Se­rás una gran triun­fa­do­ra

El Deber - Para ellas - - Chocolate Caliente -

Se­rás una triun­fa­do­ra... cuan­do el egoís­mo no li­mi­te tu ca­pa­ci­dad de amar. Cuan­do con­fíes en ti mis­ma aun­que to­dos du­den de ti y de­jes de preo­cu­par­te por el qué di­rán.

Cuan­do tus ac­cio­nes sean tan con­ci­sas en du­ra­ción co­mo lar­gas en re­sul­ta­dos. Cuan­do pue­das re­nun­ciar a la ru­ti­na sin que ello al­te­re el me­ta­bo­lis­mo de tu vi­da. Cuan­do se­pas dis­tin­guir una son­ri­sa de una bur­la y pre­fie­ras la eter­na lu­cha que la com­pra de la fal­sa vic­to­ria.

Cuan­do ac­túes por con­vic­ción y no por adu­la­ción. Cuan­do pue­das ser po­bre sin per­der tu ri­que­za y ri­ca sin per­der tu hu­mil­dad. Cuan­do se­pas per­do­nar tan fá­cil­men­te co­mo aho­ra te dis­cul­pas. Cuan­do pue­das ca­mi­nar jun­to al po­bre sin ol­vi­dar que es un hom­bre, y jun­to al ri­co sin pen­sar que es un dios.

Cuan­do se­pas en­fren­tar tus erro­res tan fá­cil y po­si­ti­va­men­te co­mo tus acier­tos. Cuan­do ha­lles sa­tis­fac­ción com­par­tien­do tu ri­que­za. Cuan­do se­pas ob­se­quiar tu si­len­cio a quien no te pi­de pa­la­bras y tu au­sen­cia a quien no te apre­cia.

Cuan­do ya no de­bas su­frir por co­no­cer la fe­li­ci­dad y no seas ca­paz de cam­biar tus sen­ti­mien­tos o tus me­tas por el pla­cer.

Cuan­do no tra­tes de ha­llar las res­pues­tas en las co­sas que te ro­dean, sino en Dios y en tu pro­pia per­so­na. Cuan­do acep­tes los erro­res, cuan­do no pier­das la cal­ma, en­ton­ces y so­lo en­ton­ces, se­rás... ¡Una triun­fa­do­ra!

Triun­fa­do­ra o exi­to­sa, es lo mis­mo, por ello, en una char­la so­bre au­to­ayu­da y su­pera­ción per­so­nal sur­gió lo que ha­cen las mu­je­res exi­to­sas: creen en ellas mis­mas por en­ci­ma de to­do, o sea que siem­pre se po­nen ade­lan­te en la lis­ta.

No se afe­rran al pa­sa­do, por­que es tiem­po que ya no exis­te.

Ac­túan pa­ra al­can­zar sus sueños y ad­quie­ren la res­pon­sa­bi­li­dad de en­ten­der que si no lo ha­cen ellas, na­die lo ha­rá.

Po­ne lí­mi­tes, por­que su tiem­po va­le oro. No le te­men a equi­vo­car­se, y si se equi­vo­can no se asus­tan, se sa­cu­den el fra­ca­so y con­ti­núan.

No te­jen his­to­rias o acep­tan cuan­do las co­sas se dan y cuan­do no, con­ti­núan co­mo si na­da hu­bie­se pa­sa­do.

Se cui­dan, por­que pa­ra las mu­je­res exi­to­sas su cuer­po, por un la­do, es su en­va­se y, por otro, su he­rra­mien­ta de tra­ba­jo.

LAS MU­JE­RES EXI­TO­SAS Y TRIUNFADORAS SA­BEN CUÁNDO DE­CIR NO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.