Ma­dre, se­ño­ra de Apa­re­ci­da

ORA­CIÓN A LA SAN­TÍ­SI­MA VIR­GEN MA­RÍA DE APA­RE­CI­DA (FES­TI­VI­DAD: 12 DE OC­TU­BRE)

El Deber - Para ellas - - Entre Amigas -

Que­ri­da ma­dre, nues­tra se­ño­ra Apa­re­ci­da, tú que nos amas y nos guías to­dos los días, tu que eres la más be­lla de las ma­dres y a quien amo con to­do mi co­ra­zón, te pi­do una vez más que me ayu­des a al­can­zar una gra­cia. Sé que me ayu­da­rás y sé que siem­pre me acom­pa­ña­rás has­ta la ho­ra de mi muer­te.

Oh in­com­pa­ra­ble se­ño­ra de Apa­re­ci­da, ma­dre de mi Dios, rei­na de los án­ge­les, abogada de los pe­ca­do­res, re­fu­gio y con­sue­lo de los afli­gi­dos y per­tur­ba­dos, oh vir­gen san­tí­sí­ma, lle­na de po­der y de vo­lun­tad, lan­za so­bre no­so­tros tu mi­ra­da fa­vo­ra­ble, pa­ra que sea­mos so­co­rri­dos en to­das las ne­ce­si­da­des. Re­cuér­da­te, cle­men­tí­si­ma ma­dre Apa­re­ci­da, de que no cons­ta que en­tre to­dos los que han re­cu­rri­do a ti, in­vo­can­do tu san­tí­si­mo nom­bre e im­plo­ra­do tu sin­gu­lar pro­tec­ción, al­guno fue­ra aban­do­na­do por ti.

Ani­ma­do con es­ta con­fian­za, re­cu­rro a ti. Te to­mo hoy y pa­ra siem­pre co­mo mi ma­dre y pro­tec­to­ra, mi con­sue­lo y guía, mi es­pe­ran­za y luz en la ho­ra de la muer­te.

Re­zar tres días se­gui­dos es­ta ora­ción a la ma­dre de Bra­sil y al­can­za­rás la gra­cia, por más di­fí­cil que ella sea.

Amén.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.