MARÍA IRE­NE SQUILACI SANDÓVAL ASE­SO­RA DE PO­LÍ­TI­COS

Es pas­to­ra, es­cri­to­ra, con­fe­ren­cis­ta y rec­to­ra de la Red de Trans­for­ma­ción Glo­bal; ase­so­ra, men­to­ra y en­tre­na­do­ra de lí­de­res en po­lí­ti­ca, ne­go­cios y edu­ca­ción

El Deber - Para ellas - - Mujer Tenías Que - AI­DA DO­MÍN­GUEZ P. [email protected]­DE­BER.COM.BO

La jo­ven te­nis­ta y aman­te del de­por­te blanco, ga­na­do­ra de la Ra­que­ta de oro, de la Aso­cia­ción Cru­ce­ña de Te­nis, en 2001 y 2002 se ha con­ver­ti­do en pas­to­ra cris­tia­na y en lí­der de la or­ga­ni­za­ción cris­tia­na San­cap, de­di­ca­da a ha­cer pro­yec­tos de trans­for­ma­ción pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca. Si­guió es­tu­dios su­pe­rio­res y ob­tu­vo una li­cen­cia­tu­ra en Mi­nis­te­rio Cris­tiano de Abi­le­ne Ch­ris­tian Uni­ver­sity, Es­ta­dos Uni­dos; tres es­pe­cia­li­da­des en He­chos de los Após­to­les, Car­tas Pau­li­nas y Pen­ta­teu­co; un di­plo­ma­do en Edu­ca­ción Su­pe­rior; si­guió la ca­rre­ra de De­re­cho en la uni­ver­si­dad Domingo Sa­vio y ac­tual­men­te es­tá cur­san­do una maes­tría en Li­de­raz­go Or­ga­ni­za­cio­nal In­ter­na­cio­nal, en Re­gent Uni­ver­sity, Vir­gi­nia. Es con­fe­ren­cis­ta in­ter­na­cio­nal y rec­to­ra pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca de la Red de Trans­for­ma­ción Glo­bal ( RTG) y en los úl­ti­mos cin­co años se ha de­di­ca­do a men­to­rear, ase­so­rar y en­tre­nar lí­de­res en las áreas de po­lí­ti­ca, ne­go­cios, edu­ca­ción y la igle­sia, en va­rios paí­ses de la re­gión.

¿ Los se­mi­na­rios y con­fe­ren­cias que dic­ta en dis­tin­tos paí­ses son so­bre li­de­raz­go? Me he es­pe­cia­li­za­do en te­mas de go­bierno, fa­mi­lia, edu­ca­ción

“Re­cor­de­mos que el li­de­raz­go más gran­de de una mu­jer es­tá en la for­ma­ción de sus hi­jos”

y ne­go­cios. Ha­ce cin­co años tra­ba­jo con el doc­tor Mark Be­li­les, pre­si­den­te de la Red de Trans­for­ma­ción Glo­bal y ase­sor po­lí­ti­co de mu­chos pre­si­den­tes en el mun­do.

¿Có­mo desa­rro­lla esa la­bor de ase­so­ría? Es un tra­ba­jo de con­sul­to­ría em­pre­sa­rial, soy en­tre­na­do­ra y men­to­ra de lí­de­res en prin­ci­pios bí­bli­cos de eco­no­mía, po­lí­ti­ca, go­bierno, me­dios de co­mu­ni­ca­ción, edu­ca­ción y ne­go­cios. Tra­ba­ja­mos con em­pre­sa­rios por to­da Amé­ri­ca La­ti­na y con per­so­nas po­lí­ti­cas, más que na­da nos de­di­ca­mos a tra­ba­jar con gen­te de fe que por pri­me­ra vez quie­re in­cur­sio­nar en la are­na po­lí­ti­ca. Mi ase­so­ra­mien­to es en ba­se a la Bi­blia y he­mos em­pe­za­do pro­yec­tos em­pre­sa­ria­les, so­cia­les y po­lí­ti­cos con es­ta ideo­lo­gía por la glo­ria de Dios. Por ello, he­mos si­do re­co­no­ci­dos en Ecua­dor.

¿Pre­mia­da en el ex­te­rior? Nos in­vi­ta­ron pa­ra dar con­fe­ren­cias de ca­pa­ci­ta­ción y orien­ta­ción en la Al­cal­día de Guayaquil, Ecua­dor, por un gru­po de jó­ve­nes cer­ca­nos al al­cal­de y por la la­bor que hi­ci­mos, la pre­si­den­ta del Con­ce­jo Mu­ni­ci­pal, a nom­bre del al­cal­de Jaime Ne­bot, nos nom­bró Hi­ja ilus­tre de es­ta ciu­dad, él es una au­to­ri­dad que ha desa­rro­lla­do un tra­ba­jo ex­tra­or­di­na­rio en su ciu­dad.

