Mer­ca­do am­bien­tal en el mu­ni­ci­pio de Mon­te­ro, un mo­de­lo a se­guir

Usa pro­duc­tos or­gá­ni­cos en el tra­ta­mien­to ca­pi­lar, lo que la ubi­ca en­tre las mu­je­res de­fen­so­ras de la eco­lo­gía

El Deber - Para ellas - - Salud Preventiva - In­grid Ri­ve­ro mi­ri­ve­[email protected]­de­ber.com.bo

Mon­te­ro es­tá unos pa­sos ade­lan­te en sus­ten­ta­bi­li­dad gra­cias a la ges­tión de sus re­si­duos só­li­dos en su mer­ca­do prin­ci­pal. Des­de agos­to de 2016, se­pa­ran sus re­si­duos, or­gá­ni­cos, inor­gá­ni­cos y ba­su­ra co­mún. Los pri­me­ros, cás­ca­ras de fru­tas y ver­du­ras que son ma­yo­ría, son trans­for­ma­dos en com­pos­ta­je y lue­go son usa­dos co­mo abono en par­ques, ave­ni­das, pla­zas y ro­ton­das. Los re­si­duos inor­gá­ni­cos, co­mo plás­ti­co, pa­pel, vi­drio y car­tón, son en­tre­ga­dos a los re­co­lec­to­res que los ven­den pa­ra el re­ci­cla­je.

En dos años se pro­ce­sa­ron más de 390 to­ne­la­das de re­si­duos or­gá­ni­cos, dis­mi­nu­yen­do a más de la mi­tad los re­si­duos que desechan en el re­lleno sa­ni­ta­rio, ya que el 50% de la ba­su­ra que se pro­du­ce es or­gá­ni­ca; de­jar de bo­tar­los no so­lo ha dis­mi­nui­do la su­cie­dad en Mon­te­ro, sino tam­bién los ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro, li­xi­via­dos y ma­los olo­res que es­tos pro­du­cen, sien­do un apor­te en la cons­truc­ción de mu­ni­ci­pios sos­te­ni­bles y a es- ca­la mun­dial en la lu­cha con­tra el ca­len­ta­mien­to glo­bal.

La plan­ta de com­pos­ta­je es un lu­gar muy vi­si­ta­do por co­le­gios, uni­ver­si­da­des y ve­ci­nos, lo que ha per­mi­ti­do edu­car a la co­mu­ni­dad en te­mas me­dioam­bien­ta­les. La plan­ta se en­cuen­tra en su fa­se pi­lo­to y es­tá en la bús­que­da de fi­nan­cia­mien­to pa­ra con­so­li­dar­se; la ini­cia­ti­va es de la Al­cal­día de Mon­te­ro, con el apo­yo de Swiss­con­tact.

En­tre 850 kg y 1.050 kg son las to­ne­la­das de re­si­duos que in­gre­san a la plan­ta de com­pos­ta­je mu­ni­ci­pal por día. 8,6 to­ne­la­das de re­si­duos re­ci­cla­bles re­co­lec­ta­dos de ma­ne­ra di­fe­ren­cia­da y 7,9 to­ne­la­das de re­si­duos no apro­ve­cha­bles.

Ma­ri­sa Vie­ra Hair Stu­dio es el cen­tro de be­lle­za en la ca­pi­tal cru­ce­ña de María Isa­bel Vie­ra (Ma­ri­sa Vie­ra), que se des­ta­ca por ser un si­tio sin­gu­lar de­di­ca­do a la re­es­truc­tu­ra­ción mo­le­cu­lar con­sa­gra­do a la sa­lud y bie­nes­tar del ca­be­llo, de aden­tro ha­cia afue­ra. ¿Qué di­fe­ren­cia a su stu­dio de otros cen­tros? Di­fie­ro por­que uti­li­zo pro­duc­tos or­gá­ni­cos y li­bres de to­xi­nas en el tra­ta­mien­to de ca­be­llos. ¿Có­mo se de­ci­dió a ela­bo­rar y usar pro­duc­tos or­gá­ni­cos? Las to­xi­nas de los ma­te­ria­les con los que em­pe­cé a tra­ba­jar me pro­du­je­ron aler­gias, soy sen­si­ble al amo­nia­co. Pen­sé en de­jar la ca­rre­ra o bus­car una al­ter­na­ti­va y me acer­qué a la tec­no­lo­gía mo­le­cu­lar, pa­ra qui­tar los com­po­nen­tes tó­xi­cos a los pro­duc­tos.

