Su his­to­ria en la mo­da

Ca­sa Ro­xa­na No­vias. Mi abue­la Ju­dith Cas­te­do es mi ejem­plo y men­to­ra. Me abrió las puer­tas de la mo­da y so­bre to­do a amar es­te ne­go­cio

El Deber - Para ellas - - Novias -

Su abue­la, Ju­dith Cas­te­do, le abrió las puer­tas de la mo­da y le en­se­ñó a amar el ne­go­cio.

Ju­dith Ca­ro­li­na Pa­ra­da Mén­dez tie­ne una sin­gu­lar his­to­ria en la mo­da, son mu­chas sus anéc­do­tas jun­to a las mu­je­res que la inspiran y dan ejem­plo de tra­ba­jo des­de su pri­me­ra infancia. Aquí com­par­ti­mos su emo­cio­nan­te re­la­to.

Siem­pre sen­tí pasión por la mo­da, cre­cí vien­do a mi abue­la Ju­dith Cas­te­do y a mi ma­dre Ro­xa­na Mén­dez tra­ba­jar pa­ra ves­tir a las per­so­nas. Des­de mis ocho años via­ja­ba jun­to a mi abue­la a rea­li­zar sus com­pras a Ar­gen­ti­na, Es­ta­dos Uni­dos y Pa­rís, en­tre los lu­ga­res que más fre­cuen­te­men­te vi­si­tá­ba­mos has­ta dos ve­ces al año.

To­do con amor Yo que­ría se­guir el mis­mo ca­mino de mi abue­la, siem­pre ha si­do mi me­jor ejem­plo y men­to­ra, to­do lo ha­ce con amor y sin es­pe­rar na­da a cam­bio, ayu­dan­do a tan­tas per­so­nas a em­pe­zar sus pro­pios ne­go­cios ven­dien­do ro­pa. Ella mis­ma las lle­va­ba y en­se­ña­ba qué com­prar y las guia­ba pa­ra ser exi­to­sas. Me de­cía que “el sol sa­le pa­ra to­dos y que to­dos en el ru­bro te­ne­mos que ven­der, nos tie­ne que ir bien”. Ja­más he es­cu­cha­do un co- men­ta­rio ce­lo­so o egoís­ta.

Ver­la dis­fru­tar ca­da via­je, aten­der a sus clien­tes y aco­mo­dar la tien­da to­dos los días es una ins­pi­ra­ción, por eso de­ci­dí es­tu­diar al­go que es­té re­la­cio­na­do con la mo­da. He te­ni­do la suer­te de for­mar­me en Nue­va York. En 2009 me gra­dué en Fas­hion Mar­ke­ting and Ma­na­ge­ment, y cuan­do re­gre­sé a San­ta Cruz em­pe­cé a bus­car un mer­ca­do pa­ra en­fo­car­me. Si bien en ese en­ton­ces se po­dían apre­ciar ves­ti­dos her­mo­sos gra­cias al ta­len­to de nues­tras ma­ra­vi­llo­sas di­se­ña­do­ras na­cio­na­les, el mer­ca­do de los ves­ti­dos de no­via ya con­fec­cio­na­dos es­ta­ba vir­gen en San­ta Cruz . De­ci­dí es­pe­cia­li­zar­me pa­ra brin­dar a to­das las no­vias un lu­gar don­de pue­dan ele­gir el ves­ti­do de sus sue­ños en­tre mil y una op­cio­nes, don­de ten­gan la po­si­bi­li­dad de en­sa­yar­se ca­da uno de los es­ti­los, has­ta en­con­trar uno que de­fi­na su gus­to y que va­ya acor­de a su fi­gu­ra.

Me sien­to or­gu­llo­sa que es­ta la­bor ha si­do to­do un éxi­to, con mu­cho es­fuer­zo y con el apo­yo de mi fa­mi­lia y to­do mi equi­po de tra­ba­jo he­mos lo­gra­do ves­tir al­re­de­dor de 400 no­vias al año, en­tre ellas, a mu­chas fi­gu­ras re­co­no­ci­das en nues­tro me­dio co­mo Fla­via Sch­wenk, Paula Un­zue­ta, Da­vi­nia Fer­nán­dez, Mar­cia Ávi­la, Mónica Ga­gliar­di, Ma­ría Jo­sé Var­gas y re­cien­te­men­te la top mag­ní­fi­ca Mónica Gar­cía.

Es­ti­lo pro­pio. Una de las co­sas más im­por­tan­tes pa­ra una no­via, a la ho­ra de ele­gir el ves­ti­do de sus sue­ños, de­be ser se­guir su pro­pio es­ti­lo, que va­ya acor­de a su cuer­po y a su per­so­na­li­dad, prin­ci­pal­men­te, y que trans­mi­ta su esen­cia, ele­gan­cia y...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.