He­mos via­ja­do a Co­lom­bia, Ecua­dor, Chi­le, Bra­sil, Cos­ta Ri­ca, Gua­te­ma­la, Pa­na­má, co­mo ase­so­res de trans­for­ma­ción.

¿Por qué trans­for­ma­ción? Lo que ha­ce­mos es en­se­ñar prin­ci­pios que his­tó­ri­ca­men­te re­fle­ja la Bi­blia y que ha traí­do pros­pe­ri­dad y jus­ti­cia a paí­ses exi­to­sos; con el doc­tor Mark he­mos es­tu­dia­do qué tie­nen en co­mún esas na­cio­nes des­de sus ini­cios y vi­mos que la ma­yo­ría de los pre­si­den­tes de gran­des em­pre­sas de es­tos paí­ses, son cris­tia­nos, y con su li­de­raz­go han lo­gra­do po­si­cio­nar­se don­de es­tán, de­bi­do a su éti­ca y ho­nes­ti­dad en el tra­ba­jo, esa con­duc­ta ha eli­mi­na­do la co­rrup­ción y ha lo­gra­do más tra­ba­jo, pros­pe­ri­dad y desa­rro­llo. Es así co­mo se de­be trans­for­mar a los lí­de­res pa­ra cons­truir na­cio­nes jus­tas y prós­pe­ras.

¿Có­mo em­pe­zó con es­te en­tre­na­mien­to de lí­de­res? Cuan­do re­gre­sé al país, lue­go de for­mar­me en Es­ta­dos Uni­dos fun­dé la igle­sia Los sue­ños de Dios, em­pe­za­mos a ver que Bo­li­via ne­ce­si­ta­ba una trans­for­ma­ción in­te­gral, que no so­lo de­bía­mos lle­gar con la pa­la­bra de Dios, sino que te­nía­mos que lle­gar con re­for­mas so­cia­les y en to­das las áreas po­der ha­cer cum­plir el sue­ño de Dios, de cons­truir una na­ción que le dé la glo­ria, que sea prós­pe­ra, que sea jus­ta, que re­fle­je sus prin­ci­pios y sus de­seos de sa­car a la gen­te de la mi­se­ria y de la po­bre­za.

¿Cuál es la ba­se de esa en­se­ñan­za o ase­so­ra­mien­to? Una de las áreas que me to­ca es el te­ma de fa­mi­lia, por­que cuan­do da­mos con­fe­ren­cias nos en­fo­ca­mos en ha­cer en­ten­der a los po­lí­ti­cos que más im­por­tan­te que cual­quier otra co­sa que quie­ran ha­cer, es en­fo­car po­lí­ti­cas pú­bli­cas en fa­vor de la fa­mi­lia, por­que cuan­do las fa­mi­lias son ro­bus­tas y fuer­tes, las na­cio­nes son prós­pe­ras.

En el lu­gar don­de hay ín­di­ces de di­vor­cios muy al­tos, la mu­jer tie­ne que tra­ba­jar el do­ble y de­jar a sus hi­jos ca­si aban­do­na­dos, por­que la car­ga de sos­te­ner un ho­gar es­tá so­lo so­bre sus es­pal­das y eso oca­sio­na mu­chos pro­ble­mas con los ni­ños y jó­ve­nes; no­so­tros ayu­da­mos a la mu­jer a re­cu­pe­rar su rol, tra­ba­ja­mos en que ella re­cu­pe­re su es­pa­cio en el ho­gar, que­re­mos que sea em­pren­de­do­ra, que si­ga el pro­pó­si­to de Dios, pe­ro de­be

re­co­no­cer que su pro­pó­si­to prin­ci­pal es for­mar lí­de­res pa­ra el país y esos son sus hi­jos. El li­de­raz­go más gran­de de una mu­jer es­tá en la for­ma­ción de sus hi­jos.

¿Es­tá ca­sa­da, tie­ne ni­ños? No ten­go hi­jos, no soy ca­sa­da, pe­ro me en­can­ta la ca­pa­ci­ta­ción fa­mi­liar.

