ES­TA­MOS LLA­MA­DAS A UNIR­NOS, Y EL CUÁN­DO ES AHO­RA

El Deber - Para ellas - - Entre Amigas - CAR­MI­ÑA FER­NAN­DEZ EDI­TO­RA

“El pro­ble­ma es po­ner al mis­mo ni­vel a las fe­mi­nis­tas que de­fen­de­mos nues­tras vi­das y nues­tros de­re­chos, y a un abo­ga­do, fis­cal o juez que de­fien­de a unos agre­so­res y que ata­can nues­tras vi­das, nues­tros de­re­chos y nues­tras de­ci­sio­nes. Eso es le­gi­ti­mar la cul­tu­ra de la vio­la­ción”, lan­zó su crí­ti­ca la pla­ta­for­ma Feminismos Ma­drid, que su­ma ad­he­sio­nes en con­tra de la im­pu­ni­dad de los jue­ces que li­be­ra­ron a pri­sión do­mi­ci­lia­ria a los cin­co in­te­gran­tes del gru­po La Manada, a pe­sar de sus ac­cio­nes cri­mi­na­les de vio­len­cia se­xual en con­tra de una so­la mu­cha­cha que tu­vo la ma­la suer- te de en­con­trar­se con ellos en la fies­ta de los San­fer­mi­nes, en Pam­plo­na.

Fue con­tun­den­te la res­pues­ta de los co­lec­ti­vos de mu­je­res, to­das, mi­les de ellas pro­tes­ta­ron en con­tra del fa­llo de los jue­ces que ava­lan una jus­ti­cia re­tró­gra­da y con cla­ros tin­tes ma­chis­tas. Ele­va­ron sus vo­ces apo­yan­do a las mu­je­res y ni­ñas que su­fren di­ver­sas for­mas de vio­len­cia (en Es­pa­ña ocu­rren cua­tro vio­la­cio­nes dia­rias, ABC, 6/3/2018).

Es la cruel­dad del ma­chis­mo, que se im­po­ne a tra­vés de los jui­cios par­cia­li­za­dos. Es­to tam­bién ocu­rre a dia­rio en Bo­li­via. Con- ti­núa vi­gen­te la ‘fal­ta de apli­ca­ción de jus­ti­cia’, a pe­sar de las le­yes y del re­cha­zo de la so­cie­dad fren­te a las es­ta­dís­ti­cas de la vio­len­cia en to­da Bo­li­via, don­de se re­gis­tran ci­fras alar­man­tes: en lo que va de es­te año fue­ron de­nun­cia­dos 28 fe­mi­ni­ci­dios y 4.674 ca­sos de vio­len­cia do­més­ti­ca (EL DE­BER, 26/06/2018). Amén de los ca­sos des­co­no­ci­dos que que­dan en el ol­vi­do y de­trás de la im­pu­ni­dad que pro­mue­ve la fal­ta de re­cur­sos y de co­no­ci­mien­tos de los de­re­chos ci­vi­les de las víc­ti­mas.

¡Que­re­mos jus­ti­cia pa­ra to­das! Es­ta­mos lla­ma­das a unir­nos, y el cuán­do es aho­ra.

“La pre­gun­ta no es quién me lo va a per­mi­tir, sino quién va a de­te­ner­me,” Ayn Rand, seu­dó­ni­mo de Ali­sa Zi­nó­viev­na Ro­sen­baum, filósofa y es­cri­to­ra ru­sa de ori­gen ju­dío que ob­tu­vo la na­cio­na­li­dad es­ta­dou­ni­den­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.