LA TRA­DI­CIÓN DEL ALTAR ME­XI­CANO

Ges­to­ra cul­tu­ral. La ca­sa de la ce­ra­mis­ta es mu­seo, bi­blio­te­ca y ta­ller de dis­tin­tas ex­pre­sio­nes ar­tís­ti­cas. Nos in­vi­tó a dar un pa­seo por el Cen­tro cul­tu­ral Ro­nald Roa, que creó pa­ra pro­mo­ver y apo­yar lo que lle­va en el al­ma

El Deber - Para ellas - - Chocolate Caliente - AI­DA DO­MÍN­GUEZ PE­DRA­ZA [email protected]

La tra­di­ción de re­zar por los muer­tos se re­mon­ta a los pri­me­ros tiem­pos del cris­tia­nis­mo, en don­de ya se hon­ra­ba su re­cuer­do y se ofre­cían ora­cio­nes.

Una cos­tum­bre que ha tras­pa­sa­do fron­te­ras es la de los me­xi­ca­nos y es­tá re­la­cio­na­da con el ci­clo agrí­co­la. Los in­dí­ge­nas ha­cían una fies­ta en la pri­me­ra lu­na lle­na de no­viem­bre, pa­ra ce­le­brar el fin de la co­se­cha. Ellos creían que ese día los di­fun­tos te­nían au­to­ri­za­ción pa­ra re­gre­sar a la tie­rra, a ce­le­brar y com­par­tir con sus pa­rien­tes vi­vos, los fru­tos de la ma­dre tie­rra.

Pa­ra los az­te­cas la muer­te no era el fi­nal de la vi­da, sino sim­ple­men­te una trans­for­ma­ción. No en­te­rra­ban a los muer­tos sino que los in­ci­ne­ra­ban y ca­da año, en la pri­me­ra no­che de lu­na lle­na en no­viem­bre, los fa­mi­lia­res vi­si­ta­ban la ur­na don­de es­ta­ban las ce­ni­zas del di­fun­to y po­nían al­re­de­dor el ti­po de co­mi­da que le gus­ta­ba en vi­da pa­ra atraer­lo.

El di­fun­to ese día se con­ver­tía en el hués­ped ilus­tre a quien ha­bía de fes­te­jar­se y aga­sa­jar­se. Po­nían tam­bién flo­res de cem­pa­sú­chitl, que son de co­lor anaran­ja­do bri­llan­te, y las des­ho­ja­ban for­man­do con los pé­ta­los un ca­mino has­ta el tem­plo pa­ra guiar al di­fun­to en su ca­mino de re­gre­so a Mictlán (lu­gar o re­si­den­cia de los muer­tos).

Los mi­sio­ne­ros es­pa­ño­les al lle­gar a Mé­xi­co apro­ve­cha­ron es­ta cos­tum­bre, pa­ra evan­ge­li­zar a tra­vés de la ora­ción por los di­fun­tos.

La cos­tum­bre az­te­ca la de­ja­ron in­tac­ta, pe­ro le die­ron un sen­ti­do cris­tiano: El 2 de no­viem­bre, se de­di­ca a la ora­ción por las al­mas de los di­fun­tos. Se vi­si­ta el ce­men­te­rio y jun­to a la tum­ba se po­ne un altar en me­mo­ria del di­fun­to, so­bre el cual se po­nen ob­je­tos que le per­te­ne­cían, con el ob­je­ti­vo de re­cor­dar­lo con to­das sus vir­tu­des y de­fec­tos y ha­cer ora­ción.

El altar se ador­na con pa­pel de co­lo­res pi­ca­do con mo­ti­vos alu­si­vos a la muer­te y con el sen­ti­do re­li­gio­so de ver la muer­te sin tris­te­za, pues es so­lo el pa­so a una nue­va vi­da. El ca­mino de flo­res de cem­pa­sú­chitl, aho­ra se di­ri­ge ha­cia una ima­gen de la vir­gen Ma­ría o de Je­su­cris­to, se­ña­lan­do al di­fun­to el úni­co ca­mino pa­ra lle­gar al cie­lo. La sal sim­bo­li­za la re­su­rrec­ción de los cuer­pos, las ve­las re­pre­sen­tan la fe, la es­pe­ran­za y el amor eterno; y el fue­go, la pu­ri­fi­ca­ción.

COS­TUM­BRES DEL DÍA DE DI­FUN­TOS EN EL PAÍS DON­DE PRI­MA EL CO­LO­RI­DO Y SE VUEL­VE UNA FIES­TA

En el Día del Ar­tis­ta, la ca­sa de Dioselinda Ve­las­co de Roa fue to­ma­da por de­ce­nas de co­le­gas, alum­nos y ami­gos. Ellos in­va­die­ron los sa­lo­nes, el mu­seo, el pa­tio, la bi­blio­te­ca, el ate­lier y los pa­si­llos de ese aco­ge­dor ho­gar con­ver­ti­do en el re­fu­gio de ar­tis­tas bo­li­via­nos y ex­tran­je­ros. Aque­lla vi­vien­da fa­mi­liar, ubi­ca­da en la ca­lle Acre del ba­rrio La Má­qui­na Vie­ja, co­bi­ja des­de ha­ce ochos años al cen­tro cul­tu­ral Ro­nald Roa, sin de­jar de ser el ho­gar de sus ges­to­res.

