Bo­das, mi­tos y cos­tum­bres

Su­ge­ren­cias. Hay de­ce­nas de tra­di­cio­nes, se­gún la épo­ca y la re­gión del mun­do don­de se ce­le­bre la bo­da, y hay al­gu­nas más uni­ver­sa­les

El Deber - Para ellas - - Entre Amigas - Ai­da Do­mín­guez P. [email protected]

Las bo­das son un ri­to lleno de tra­di­cio­nes, su­pers­ti­cio­nes, mi­tos y cos­tum­bres, al­gu­nas de épo­cas re­mo­tas que si­guen por ge­ne­ra­cio­nes.

Las bo­das son un ri­to lleno de tra­di­cio­nes, su­pers­ti­cio­nes, mi­tos y cos­tum­bres. Al­gu­nas se to­man de épo­cas re­mo­tas y han con­ti­nua­do a tra­vés de ge­ne­ra­cio­nes, otras han si­do pro­pues­tas por ca­da país y va­rían de una re­gión a otra.

Hay tra­di­cio­nes que se han con­ver­ti­do en nor­mas que una no­via de­be­ría cum­plir el día de su bo­da, co­mo ves­tir de blan­co, usar ve­lo, lan­zar el ra­mo, ser “en­tre­ga­da” al no­vio; no mos­trar al no­vio el ves­ti­do an­tes de la ce­re­mo­nia y usar al­go azul, al­go pres­ta­do y al­go nue­vo.

¿Sa­bes por qué al­gu­nas de esas cos­tum­bres se man­tie­nen? Hay no­vias que quie­ren ese to­que re­tro en su en­la­ce o per­te­ne­cen a fa­mi­lias con­ser­va­do­ras que se re­sis­ten a pres­cin­dir de es­tos de­ta­lles. Por ello, la or­ga­ni­za­do­ra de bo­das Elia­na Te­rra­zas, de Mia Bo­da, su­gie­re usar al­go azul, al­go nue­vo, al­go pres­ta­do y al­go vie­jo.

Un to­que azul En épo­cas bí­bli­cas, el co­lor azul y no el blan­co re­pre­sen­ta­ba la pu­re­za de la no­via. De­bi­do a un cam­bio en las cos­tum­bres, el azul en el atuen­do nup­cial fue de­jan­do de sim­bo­li­zar la pu­re­za pa­ra re­pre- sen­tar la fi­de­li­dad y la cons­tan­cia en la unión de la pa­re­ja.

El to­que azul ge­ne­ral­men­te apa­re­ce en la li­ga, en los cal­za­dos, el ra­mo o los ac­ce­so­rios con pie­dras.

Al­go nue­vo Lo nue­vo sim­bo­li­za su nue­va vi­da en co­mún, el pro­yec­to que em­pie­zan con su ma­tri­mo­nio. Res­ca­ta esa tra­di­ción, por­que lle­var al­go nue­vo, trae­rá pros­pe­ri­dad y fe­li­ci­dad a tu unión. Na­da más nue­vo que tu tra­je de no­via, que re­tra­ta­rá el sen­ti­mien­to que mo­ti­va la ce­le­bra­ción, des­de la igle­sia has­ta el fes­te­jo.

Al­go pres­ta­do Vie­ne de una an­ti­gua su­pers­ti­ción que di­ce que se pue­de atraer la fe­li­ci­dad si lle­vas pues­to al­go de al­guien que es fe­liz en su ma­tri­mo­nio.

Sue­le ser una in­ti­ma ami­ga o la ma­dre o la abue­la, quien se lo de­ja a la no­via y por lo ge­ne­ral, es un pa­ñue­lo o al­gu­na jo­ya va­lio­sa.

Es­ta jo­ya co­mo es usa­da, es vie­ja y eso es sím­bo­lo de la con­ti­nui­dad con lo an­te­rior.

1. Pres­ta­do. Ma­ni­llas, tia­ras, are­tes y co­lla­res

2. Azul. Los za­pa­tos los po­drás usar des­pués

3. Nue­vo. Es­co­gé un tra­je pa­ra es­tre­nar ese día

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.