría de uno a otro. De­pen­de de cada per­so­na y de la si­mi­li­tud en­tre los vi­rus que in­clu­ye la va­cu­na y los que se di­se­mi­nan en la co­mu­ni­dad.

Ver­dad o mi­to

El res­pon­sa­ble del Pro­gra­ma Am­plia­do de In­mu­ni­za­ción (PAI), Fer­nan­do Gil, di­ce que es to­tal­men­te fal­so que al re­ci­bir la va­cu­na ba­jen las de­fen­sas del or­ga­nis­mo. Al con­tra­rio, au­men­ta las de­fen­sas del sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, re­cal­có y agre­gó que tam­bién es­te vi­rus de la in­fluen­za tie­ne la ca­pa­ci­dad de in­fec­tar tan­to a los humanos co­mo a los ani­ma­les y pro­du­cir­les en­fer­me­da­des que pue­den ser gra­ves en al­gu­nas per­so­nas que pa­de­cen en­fer­me­da­des de ba­se, co­mo ser re­na­les, neu­ro­ló­gi­cas, dia­be­tes, etc.

Có­mo po­de­mos ayu­dar a la po­bla­ción

En pri­mer lu­gar so­mos un pue­blo de al­to ries­go pa­ra con­traer es­te vi­rus, ya que no te­ne­mos una bue­na edu­ca­ción sa­ni­ta­ria, ad­vier­te Gil, in­di­can­do, por ejem­plo, que no nos la­va­mos las ma­nos fre­cuen­te­men­te, que nos he­mos ol­vi­da­do el uso del pa­ñue­lo al to­ser o es­tor­nu­dar y que no te­ne­mos mé­di­cos ni en­fer­me­ras ni cen­tros de sa­lud su­fi­cien­tes; así tam­bién, en los res­tau­ran­tes no siem­pre la­van bien los uten­si­lios, en­tre otros ejem­plos.

El vi­rus se trans­mi­te de per­so­na a per­so­na por con­tac­to fí­si­co y a tra­vés de la sa­li­va y mu­co­si­dad que se eli­mi­nan al to­ser y al es­tor­nu­dar. El con­ta­gio se pro­du­ce ma­yor­men­te en lu­ga­res ce­rra­dos don­de se reúnen mu­chas per­so­nas y es di­fí­cil la ven­ti­la­ción, es de­cir, cines, mer­ca­dos y hos­pi­ta­les, etc. La in- fluen­za se trans­mi­te tam­bién a tra­vés de las ma­nos con­ta­mi­na­das con el vi­rus o con los ob­je­tos que per­ma­ne­cen en con­tac­to di­rec­to con las per­so­nas in­fec­ta­das. El pa­cien­te con in­fluen­za con­ta­gia más o me­nos du­ran­te sie­te días a par­tir del ini­cio de los sín­to­mas. Los niños, en cam­bio, du­ran­te y has­ta dos se­ma­nas eli­mi­nan el vi­rus cada vez que to­sen. El pe­rio­do de in­cu­ba­ción de la in­fluen­za es cor­to va­ría en­tre uno a tres días, lap­so en el que se pre­sen­tan los sín­to­mas de la en­fer­me­dad.

De­bés de re­ci­bir la va­cu­na in­yec­ta­ble con una agu­ja y no por me­dio de un ato­mi­za­dor na­sal, se pue­de ad­mi­nis­trar de di­fe­ren­tes mo­dos. Es­ta va­cu­na se pue­de co- lo­car co­mo in­yec­ción in­tra­mus­cu­lar o in­yec­ción in­tra­dér­mi­ca.

Es cier­to que la me­jor épo­ca pa­ra re­ci­bir la va­cu­na an­ti­gri­pal es an­tes del ini­cio de la tem­po­ra­da de la in­fluen­za (in­vierno), ya que es­ta tar­da al­re­de­dor de dos se­ma­nas en al­can­zar su efec­to com­ple­to; sin em­bar­go, nun­ca es tar­de pa­ra co­lo­cár­se­la.

Las com­pli­ca­cio­nes de la in­fluen­za y la fal­ta de un tratamient­o ade­cua­do han he­cho que la ta­sa de muer­tes por es­ta en­fer­me­dad se in­cre­men­te año tras año. Sue­len ser fre­cuen­tes es­pe­cial­men­te en­tre los lac­tan­tes, los niños pe­que­ños y los que pa­de­cen en­fer­me­da­des cró­ni­cas, los an­cia­nos, las mu­je­res em­ba­ra­za­das y las per­so­nas obe­sas. Por eso de­bés te­ner cuidado con los me­di­ca­men­tos an­ti­gri­pa­les de ven­ta li­bre, ya que pue­den dis­fra­zar la en­fer­me­dad, pe­ro el vi­rus pue­de se­guir ata­can­do. To­ma­lo en­cuen­ta que­ri­da lec­to­ra, la va­cu­na es la me­jor pro­tec­ción con­tra la in­fluen­za.

La va­cu­na no es solo la so­lu­ción, sino tam­bién te­ner y apli­car me­di­das an­ti­hi­gié­ni­cas pa­ra pre­ve­nir el vi­rus

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.