En­tre ollas, re­ce­tas, ni­ños y pe­di­dos...

MU­JER TE­NÍAS QUE SER

El Deber - Para ellas - - Entre Amigas - Ni­co­le Wi­lle AI­DA DO­MÍN­GUEZ P. [email protected]­DE­BER.COM.BO

La chef Ni­co­le Wi­lle Ar­za­be nos brin­da ca­da miér­co­les sus pre­cio­sas re­ce­tas, y hoy nos cuen­ta so­bre sus pi­ni­nos en la co­ci­na. En­se­ña que una co­mi­da de­be te­ner ar­mo­nía y ade­más una his­to­ria. “El pla­to pue­de de­cir­te si el chef es­tá de buen áni­mo o no”.

En­tre ollas, re­ce­tas, dos ni­ños, el es­po­so y los pe­di­dos, se arre­gla pa­ra que­dar 100 pun­tos y po­sar pa­ra el len­te de la cá­ma­ra de su her­ma­na. Di­ver­ti­da, re­la­ja­da y su­per­op­ti­mis­ta, la be­lla fa­mi­lia se ins­ta­la en la co­ci­na. ¿ Dón­de más po­día ser? Si a Ni­co­le Wi­lle y a Al­ci­des Pa­re­jas les en­can­ta ese lu­gar de la ca­sa. Fe­li­ces, ju­gue­to­nes y amo­ro­sos, po­sa­ron jun­to a En­ma­nuel Al­ci­des y Ale­xia Pa­re­jas Wi­lle.

Lin­da por don­de se la mi­re, es cor­dial, ca­ris­má­ti­ca e in­te­li­gen­te. Es chef con es­pe­cia­li­dad en co­ci­na de au­tor. Con ese ba­ga­je de ex­pe­rien­cia se ha ani­ma­do a abrir La Crea­ción, su res­tau­ran­te que es­ta­rá en el pa­seo Los Cu­sis y ve­rá la luz en el pri­mer tri­mes­tre del pró­xi­mo año.

Ha­bla de su pa­sión por la co­ci­na y los pla­tos de sus amo­res.

¿Có­mo em­pe­zas­te a ilu­sio­nar­te con la co­ci­na? Siem­pre me lla­mó la aten­ción. En ca­sa de mi abue­la, de par­te de pa­dre, de ni­ña me po­nían a pe­lar ha­bas y ar­ve­jas, y te­nía­mos re­ce­tas de ga­lle­tas ale­ma­nas que ha­cía­mos pa­ra Na­vi­dad y me en­can­ta­ba. De esa ma­ne­ra creo que me ini­cié en la gas­tro­no­mía.

¿Cuá­les eran tus pla­tos pre­fe­ri­dos, cuan­do no es­ta­bas for­ma­da co­mo chef? La mi­la­ne­sa de po­llo, una bue­na pas­ta y el que­so bu­rra­ta, que ac­tual­men­te ya hay en San­ta Cruz.

¿Dón­de es­tu­dias­te? Es­tu­dié Gas­tro­no­mía en una ca­de­na sui­za lla­ma­da Mö­ven­pick, en Ale­ma­nia. Lue­go hi­ce di­fe­ren­tes cur­sos en otras es­cue­las y la ca­rre­ra de Re­pos­te­ría en Bue­nos Ai­res. Ahí con­se­guí pa­san­tías en el país vas­co y tu­ve la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar con los chefs Mar­tín Be­ra­sa­te­gui y Jo­sean Ali­ja, con­si­de­ra­dos en­tre los me­jo­res en el mun­do.

¿Qué es lo que más te gus­ta de tu tra­ba­jo? Me en­can­ta ver las ca­ras de sa­tis­fac­ción de mis co­men­sa­les, así que me em­pe­ño en que ex­pe­ri­men­ten sa­bo­res úni­cos. Me gus­ta crear to­do el tiem­po e in­dis­cu­ti­ble­men­te que ese pla­cer de co­mer sea com­par­ti­do al­re­de­dor de la me­sa.

¿Y lo que me­nos te gus­ta? Es una pro­fe­sión en la que tie­nes que es­tar pa­ra­da bas­tan­te tiem­po y nun­ca es­tás a sal­vo de una cor­ta­da o que­ma­du­ra.

