Pre­ven­ción so­bre to­do

No más ma­chis­mo. Pa­ra com­ba­tir es­ta la­cra, se de­be edu­car en ca­sa esen­cial­men­te, ya que los ni­ños y las ni­ñas apren­den por imi­ta­ción. Ta­rea aún pen­dien­te

El Deber - Para ellas - - Entre Amigas - Ai­da Do­mín­guez P. ado­min­guez@el­de­ber.com.bo

El cán­cer de ma­ma es una lu­cha de to­dos y em­pie­za por la pre­ven­ción, la con­cien­cia de que la ma­mo­gra­fía es el pi­lar del diag­nós­ti­co.

Es iró­ni­co que en nues­tro país se fes­te­je el Día de la Mu­jer dos ve­ces en el año y los fe­mi­ni­ci­dios no dis­mi­nu­yen, la igual­dad sa­la­rial nun­ca lle­ga, la pa­ri­dad de gé­ne­ro en las es­fe­ras po­lí­ti­cas so­lo es­tá en el pa­pel y los hom­bres con­ti­núan ale­gan­do que pue­den pi­ro­pear o mi­rar las pier­nas y los se­nos de una mu­jer, y eso no es aco­so.

Ma­ña­na es el Día de la Mu­jer Bo­li­via­na, en ho­me­na­je al na­ci­mien­to de la poe­ti­za pio­ne­ra del fe­mi­nis­mo en el país, Ade­la Za­mu­dio. Des­de su muer­te han pa­sa­do 90 años, has­ta se han pro­mul­ga­do mu­chas le­yes que am­pa­ran y pro­te­gen a las fé­mi­nas, sin em­bar­go, ca­si na­da ha cam­bia­do. Las ci­fras alar­man: Una de ca­da tres mu­je­res en el mun­do ha su­fri­do vio­len­cia ma­chis­ta, fí­si­ca, se­xual o si­co­ló­gi­ca por par­te de su pa­re­ja o de ter­ce­ros.

¿Qué va­mos a ce­le­brar? Que con­ti­nua­mos vi­vien­do en una so­cie­dad ma­chis­ta, don­de las mu­je­res siem­pre es­tán en des­ven­ta­ja.

Es­to es cul­tu­ral, di­jo Rolando Jus­ti­niano, di­rec­tor de la Uni­ver­si­dad Ibe­roa­me­ri­ca­na de Li­de­raz­go (Uni­lid) du­ran­te una char­la que sos­tu­vo en Miami. “Se pa­sea­ba mos­tran­do su­pe­rio­ri­dad, el per­so­na­je del ga­llo en un tea­tro fran­cés, re­pre­sen­ta­ba el sen­ti­mien­to que lle­van un gran por­cen­ta­je de hom­bres en Amé­ri­ca, quie­nes po­seen una es­truc­tu­ra ma­chis­ta. Pa­ra los fran­ce­ses, es ex­tra­ño y ajeno es­te sen­ti­mien­to ma­chis­ta, ya que en su cul­tu­ra no es co­mún. Los eu­ro­peos no vuel­can la mi­ra­da lu­ju­rio­sa an­te la pre­sen­cia de una mu­jer atrac­ti­va, lo cual es co­mún en nues­tra so­cie­dad, don­de a ve­ces a la mi­ra­da, le si­guen pa­la­bras obs­ce­nas. Es­to se de­be a que, la­men­ta­ble­men­te, la mu­jer es vis­ta co­mo un ob­je­to se­xual”.

A raíz de es­to, Lo­re­na Ho­yos, si­có­lo­ga de Sal & Luz, coaching, li­de­raz­go y ca­pa­ci­ta­ción, se pre­gun­ta: ¿Cuá­les son las cau­sas del ma­chis­mo y sus con­se­cuen­cias? Cons­cien­te del rol fun­da­men­tal que tie­ne la mu­jer en la crian­za y desa­rro­llo de los hi­jos, su­gie­re unas pau­tas cla­ve de có­mo las ma­dres pue­den evi­tar que el ma­chis­mo sur­ja en sus ho­ga­res.

