LA PER­LA, UNA HE­RI­DA SANADA POR EL AMOR

El Deber - Para ellas - - Chocolate Caliente -

Qué her­mo­sas son las per­las. . . aun así de­be­mos sa­ber que son pro­duc­to del do­lor.

To­da per­la es la con­se­cuen­cia de una os­tra que ha si­do he­ri­da por un grano de are­na que ha en­tra­do en su in­te­rior. Una os­tra que no ha si­do he­ri­da no pue­de pro­du­cir per­las.

En la par­te in­ter­na de la os­tra se en­cuen­tra una sus­tan­cia lla­ma­da ná­car y cuan­do un grano de are­na pe­ne­tra en la os­tra, es­ta lo re­cu­bre con ca­pas de ná­car pa­ra pro­te­ger­se. Co­mo re­sul­ta­do, se va for­man­do una her­mo­sa y bri­llan­te per­la.

¿Te has sen­ti­do he­ri­do por las pa­la­bras o ac­ti­tu­des de al­guien? ¿Has si­do acu­sa­do de de­cir co­sas que nun­ca has di­cho? ¿Han si­do tus ideas re­cha­za­das o ri­di­cu­li­za­das? ¿Te han cul­pa­do de ha­ber he­cho al­go que ja­más hi­cis­te? ¿Tu ac­ti­tud fren­te a cier­tas si­tua­cio­nes se ma­lin­ter­pre­ta? ¿ Has su­fri­do al­gu­na vez los gol­pes de la in­di­fe­ren­cia? ¿Te han he­ri­do pre­ci­sa­men­te aque­llas per­so­nas que me­nos es­pe­ra­bas? ¿No te va­lo­ran co­mo real­men­te lo me­re­ces?

En­ton­ces, per­do­na y haz de tu he­ri­da una per­la. Cu­bre tus he­ri­das con va­rias ca­pas de amor, re­cuer­da que cuan­to más cu­bier­ta es­té tu he­ri­da, me­nos do­lor sen­ti­rás. Por el con­tra­rio, si no la cu­bres de amor, esa he­ri­da per­ma­ne­ce­rá abier­ta, te do­le­rá más y más ca­da día, se in­fec­ta­rá con el re­sen­ti­mien­to y la amar­gu­ra y, peor aún, nun­ca ci­ca­tri­za­rá.

En nues­tra so­cie­dad po­de­mos ver mu­chas “os­tras va­cías” no por­que no ha­yan si­do he­ri­das, sino por­que no su­pie­ron per­do­nar, com­pren­der y trans­for­mar el do­lor en una per­la.

En­ton­ces, per­do­ne y ha­ga de su he­ri­da una per­la. Cu­bra sus he­ri­das con va­rias ca­pas de amor, re­cuer­de que cuan­to más cu­bier­ta es­té su he­ri­da, me­nos do­lor sen­ti­rá.

Por el con­tra­rio, si no la cu­bre de amor, esa he­ri­da per­ma­ne­ce­rá abier­ta, le do­le­rá más y más ca­da día, se in­fec­ta­rá con el re­sen­ti­mien­to y la amar­gu­ra y, peor aún, nun­ca ci­ca­tri­za­rá.

En nues­tra so­cie­dad po­de­mos ver mu­chas “os­tras va­cías” no por­que no ha­yan si­do he­ri­das, sino por­que no su­pie­ron per­do­nar y trans­for­mar el do­lor en una per­la. La Bi­blia di­ce: “Por­que si per­do­náis a los hom­bres sus ofen­sas, os per­do­na­rá tam­bién a vo­so­tros vues­tro Pa­dre ce­les­tial (Ma­teo 6:14)”.

APRENDÉ A PER­DO­NAR, A COM­PREN­DER Y A TRANS­FOR­MAR TU DO­LOR EN UNA PER­LA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.