Fo­ga­sa de ca­mo­te

Me­jor es pre­ve­nir. La ali­men­ta­ción equi­li­bra­da es uno de los pi­la­res fun­da­men­ta­les pa­ra man­te­ner in­te­gra la sa­lud. Ano­tá es­tos tips

El Deber - Para ellas - - Cocina - Ai­da Do­mín­guez Pe­dra­za [email protected]

In­gre­dien­tes 500 gr de ha­ri­na de tri­go, 3 ca­mo­tes re­cién co­ci­dos, ½ ta­za de azú­car, 1 va­so de le­che ti­bia, 1 hue­vo, 1 cu­cha­ra­da de le­va­du­ra fres­ca, un pu­ña­di­to de anís en grano, 1 piz­ca de sal, 3 cu­cha­ra­das de acei­te de oli­va, ½ ta­za de al­men­dras fi­le­tea­das un po­co tostadas, nue­ces, uvas pa­sas (hi­dra­ta­das con Ron), azú­car im­pal­pa­ble al gus­to.

Pre­pa­ra­ción En una fuen­te, tri­tu­ra­mos los ca­mo­tes has­ta ha­cer­los pu­ré. A par­te, di­sol­ve­mos la le­va­du­ra en la le­che ti­bia. Po­ne­mos las pa­sas a re­mo­jo en un cho­rri­to de ron. So­bre un me­són ha­ce­mos un vol­cán con la ha­ri­na ta­mi­za­da y la sal. For­ma­mos el crá­ter e in­tro­du­ci­mos la le­va­du­ra di­suel­ta en la le­che, el ca­mo­te, los gra­nos de anís, el azú­car y el hue­vo. Mez­cla­mos de aden­tro ha­cia afue­ra. In­cor­po­ra­mos las cu­cha­ra­das de acei­te y co­men­za­mos a ama­sar. De­ja­mos re­po­sar 5 mi­nu­tos, cuan­do vol­va­mos es­ta­rá mu­cho más ma­ne­ja­ble. Es­to lo po­de­mos ha­cer unas cuan­tas ve­ces. Al fi­nal, si aún se pe­ga, nos en­gra­sa­mos las ma­nos y la me­sa con un cho­rri­to de acei­te. In­tro­du­ci­mos las pa­sas, bien es­cu­rri­das y for­ma­mos una bo­la. Cu­bri­mos con film y de­ja­mos re­po­sar has­ta que do­ble su vo­lu­men (una ho­ra apro­xi­ma­da­men­te). Fo­rra­mos un mol­de con pa­pel man­te­ca, in­tro­du­ci­mos la ma­sa bien re­me­ti­da por las es­qui­nas. Tos­ta­mos un po­co las al­men­dras en una sar­tén sin gra­sa. Las re­par­ti­mos por to­da la su­per­fi­cie, em­pu­jan­do un po­qui­to. Re­par­ti­mos tam­bién las nue­ces.

De­ja­mos re­po­sar unos 45 mi­nu­tos, has­ta que vuel­va a fer­men­tar. Pre­ca­len­ta­mos el horno a 180º C, hor­nea­mos has­ta que es­té do­ra­di­ta por en­ci­ma y co­ci­da por den­tro, unos 20 mi­nu­tos (pin­chan­do lo sa­bre­mos). Si se do­ra­se an­tes de tiem­po la cu­bri­mos con pa­pel de alu­mi­nio. Re­ti­ra­mos del horno, de­ja­mos en­friar. An­tes de ser­vir ro­ciar azú­car im­pal­pa­ble.

El apa­ra­to circulatorio es­ta for­ma­do por el co­ra­zón y los va­sos san­guí­neos (ar­te­rias, ve­nas y lin­fá­ti­cos) que se en­car­gan de trans­por­tar los nu­trien­tes a to­das las cé­lu­las del cuer­po y de re­co­ger to­dos los desechos ce­lu­la­res, pa­ra lue­go eli­mi­nar­los. Co­mo pue­den ver su fun­ción es de al­tí­si­ma im­por­tan­cia pa­ra el buen desem­pe­ño de nues­tro or­ga­nis­mo.

El co­ra­zón es una bom­ba con cua­tro ca­vi­da­des que tie­ne un ge­ne­ra­dor pro­pio, por lo cual no nos da­mos cuen­ta de su fun­cio­na­mien­to, ac­ti­vi­dad que rea­li­za to­dos los días de nues­tra vi­da.

Los va­sos san­guí­neos son con- duc­tos elás­ti­cos que se en­car­gan de dis­tri­buir la san­gre por to­do el or­ga­nis­mo. ¿Qué su­ce­de si fa­lla es­te sis­te­ma y có­mo cui­dar­lo?, la mé­di­ca Co­ral Cris­tal­do acla­ra esas du­das.

“Si fa­lla el sis­te­ma circulatorio desa­rro­lla­mos en­fer­me­da­des co­mo la hi­per­ten­sión ar­te­rial, arrit­mias, in­su­fi­cien­cia car­dia­ca, in­far­to, va­ri­ces, etc. Y pa­ra cui­dar­lo es vi­tal lle­var una a ali­men­ta­ción equi­li­bra­da, uno de los pi­la­res fun­da­men­ta­les pa­ra man­te­ner ín­te­gra nues­tra sa­lud.

Rea­li­zar ac­ti­vi­dad fí­si­ca en for­ma re­gu­lar, por lo me­nos 150 mi­nu­tos se­ma­na­les, lo que tie­ne un efec­to po­si­ti­vo en la pre­ven­ción de dia­be­tes, del Alz­hei­mer y me­jo­ra del es­ta­do de áni­mo.

A pe­sar de que la me­di­ta­ción ha si­do en­gen­dra­da en una fi­lo­so­fía y cul­tu­ra ale­ja­das del ra­cio­na­lis­mo oc­ci­den­tal, hay es­tu­dios cien­tí­fi­cos en los que se mues­tran sus efec­tos po­si­ti­vos y su po­si­ble apli­ca­ción te­ra­péu­ti­ca.

Es­tos efec­tos son: mi­ti­gar el es­trés, re­du­cir la de­pre­sión y la con­fu­sión men­tal, me­jo­rar el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, la ca­pa­ci­dad de aten­ción, la em­pa­tía y co­ne­xión con los de­más, au­men­ta la to­le­ran­cia al do­lor, in­cre­men­ta la me­mo­ria y po­ten­cia la apa­ri­ción de pen­sa­mien­tos po­si­ti­vos.

Co­mo pue­den ver, es­tos son con­se­jos pa­ra cui­dar el apa­ra­to circulatorio, pe­ro ade­más tie­nen mu­cho que ver en el man­te­ni­mien­to ge­ne­ral de la sa­lud y la me­jo­ría de la ca­li­dad de vi­da”.

REA­LI­ZAR AC­TI­VI­DAD FÍ­SI­CA EN FOR­MA RE­GU­LAR, POR LO ME­NOS 150 MI­NU­TOS SE­MA­NA­LES, LO QUE TIE­NE UN EFEC­TO PO­SI­TI­VO EN LA PRE­VEN­CIÓN DE DIA­BE­TES Y ALZ­HEI­MER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.