El jue­go de las ne­ce­si­da­des Los hi­jos des­de pe­que­ños pue­den ser in­cons­cien­tes y des­con­si­de­ra­dos al tra­tar de sa­tis­fa­cer sus pro­pias ne­ce­si­da­des. Al­gu­nas ma­dres per­mi­ten que los ni­ños ob­ten­gan una po­si­ción pri­vi­le­gia­da en la fa­mi­lia, in­clu­so por en­ci­ma de ellas. Y eso ha­ce que se sien­tan amar­ga­das o re­sen­ti­das ha­cia los hom­bres des­agra­de­ci­dos y egoís­tas; otra ve­ces pa­ra evi­tar con­flic­tos, ce­den a la ma­yor par­te de las exi­gen­cias de ellos.

La edu­ca­ción fa­lla por­que

“La ma­dre de­be for­mar el ca­rác­ter del ni­ño y de la ni­ña en ba­se al res­pe­to y la so­li­da­ri­dad” LO­RE­NA HO­YOS SI­CÓ­LO­GA “La em­pa­tía, el ser­vi­cio y el amor ha­cia los de­más, de­ben in­cul­car­se en los ni­ños y ni­ñas” DANIEL GO­LE­MAN ES­CRI­TOR “Hay que edu­car mu­je­res em­po­de­ra­das y ca­pa­ces de re­nun­ciar a la vio­len­cia” ELI­ZA­BETH CA­YO­JA EM­PRE­SA­RIA

hay de­ma­sia­das co­sas, que se pa­san por al­to y con las que no nos po­ne­mos lo su­fi­cien­te­men­te se­rios. Es ahí don­de los pa­dres, cuan­do to­ca edu­car, tie­nen mu­cho que ha­cer por­que la res­pon­sa­bi­li­dad es enor­me. No se na­ce mal­tra­ta­dor ni se na­ce ma­chis­ta, se apren­de por imi­ta­ción. Y tan­to de la ma­dre co­mo del pa­dre.

La si­có­lo­ga re­co­mien­da una me­di­da pa­ra re­ver­tir es­tas si­tua­cio­nes y que los hi­jos to­men en cuen­ta las ne­ce­si­da­des aje­nas. “La ma­dre de­be exi­gir lo que le co­rres­pon­de y pa­ra ello de­be evi­tar or­de­nar, ser­mo­near, acon­se­jar, juz­gar, ri­di­cu­li­zar, si­coa­na­li­zar o en­se­ñar, por­que di­chas for­mas de co­mu­ni­ca­ción son in­efi­ca­ces pa­ra la mo­di­fi­ca­ción de la con­duc­ta de los otros. De a co­no­cer sus emo­cio­nes uti­li­zan­do lo que se co­no­ce co­mo el Len­gua­je Yo”.

Es­te es­que­ma de co­mu­ni­ca­ción per­mi­te a las ma­dres re­ve­lar su in­sa­tis­fac­ción de ma­ne­ra in­te­li­gen­te y el plan­tea­mien­to es el si­guien­te: “Cuan­do de­jas ti­ra­da la toa­lla, yo me sien­to enoja­da por­que ten­go que le­van­tar­la y me sien­to can­sa­da”.

Hay que de­cir: “yo me sien­to”, y no “tú me ha­ces sen­tir”, ya que la se­gun­da for­ma pue­de car­gar de cul­pa a la otra per­so­na y lo que se desea con es­te ti­po de co­mu­ni­ca­ción es dar­le a la mu­jer una he­rra­mien­ta de co­mu­ni­ca­ción de sus ne­ce­si­da­des de ma­ne­ra aser­ti­va.

La re­la­ción en­tre pa­re­jas, co­mu­ni­ca so­bre se­xua­li­dad a los hi­jos y la co­mu­ni­ca­ción de las ne­ce­si­da­des y sen­ti­mien­tos in­du­ce a la in­ti­mi­dad fa­mi­liar, al­go in­dis­pen­sa­ble en las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res sa­lu­da­bles.

Pa­sos im­por­tan­tes En la cul­tu­ra ja­po­ne­sa, se les en­se­ña a los ni­ños y a las ni­ñas que sean res­pon­sa­bles de sí mis­mos y de sus ac­tos. Co­pie­mos es­to de los ja­po­ne­ses.

La ma­dre de­be for­mar el ca­rác­ter del ni­ño y de la ni­ña en ba­se a va­lo­res de res­pe­to y so­li­da­ri­dad.

La ta­rea edu­ca­ti­va pa­ra fre­nar es­ta la­cra del ma­chis­mo es co­lo­sal. Hay que po­ner­se, en se­rio, ma­nos a la obra o se­guir la­men­tan­do atro­pe­llos y ca­da año más muer­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.