Por ello he es­cri­to es­te año un li­bro de au­toa­yu­da pa­ra la fa­mi­lia y pa­ra los po­lí­ti­cos, es un hí­bri­do en­tre fa­mi­lia y Go­bierno, que con­tie­ne cin­co ca­pí­tu­los, so­bre có­mo de­be­mos te­ner el rol de crear so­cie­da­des y tec­no­lo­gías. Es có­mo los po­lí­ti­cos de­ben en­ten­der la im­por­tan­cia de la fa­mi­lia, ha­cer­los des­per­tar de que po­lí­ti­cas pú­bli­cas no so­la­men­te sean ha­cer ca­rre­te­ras o puentes, sino que ne­ce­si­tan em­pe­zar a ver la reali­dad de la fa­mi­lia y ha­cer co­sas que em­po­de­ren a la mu­jer y al va­rón en el ho­gar pa­ra que po­da­mos for­mar nue­vos lí­de­res.

El li­bro se lla­ma Des­tro­nan­do al es­ta­do, prin­ci­pios pa­ra li­be­rar fa­mi­lias.

¿Ade­más de las ase­so­rías es miem­bro de pla­ta­for­mas di­gi­ta­les ac­ti­vis­tas? Ten­go mi pla­ta­for­ma que se lla­ma PUC, Pla­ta­for­mas Uni­das Cris­tia­nas, so­mos una agru­pa­ción de 22 pla­ta­for­mas cris­tia­nas que es­ta­mos en es­te mo­men­to.

En Bo­li­via se ma­tan li­de­raz­gos por la am­bi­ción de per­pe­tuar­se en el po­der, ne­ce­si­ta­mos de los po­lí­ti­cos vie­jos pa­ra que nos den sus ex­pe­rien­cias, pe­ro tam­bién pre­ci­sa­mos que nos abran es­pa­cios.

Lo que tie­ne que pre­va­le­cer son los pro­yec­tos, te­ne­mos que de­jar de vo­tar por lí­de­res y em­pe­zar a vo­tar por ideas.

Que­re­mos que los po­lí­ti­cos res­pe­ten nues­tro mo­vi­mien­to, nues­tros idea­les y cau­sas, por­que es­ta­mos tra­ba­jan­do por ese fin.

Es­ta­mos en épo­ca elec­to­ral, por las elec­cio­nes pri­ma­rias con rum­bo a las na­cio­na­les, en 2019 y en 2020 se vie­nen las mu­ni­ci­pa­les y de go­ber­na­dor ¿Se ani­ma­ría a can­di­da­tear? Me ani­ma­ría a ser can­di­da­ta y es­toy pre­pa­ra­da, lo lle­vo en los ge­nes, ven­go de una fa­mi­lia de po­lí­ti­cos de tra­yec­to­ria en el país.

Me ani­ma­ría siem­pre y cuan­do ha­yan dos fac­to­res im­por­tan­tes, el pri­me­ro es que ten­ga gen­te al­re­de­dor con ca­pa­ci­dad, por­que una so­la no pue­de es­tar ha­cien­do to­do, ne­ce­si­to un equi­po de per­so­nas que pien­sen co­mo yo y que quie­ran ha­cer co­sas ver­da­de­ras, por­que uno en­tra so­lo y en la are­na po­lí­ti­ca hay mu­cha co­rrup­ción y co­sas ne­ga­ti­vas, en­ton­ces em­pie­za a ab­sor­ber­lo el sis­te­ma, y eso no quie­ro, quie­ro en­trar con un mo­vi­mien­to de per­so­nas ín­te­gras. La se­gun­da con­di­ción, es que no­so­tros ten­ga­mos la opor­tu­ni­dad de en­trar y ma­ne­jar un pro­yec­to per­so­nal, que no nos im­pon­gan un pro­yec­to ajeno, sino que las ideas naz­can de la ju­ven­tud, de gen­te que tie­ne vi­sión pa­ra trans­for­mar es­te país ha­cia el desa­rro­llo y la tec­no­lo­gía. No mi­re­mos el pa­sa­do, mi­re­mos ha­cia ade­lan­te y que con la opor­tu­ni­dad de ser lí­de­res po­lí­ti­cos, nos per­mi­tan im­ple­men­tar ideas pro­pias. Si hay esas dos con­di­cio­nes me me­to pa­ra ha­cer cam­bios, por­que el tiem­po de uno va­le oro y no po­de­mos mal­gas­tar­lo en se­guir ha­cien­do lo que han he­cho otros. Con la ben­di­ción de Dios se lo­gra to­do.

“Creo que pue­do ser una bue­na can­di­da­ta y una bue­na au­to­ri­dad, es­toy pre­pa­ra­da pa­ra ello”

FO­TOS: GA­BRIEL VÁS­QUEZ/ IRE­NE SQUILLACI

Po­lí­ti­cos. Ase­so­ran­do a dipu­tados en el Con­gre­so Na­cio­nal de Chi­le

Di­ser­tan­do. Ire­ne dic­tan­do una con­fe­ren­cia de po­lí­ti­cas pú­bli­cas en Ecua­dor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.