“Dioselinda tie­ne un nom­bre que le calza per­fec­ta­men­te”, di­jo una ar­tis­ta que lle­gó al fes­te­jo: “Es una ma­dre ab­ne­ga­da y ami­ga in­con­di­cio­nal pa­ra to­dos, igual­men­te es gua­pa, con be­llos ojos, sua­ve voz y de­li­ca­dos mo­da­les. Es una ar­tis­ta ín­te­gra, que crea en si­len­cio ma­ra­vi­llo­sas obras con sus ma­nos pro­di­gio­sas mien­tras ayu­da y apo­ya a quien lle­ga a su ca­sa; es así co­mo man­tie­ne uni­dos a sus hi­jos en torno a es­te má­gi­co pro­yec­to que sos­tie­ne a pu­ro pul­món”.

Esa mu­jer que la lla­mó ‘Dioselinda ma­má’, la des­cri­bió in­fla­ma­da de amor, con la pa­la­bra lla­na y sin­ce­ra de los que se de­jan se­du­cir por el ar­te, mien­tras en la ta­ri­ma im­pro­vi­sa­da so­bre la pis­ci­na, y flan­quea­da por dos más­ca­ras de los abue­los de San Jo­sé de Chi­qui­tos, so­na­ban los acor­des de la gui­ta­rra del in­mu­ta­ble con­cer­tis­ta Pa­blo Uriar­te.

Olor a ar­tis­tas Des­de el in­gre­so se res­pi­ra ar­te, las hie­dras en los mu­ros se abren es­pa­cio en­tre es­cul­tu­ras, el li­ving se en­co­gió y el mu­seo de fó­si­les, ce­rá­mi­cas de di­fe­ren­tes épo­cas y co­lec­ción nu­mis­má­ti­ca se hi­zo cam­po y lle­nó vi­tri­nas y es­tan­tes; ca­da cen­tí­me­tro re­fle­ja la pa­sión de sus ges­to­res, co­man­da­dos por es­ta mu­jer fuer­te y va­lien­te, a pe­sar de su frá­gil fi­gu­ra y una le­ve co­je­ra, que no le im­pi­de lle­var ade­lan­te el pro­yec­to que creó jun­to con sus cua­tro hi­jos, ba­jo la pre­mi­sa de no de­jar mo­rir la obra de ar­te e in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre his­to­ria que reali­zó su es­po­so, ade­más de apo­yar a los ar­tis­tas, co­mo lo son to­dos ellos.

De cer­qui­ta La ce­ra­mis­ta na­ció en La Paz, es hi­ja de or­fe­bres que tra­ba­ja­ban há­bil­men­te jo­yas pre­cio­sas, don Jo­sé Ve­las­co, co­cha­bam­bino (+) y do­ña Pu­ra Egüez, cru­ce­ña; por eso se con­si­de­ra ‘ un pro­duc­to na­cio­nal’.

Fue mol­dea­da por dos ar­tis­tas, por ello, el amor des­me­di­do a to­das las ma­ni­fes­ta­cio­nes cul­tu­ra­les. Des­de muy jo­ven esa pa­sión in­fla­mó sus ve­nas y mo­vió su mun­do. Se rin­dió an­te los en­can­tos de la ce­rá­mi­ca y tra­ba­jó el ba­rro con el mis­mo en­tu­sias­mo con el que hoy pin­ta un lien­zo o es­bo­za un di­bu­jo.

Vi­vir con gran in­ten­si­dad y a ple­ni­tud ese ofi­cio la con­du­jo a los bra­zos de su gran amor, el tam­bién ce­ra­mis­ta e his­to­ria­dor pa­ce­ño Ro­nald Roa (+).

La agi­ta­ción del más pu­ro sen­ti­mien­to los lle­vó al altar y per­ma­ne­cie­ron ca­sa­dos por ca­si cua­tro dé­ca­das, cuan­do la muer­te lo arran­có de su la­do, de­jan­do un gran le­ga­do cul­tu­ral e in­crus­ta­do en los ge­nes de Dioselinda, Fran­cis­co, Ga­brie­la y Ma­rie­la, ese fue­go por las ma­ni­fes­ta­cio­nes es­té­ti­cas que unió a la pa­re­ja.

