LA IN­TI­MI­DA­CIÓN QUE SU­FRI­MOS LAS MU­JE­RES DEL ES­TA­BLISH­MENT MA­CHIS­TA

El Deber - Para ellas - - Entre Amigas - CARMIÑA FER­NÁN­DEZ EDI­TO­RA

La re­for­ma le­gal no mo­di­fi­có los sis­te­mas pa­triar­ca­les o la cul­tu­ra del ma­chis­mo de un día pa­ra otro y no tar­da­ron en apa­re­cer y ge­ne­ra­li­zar­se las reacciones con­tra las mu­je­res que ocu­pa­ban car­gos po­lí­ti­cos” Ka­tia Urio­na, bo­li­via­na, co­mu­ni­ca­do­ra so­cial y es­cri­to­ra, ex­pre­si­den­ta del Tri­bu­nal Su­pre­mo Elec­to­ral de Bo­li­via

El Con­ver­sa­to­rio Pa­ra Ellas de EL DE­BER se ex­tien­de a un pro­gra­ma ra­dial con el pro­pó­si­to de pro­mo­ver el li­de­raz­go fe­me­nino en es­tos tiem­pos de cam­pa­ñas y de po­si­bles can­di­da­tos ha­cia las pró­xi­mas elec­cio­nes na­cio­na­les y mu­ni­ci­pa­les. El úl­ti­mo pro­gra­ma del año reunió a tres jó­ve­nes vein­tea­ñe­ras que es­tán sem­bran­do un nue­vo li­de­raz­go en las re­des so­cia­les: Ale­jan­dra Serrate y Gabriela Fran­co, fun­da­do­ras de la pla­ta­for­ma Re­sis­ten­cia Fe­me­ni­na, y María Ire­ne Squillaci, lí­der de las Pla­ta­for­mas Uni­das Cris­tia­nas (PUC).

Ellas creen que es el mo­men­to de abrir­se

cam­po, di­je­ron que es­tán lis­tas pa­ra pre­sen­tar­se en las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les, a sa­bien­das de que en­fren­ta­rán un sin­fín de di­fi­cul­ta­des. Co­men­ta­ron que sien­ten en piel pro­pia la in­ti­mi­da­ción del sis­te­ma pa­triar­cal y ma­chis­ta, no so­lo den­tro de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les y agru­pa­cio­nes ciu­da­da­nas, tam­bién se mues­tra en las re­des so­cia­les.

En nues­tro país exis­te un gran nú­me­ro de mu­je­res ocupando car­gos po­lí­ti­cos; sin em­bar­go, esos avan­ces se di­lu­yen fren­te al cli­ma de aco­so y vio­len­cia que se vi­si­bi­li­za en to­das las es­fe­ras de po­der.

Te­ne­mos el ca­so de la pre­si­den­ta del Con­ce­jo Mu­ni­ci­pal, An­gé­li­ca So­sa, la ca­ra del reor­de­na­mien­to de los mer­ca­dos y del trans­por­te pú­bli­co, que su­frió ame­na­zas a su in­te­gri­dad fí­si­ca y tam­bién en con­tra de su fa­mi­lia. Na­die más re­ci­bió ame­na­zas, ni el al­cal­de ni los con­ce­ja­les.

Otra cla­ra in­ti­mi­da­ción del es­ta­blish­ment ma­chis­ta lle­gó a Ka­tia Urio­na, ex­pre­si­den­ta del Tri­bu­nal Su­pre­mo Elec­to­ral de Bo­li­via, que di­mi­tió de su car­go de ma­ne­ra in­tem­pes­ti­va sor­pren­dien­do a to­da la po­bla­ción.

Sin du­da, si­tua­cio­nes pa­ra se­guir co­men­tan­do, y con el fin de apo­yar­nos en­tre mu­je­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.