SOS UNA MA­RA­VI­LLA, REALIZÁ TUS SUE­ÑOS

El Deber - Para ellas - - Chocolate Caliente - (PA­BLO CA­SALS Y NI­DO QUBEIN)

Ca­da se­gun­do que vi­vi­mos es un mo­men­to nue­vo y úni­co del uni­ver­so, un mo­men­to que nun­ca vol­ve­rá... ¿Y có­mo es­ta­mos edu­can­do a nues­tros hi­jos? Les en­se­ña­mos que dos más dos es cua­tro y que Pa­rís, es la ca­pi­tal de Fran­cia. ¿Cuán­do va­mos a en­se­ñar­les tam­bién lo que son?

De­be­ría­mos de­cir­les: ¿Sa­bés lo que sos? Sos una ma­ra­vi­lla. Sos úni­ca. En to­dos los años que han pa­sa­do, nun­ca hu­bo otra ni­ña co­mo vos. Tus pier­nas, tus bra­zos, tus de­dos há­bi­les, la for­ma en que te mo­vés. Po­dés lle­gar a ser una gran ar­tis­ta o una cien­tí­fi­ca fa­mo­sa. Te­nés ca­pa­ci­dad pa­ra to­do.

Cuan­do crez­cás, no de­bés las­ti­mar a na­die que es co­mo vos, una ma­ra­vi­lla. Y de­bés tra­ba­jar, to­dos de­be­mos tra­ba­jar, pa­ra que el mun­do sea digno de sus hi­jos.

El es­tí­mu­lo Al­gu­nos de los ma­yo­res éxi­tos de la his­to­ria se pro­du­je­ron des­pués de una pa­la­bra de es­tí­mu­lo o de un ac­to de con­fian­za por par­te de una per­so­na que­ri­da o un ami­go fiel. Si no hu­bie­ra si­do por una es­po­sa con­fia­da co­mo So­fía, tal vez no ha­bría­mos te­ni­do en­tre los gran­des nom­bres de la li­te­ra­tu­ra el de Nat­ha­niel Hawt­hor­ne, no­ve­lis­ta es­ta­dou­ni­den­se co­no­ci­do por sus nu­me­ro­sas his­to­rias de fic­ción gó­ti­ca y ro­man­ti­cis­mo os­cu­ro.

Cuan­do Nat­ha­niel, un hom­bre muy acon­go­ja­do, fue a su ca­sa a de­cir­le a su es­po­sa que era un fra­ca­so y que lo ha­bían echa­do de su tra­ba­jo en la adua­na, ella lo sor­pren­dió con una ex­cla­ma­ción de ale­gría. -¡Aho­ra po­dés es­cri­bir tu li­bro! –di­jo triun­fan­te. -Sí –re­pu­so el hom­bre con va­ci­lan­te aplo­mo- y ¿de qué va­mos a vi­vir mien­tras lo es­cri­bo?

Pa­ra su gran sor­pre­sa, ella abrió un ca­jón y sa­có una can­ti­dad con­si­de­ra­ble de di­ne­ro. -¿De dón­de sa­cas­te eso? –ex­cla­mó él. -Siem­pre su­pe que eras un hom­bre de ta­len­to –le di­jo-. Sa­bía que al­gún día es­cri­bi­rías una obra maes­tra. De mo­do que ca­da se­ma­na, del di­ne­ro que me da­bas pa­ra la ca­sa, aho­rra­ba un po­co. Te­ne­mos su­fi­cien­te pa­ra un año en­te­ro.

De su con­fian­za y su fe sa­lió una de las no­ve­las más im­por­tan­tes de la li­te­ra­tu­ra nor­te­ame­ri­ca­na, La car­ta es­car­la­ta.

So­fía sa­bía que es­po­so era un hom­bre ma­ra­vi­llo­so.

DE­BE­RÍA­MOS DE­CIR­LES A NUES­TROS HI­JOS: ¿SA­BES LO QUE SOS? SOS UNA MA­RA­VI­LLA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.