DA TO­DO POR QUIEN AMES

El Deber - Para ellas - - Chocolate Caliente -

EL AMOR DE UN HER­MANO DE SAN­GRE Y DE UN HER­MANO POR ELEC­CIÓN ES IN­CON­DI­CIO­NAL

Ha­ce mu­chos años una ni­ñi­ta llamada Liz su­fría de una ex­tra­ña en­fer­me­dad. Su úni­ca opor­tu­ni­dad de re­cu­pe­rar­se –apa­ren­te­men­tee­ra una trans­fu­sión de san­gre de su her­ma­ni­to de cin­co años, quien ha­bía so­bre­vi­vi­do mi­la­gro­sa­men­te a la mis­ma en­fer­me­dad y ha­bía desa­rro­lla­do los an­ti­cuer­pos ne­ce­sa­rios pa­ra com­ba­tir­la.

El doc­tor ex­pli­có la si­tua­ción al her­mano de la ni­ña y le pre­gun­tó si es­ta­ría dis­pues­to a dar su san­gre a su her­ma­na. El ni­ño du­dó un ins­tan­te, sus­pi­ró y di­jo: “Sí, lo ha­ré, si eso sal­va a Liz”.

Mien­tras la trans­fu­sión es­ta­ba en pro­ce­so, la san­gre pa­sa­ba de ve­na a ve­na, él es­ta­ba acos­ta­do en una ca­ma al la­do de la de su her­ma­na, son­rien­te vien­do re­tor­nar el co­lor a las me­ji­llas de la ni­ña. Entonces la ca­ra del ni­ño se pu­so pá­li­da y su son­ri­sa des­apa­re­ció. Mi­ró al doc­tor y le pre­gun­tó con voz tem­blo­ro­sa: “¿A qué ho­ra em­pe­za­ré a mo­rir­me?”.

Sien­do so­lo un ni­ño pe­que­ño, no ha­bía com­pren­di­do al mé­di­co; él pen­sa­ba que le da­ría to­da su san­gre a su her­ma­na. Y aun así, ima­gi­nan­do que con ello se le iría la vi­da, se la da­ba.

Otra his­to­ria de amor Di­ce una le­yen­da ára­be que dos ami­gos via­ja­ban por el de­sier­to y dis­cu­tie­ron. Uno aca­bó dan­do al otro una bo­fe­ta­da. El ofen­di­do se aga­chó y es­cri­bió en la are­na: “Hoy mi me­jor ami­go me ha da­do una fuer­te bo­fe­ta­da en la ca­ra”.

Con­ti­nua­ron el tra­yec­to y lle­ga­ron a un oa­sis, don­de de­ci­die­ron ba­ñar­se. El que ha­bía si­do abo­fe­tea­do, em­pe­zó a aho­gar­se. El otro se lan­zó a sal­var­lo. Al re­cu­pe­rar­se del po­si­ble aho­ga­mien­to, to­mó un es­ti­le­te y em­pe­zó a gra­bar unas pa­la­bras en una enor­me pie­dra. Al aca­bar, se po­día leer: “Hoy mi me­jor ami­go me ha sal­va­do la vi­da”.

In­tri­ga­do su ami­go, le pre­gun­tó: “¿Por qué cuan­do te hi­ce da­ño es­cri­bis­te en la are­na y aho­ra es­cri­bes en una ro­ca?”. Son­rien­te, el otro res­pon­dió: “Cuan­do un gran ami­go nos ofen­de, de­be­mos es­cri­bir la ofen­sa en la are­na, don­de el vien­to del ol­vi­do y del per­dón se en­car­ga­rá de bo­rrar­la y ol­vi­dar­la. En cam­bio, cuan­do un ami­go nos ayu­da, es pre­ci­so gra­bar­lo en la pie­dra de la memoria del co­ra­zón, don­de nin­gún vien­to po­drá bo­rrar­lo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.