Los Roa Ve­las­co de­ja­ron La Paz y con tres hi­jos a cues­tas se ins­ta­la­ron en San­ta Cruz, en la ca­sa pa­ter­na (del pro­fe­sor Roa), la mis­ma don­de hoy es el mu­seo y el ho­gar de los ar­tis­tas. Aquí echa­ron raí­ces y tu­vie­ron al ‘pa­sa­por­te cru­ce­ño’, Ma­rie­la, co­mo ase­gu­ra Dioselinda ma­má.

La ce­ra­mis­ta tra­ba­jó en­se­ñan­do ar­te en el Li­ceo de Se­ño­ri­tas En­ri­que Apon­te, en el co­le­gio Ro­yal School y 17 años en el Ins­ti­tu­to Téc­ni­co Su­pe­rior Jo­se­fi­na Bál­sa­mo co­mo do­cen­te de es­cul­tu­ra, di­bu­jo y mo­de­la­do en la ca­rre­ra de Be­llas Ar­tes con es­pe­cia­li­dad en ce­rá­mi­ca, has­ta su ju­bi­la­ción.

Pa­ra es­te pro­yec­to edu­ca­ti­vo ha es­cri­to cua­tro tex­tos, don­de ha vol­ca­do to­da su ex­pe­rien­cia en ar­te y ce­rá­mi­ca.

Co­mo ce­ra­mis­ta y ar­tis­ta plás­ti­ca cuen­ta con más de 65 ex­po­si­cio­nes co­lec­ti­vas y nue­ve in­di­vi­dua­les en el país y en el ex­te­rior. Sus obras se en­cuen­tran en co­lec­cio­nes pri­va­das en Ita­lia, Ca­na­dá, Ve­ne­zue­la, Mé­xi­co, Pe­rú, Bra­sil, Es­ta­dos Uni­dos y Bo­li­via.

El cen­tro cul­tu­ral La sen­si­bi­li­dad de la ar­tis­ta ha­ce que los re­cuer­dos se des­bor­den en lá­gri­mas al re­vi­vir que su ma­dre fa­lle­ció seis me­ses an­tes del deceso de su es­po­so. “Fue un año muy tris­te. Me sen­tía de­pri­mi­da y fui a bus­car ayu­da mé­di­ca, el pro­fe­sio­nal me di­jo que que­me to­do lo que me re­cor­da­ra a Ro­nald, pa­ra que no me cau­se más do­lor su au­sen­cia; y yo me di­je: ¿Có­mo voy a que­mar las in­ves­ti­ga­cio­nes, los li­bros y to­da la obra de mi es­po­so, he­ren­cia de mis hi­jos y del pue­blo?”, cuen­ta.

Esa idea era in­con­ce­bi­ble; en­ton­ces, vi­vió el due­lo de otra ma­ne­ra, uti­li­zan­do la re­ce­ta del mé­di­co a la in­ver­sa. Les pro­pu­so a sus hi­jos in­mor­ta­li­zar la obra de su pa­dre, abrir las puer­tas de la ca­sa a los ar­tis­tas y pro­mo­ver el ar­te si­guien­do sus en­se­ñan­zas.

El pro­yec­to es una reali­dad a pu­ro pul­món. Dioselinda hi­ja, co­mo di­se­ña­do­ra grá­fi­ca, apor­ta des­de Mon­te­vi­deo ( Uru­guay), don­de re­si­de; Fran­cis­co, co­mo es­cul­tor, ce­ra­mis­ta y pin­tor, si­gue la sen­da de sus pro­ge­ni­to­res; Ga­brie­la es­tu­dió una ca­rre­ra cien­tí­fi­ca, pe­ro fue cau­ti­va­da por el ai­re que se res­pi­ra en ca­sa y da cla­ses de ar­te; por su par­te, Ma­rie­la, tam­bién di­se­ña­do­ra grá­fi­ca, ges­tio­na y pro­mue­ve la la­bor de sus con­gé­ne­res. Aquel Día del Ar­tis­ta Bo­li­viano, la ma­triar­ca de los Roa Ve­las­co nos in­vi­tó a re­co­rrer ca­da rin­cón del cen­tro cul­tu­ral, don­de ca­da día mez­cla su­dor con ba­rro pa­ra ha­cer sus ce­rá­mi­cas e ilu­sión con pin­tu­ras pa­ra plas­mar en sus lien­zos. El li­ving, un sa­lón de pin­tu­ra, el pa­tio, el ta­ller de ce­rá­mi­ca y la bi­blio­te­ca con mi­les de li­bros son par­te de la ca­sa que se en­tre­gó al pue­blo pa­ra que se pal­pe el ar­te. La maes­tra y sus hi­jos dic­tan cla­ses de di­bu­jo, pin­tu­ra y ce­rá­mi­ca a los aman­tes de es­tas téc­ni­cas.

Bi­blio­te­ca. La ar­tis­ta ro­dea­da de tres de sus hi­jos y su cu­ña­da Magly Roa

Ta­ller. Cons­ta de dos am­bien­tes. Pies y ma­nos eran los pre­fe­ri­dos de su es­po­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.