La ba­se pa­ra ellos fue­ron mis es­tu­dios de tri­co­lo­gía. Per­te­nez­co al World Tri­cho­logy So­ciety de Nue­va York (EEUU) y co­mo or­gá­ni­ca na­tu­ris­ta he he­cho cur­sos de des­ti­la­ción de agro­cos­mé­ti­cos di­rec­to de la plan­ta al pro­duc­to en Gou­don (Ri­vie­ra fran­ce­sa), Her­bal School (Ca­li­for­nia) y fá­bri­cas de des­ti­la­ción, en Roma (Ita­lia). ¿Fa­bri­ca su pro­pio cham­pú? El romero y el to­mi­llo fue­ron mis per­fec­tos alia­dos pa­ra ayu­dar al clien­te en la des­in­to­xi­ca­ción y des­in­fla­ma­ción del cue­ro ca­be­llu­do. Lue­go de más de 20 me­ses de tra­ba­jo equi­li­bran­do la fór­mu­la, ha­ce un año que lan­cé mi cham­pú. Con es­te tra­ba­jo con­tri­bu­yo a de­mos­trar que en el país te­ne­mos ma­te­ria pri­ma y pro­duc­ción or­gá­ni­ca pa­ra la be­lle­za. Es­toy for­man­do una alian­za pro­duc­ti­va con las re­co­lec­to­ras de Pal­ma­ri­to de la Fron­te­ra.

Era una ma­ña­na ins­pi­ra­do­ra. An­te mi compu­tado­ra, te­clea­ba fre­né­ti­ca el arran­que de una nue­va his­to­ria Green & Fit pa­ra com­par­tir con us­te­des. Las pa­la­bras ma­na­ban con una na­tu­ra­li­dad que has­ta yo mis­ma me asus­ta­ba. ¡Al fin des­per­ta­ba mi ve­ta de es­cri­to­ra! Una lla­ma­da de te­lé­fono irrum­pió es­te mo­men­to de ilu­mi­na­ción li­te­ra­ria. Tras con­cluir la con­ver­sa­ción, pen­sé que re­vi­sar los men­sa­jes de Whas­tapp ser­vi­rían de des­can­so an­tes de re­tor­nar al fla­man­te ar­tícu­lo se­ma­nal.

¡Pues no!, de­ci­te que, al vol­ver a la his­to­ria, me que­dé en blanco. Por más que re­leía el tex­to ya avan­za­do, no en­con­tra­ba la for­ma de se­guir. ¿Pa­ra qué aten­dí esa lla­ma­da?

An­tes de de­ses­pe­rar­me, con­cen­tré mi aten­ción en la res­pi­ra­ción. Al ini­cio irre­gu­lar y ner­vio­sa, po­co a po­co más pro­fun­da. En po­cos se­gun­dos, y gra­cias a es­ta di­ná­mi­ca de me­di­ta­ción, re­cu­pe­ré el con­trol pa­ra re­to­mar el ar­tícu­lo.

El mind­ful­ness com­bi­na una par­te de la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal con el ar­te mi­le­na­rio de la me­di­ta­ción. Por me­dio de la res­pi­ra­ción tra­ta de que nos con­cen­tre­mos ple­na­men­te en la ac­ción que desa­rro­lle­mos en ese ins­tan­te y la eje­cu­te­mos con aten­ción ple­na, con los cin­co sen­ti­dos pues­tos en la la­bor. Al mis­mo tiem­po, es­ta con­cien­cia ple­na nos ayu­da pa­ra dis­cer­nir las dis­trac­cio­nes in­ne­ce­sa­rias y fre­nar­las an­tes que rom­pan la con­cen­tra­ción.

