To­do al­ca­lino

Apio, pe­pi­nos, col, es­pi­na­ca, bró­co­li, pi­men­tón y pal­ta

El Deber - Para ellas - - Entre Amigas - In­grid Ri­ve­ro mi­ri­ve­ro@el­de­ber.com.bo

In­grid Ri­ve­ro, ex­per­ta en es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble, en­se­ña las bon­da­des de los ali­men­tos al­ca­li­nos. Ayu­dan al cuer­po a re­cu­pe­rar su es­ta­do na­tu­ral.

Una con­ver­sa­ción ca­sual des­per­tó la cu­rio­si­dad. ¿Die­ta al­ca­li­na pa­ra equi­li­brar el ph del cuer­po? Al ini­cio, la re­fe­ren­cia del ph me ha­cía pen­sar en otro ti­po de pro­duc­tos; y la pro­pie­dad al­ca­li­na de los ali­men­tos… pen­sé que me per­dí al­go en mis cla­ses de quí­mi­ca du­ran­te mi épo­ca es­co­lar.

Du­ran­te años cla­si­fi­qué los ali­men­tos en dul­ces y sa­la­dos. Era la for­ma más fá­cil de des­cri­bir “los an­to­jos” que acom­pa­ña­ban a un té. Y fue con un té de por me­dio, en la li­bre­ría Ate­neo, don­de en­con­tré un li­bro que me ayu­dó a en­ten­der el ph de los ali­men­tos.

La nu­tri­cio­nis­ta Isa­bel Be­laus­te­gui des­ta­ca­ba que los ali­men­tos áci­dos pro­vo­ca­ban una co­rro­sión que, en gra­dos al­tos, pue­de pro­vo­car la aci­dez es­to­ma­cal. Por el con­tra­rio, los ali­men­tos al­ca­li­nos, tam­bién co­no­ci­dos co­mo ba­se, ayu­dan a con­tro­lar la aci­dez y res­ta­ble­cen el equi­li­brio. El ph era la for­ma de me­dir el gra­do de aci­dez y al­ca­li­ni­dad de ca­da sus­tan­cia. En una es­ca­la del 1 al 14, el ph 7 es co­no­ci­do co­mo el ph Neu­tro.

Co­mo de­cía, más pa­re­cía una cla­se de quí­mi­ca que con­se­jos pa­ra una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble. ¿Có­mo re­per­cu­te el ph en nues­tro cuer­po?.

De acuer­do a la Dra. Be­laus­te­gui, nues­tro or­ga­nis­mo fun­cio­na de ma­ne­ra óp­ti­ma con un ph san­guí­neo li­ge­ra­men­te al­ca­lino, un 7,39 re­co­mien­da. Cuan­do la aci­dez se ha­ce pre­sen­te en nues­tra san­gre, nues­tro cuer­po es más pro­pen­so a en­fer­mar­se o a pro­fun­di­zar otras do­len­cias. La sus­tan­cia co­rro­si­va que ca­rac­te­ri­za a los ali­men­tos áci­dos da­ña nues­tros ór­ga­nos.

Pa­ra mi sor­pre­sa, gran par­te de los ali­men­tos que te­ne­mos “a la vis­ta”, co­mo las so­das, la pas­te­le­ría o la co­mi­da rá­pi­da, to­dos ellos ri­cos en azú­car, al­te­ran nues­tro equi­li­brio por su aci­dez. Si aña­di­mos a es­tos há­bi­tos ali­men­ti­cios otras si­tua­cio­nes de vi­da, co­mo el es­trés o el se­den­ta­ris­mo, te­ne­mos la com­bi­na­ción per­fec­ta pa­ra que nues­tro cuer­po se en­fer­me.

La die­ta al­ca­li­na ayu­da al cuer­po a re­cu­pe­rar su es­ta­do na­tu­ral de equi­li­brio. Agre­gar más ver­du­ras, le­gum­bres y hor­ta­li­zas pa­ra re­du­cir el con­su­mo de car­nes rojas y que­so son un pri­mer pa­so. Se tra­ta de “lim­piar nues­tro cuer­po apor­tan­do oxí­geno, hi­dra­ta­ción y luz a nues­tras cé­lu­las pa­ra re­cu­pe­rar su bri­llo y es­ta­do na­tu­ral”, ex­pli­ca la coach en ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble Ali­wa­lú Du­rian.

Cla­ves de la die­ta al­ca­li­na Ca­da co­mi­da de­be es­tar cons­ti­tui­da por ali­men­tos al­ca­li­ni­zan­tes en ma­yor pro­por­ción que los ali­men­tos aci­di­fi­can­tes.

Hay que adap­tar las pro­por­cio­nes a las cir­cuns­tan­cias y las ca­pa­ci­da­des me­ta­bó­li­cas de ca­da per­so­na, es de­cir, con­su­mir los ali­men­tos áci­dos cuan­do el or­ga­nis­mo es­tá pre­pa­ra­do pa­ra ello: por ejem­plo, pa­ra las per­so­nas lla­ma­das me­ta­bo­li­za­do­res dé­bi­les, es me­jor con­su­mir la fru­ta por la tar­de, cuan­do su me­ta­bo­lis­mo fun­cio­na a pleno ren­di­mien­to y tie­ne la ca­pa­ci­dad de eli­mi­nar los com­po­nen­tes áci­dos.

De­be­mos de­jar tiem­po su­fi­cien­te pa­ra ha­cer fren­te a un apor­te ex­tra de áci­dos, por ejem­plo: tras una co­mi­lo­na o los ex­ce­sos na­vi­de­ños, pa­ra que sean re­cons­ti­tui­das las re­ser­vas de ba­ses que neu­tra­li­zan los áci­dos.

De­be in­cluir una par­te de ali­men­tos fres­cos en for­ma de en­sa­la­das y fru­ta fres­ca a dia­rio, pues en la coc­ción de los ali­men­tos au­men­ta su po­ten­cial aci­di­fi­can­te.

Pe­pino

Bró­co­li

Es­pi­na­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.