En el ám­bi­to em­pre­sa­rial y eje­cu­ti­vo, el mind­ful­ness ha cre­ci­do de ma­ne­ra im­por­tan­te co­mo for­ma de fre­nar el es­trés y de con­cen­trar la aten­ción ple­na en la to­ma de de­ci­sio­nes.

Des­pués de es­tu­diar e in­ves­ti­gar so­bre es­ta co­rrien­te que ex­plo­ra la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal, me cues­tio­né ¿có­mo apli­car es­tas téc­ni­cas a mi estilo de vi­da?.

En esa bús­que­da per­so­nal irrum­pió una pa­la­bra que ro­bó mi aten­ción. No pu­de re­sis­tir­me y tu­ve que de­jar to­do pa­ra cen­trar la aten­ción ple­na en ella: mind­food­ness. Se­gún el si­có­lo­go Ale­jan­dro Camacho, co­crea­dor de es­te con­cep­to, es­ta ten­den­cia pre­ten­de ha­cer del mo­men­to de co­mer una ru­ti­na más sa­na, así co­mo más re­la­ja­da.

De acuer­do al in­ves­ti­ga­dor, los há­bi­tos de ali­men­ta­ción que te­ne­mos jue­gan, mu­chas ve­ces, en con­tra nues­tra. Co­me­mos rá­pi­da- men­te, mien­tras nues­tra aten­ción es­tá en la te­le­vi­sión o el te­lé­fono, sin aten­der a la tex­tu­ra y sa­bor de los ali­men­tos, in­clu­so, en oca­sio­nes, no lo­gra­mos com­bi­nar los ali­men­tos de ma­ne­ra ade­cua­da.

Otro há­bi­to per­ju­di­cial que reseña Camacho des­ta­ca el an­sia por co­mer co­mo for­ma de en­cu­brir al­gu­nas emo­cio­nes.

La ali­men­ta­ción cons­cien­te alien­ta una de­ci­sión res­pon­sa­ble du­ran­te to­do el pro­ce­so, des­de la com­pra de los ali­men­tos has­ta la for­ma de pre­pa­rar­los, fo­men­tan­do una ali­men­ta­ción sa­na y va­ria­da.

Be­ne­fi­cios del mind­ful­ness

Com­ba­te el es­trés, la an­sie­dad y la de­pre­sión. La res­pi­ra­ción cons­cien­te y rít­mi­ca re­du­ce los ni­ve­les de cor­ti­sol, una hor­mo­na que se li­be­ra en res­pues­ta al es­trés.

Aca­ba con los pro­ble­mas de in­som­nio. El mind­ful­ness per­mi­te una res­pues­ta emo­cio­nal “fa­ci­li­tan­do el con­trol de la ac­ti­va­ción cor­ti­cal por la noche, lo que ayu­da a dor­mir me­jor”, ra­ti­fi­ca Holly Roy, au­tor de la in­ves­ti­ga­ción.

Pro­te­ge el ce­re­bro pre­vi­nien­do en­fer­me­da­des y pa­to­lo­gías aso­cia­das al en­ve­je­ci­mien­to.

Au­men­ta la ca­pa­ci­dad de con­cen­tra­ción gra­cias al con­trol de es­tí­mu­los y la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal.

MIND­FUL­NESS COM­BI­NA UNA PAR­TE DE LA IN­TE­LI­GEN­CIA EMO­CIO­NAL CON EL AR­TE MI­LE­NA­RIO DE LA ME­DI­TA­CIÓN

28,98 to­ne­la­das de abono se han pro­du­ci­do en dos años. Bs 10.569,92 es el cos­to de ope­ra­ción men­sual de la plan­ta pi­lo­to

203 co­mer­cian­tes del mer­ca­do Vi­lla Ba­rrien­tos son los re­co­lec­to­res

La eco­em­pren­de­do­ra in­ves­ti­ga las pro­pie­da­des del co­poa­zú, acha­chai­rú y asaí en la Chi­qui­ta­nia, con la or­ga­ni­za­ción Bus­can­do nue­vos ho­ri­zon­tes

Mind­food­ness pre­ten­de ha­cer del mo­men­to de co­mer una ru­ti­na sa­na y re­la­ja­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.