¿Qué es lo más im­por­tan­te de un pla­to? Que ten­ga ar­mo­nía y cuen­te una his­to­ria. Aun­que no crean, el pla­to pue­de de­cir­te si el chef es­tá de buen áni­mo o no. Esa es la sa­zón de la que to­dos ha­blan.

¿Có­mo de­fi­nís la nue­va co­ci­na bo­li­via­na? Tie­ne mu­cho que ofre­cer y me en­can­ta que ca­da vez se apues­te más por nues­tros pro­duc­tos. Re­cien­te­men­te aten­dí ce­nas pa­ra la em­ba­ja­da ame­ri­ca­na y la em­ba­ja­da me­xi­ca­na, y tu­ve mu­cho éxi­to con las fu­sio­nes de sa­bo­res que pre­sen­té.

¿ Qué pro­duc­tos no de­ben fal­tar nun­ca a la ho­ra de co­ci­nar? Eso de­pen­de de ca­da chef o per­so­na que le gus­te co­ci­nar. En mi ca­so me gus­tan mu­cho las es­pe­cias y las hier­bas, y es esen­cial te­ner bue­nas he­rra­mien­tas, mi cu­chi­llo es mi ar­ma en la co­ci­na.

¿Qué opi­nás de esas de­gus­ta­cio­nes de sa­bo­res que ha­cen al­gu­nos chefs y la gen­te pa­ga por co­mer a cie­gas? ¿ Es una ten­den­cia mun­dial que ha lle­ga­do al país? ¿Lo ha­rías? Per­so­nal­men­te me en­can­ta. Tu­ve la opor­tu­ni­dad de po­der tra­ba­jar con un chef de es­tre­llas Mi­che­lin y él ofre­cía eso, de­pen­día qué pi­lla­ba en el mer­ca­do pa­ra ar­mar su me­nú de­gus­ta­ción. Es al­go que en el Vie­jo Mun­do se im­ple­men­ta mu­cho y que aho­ra es­tá ca­da vez más fuer­te en Amé­ri­ca La­ti­na. A mí me en­can­ta­ría ha­cer­lo. Es­toy abrien­do mi res­tau­ran­te en fe­bre­ro o mar­zo de 2019, en el pa­seo Los Cu­sis, se lla­ma La Crea­ción, va a ser una co­ci­na de au­to­ría, y una de las pro­pues­tas va a ser un me­nú a cie­gas.

¿Cuál es tu re­ce­ta fa­vo­ri­ta? Mis re­ce­tas fa­vo­ri­tas son las que creo en mo­men­tos de ins­pi­ra­ción, y ten­go bas­tan­tes. Des­pués de mi se­gun­do em­ba­ra­zo es­toy más crea­ti­va y cu­rio­sa que nun­ca.

Sa­be­mos el ape­go que te­nés con tu abue­li­ta Ol­ga Ar­gan­do­ña de Ar­za­be ¿Cuál es el pla­to pre­fe­ri­do de ella, ese que le co­ci­nás con mu­cho amor? Con to­do el amor del mun­do le co­cino chan­cho a la man­te­qui­lla su­per­cro­can­te con sal­sa de ta­ma­rin­do, ese pla­to, jun­to con un pa­vo ju­go­so, no pue­de fal­tar pa­ra Na­vi­dad en su me­sa.

¿ Qué es lo que te pi­de tu ma­dre? El pla­to fa­vo­ri­to de ella es un spa­guet­ti con sal­sa de tru­fa ne­gra y cham­pán. Tam­bién se hi­zo fa­ná­ti­ca de una piz­za con bu­rra­ta y una sal­sa es­pe­cial, que ha­go ca­da que me la pi­de, y me sa­le in­creí­ble.

“Des­pués de mi se­gun­do em­ba­ra­zo es­toy más crea­ti­va y cu­rio­sa que nun­ca”

¿Con qué pla­to con­quis­tas­te a tu es­po­so, sa­bías cuál era su fa­vo­ri­to? La pri­me­ra vez que co­ci­né pa­ra Al­ci­des fue una la­sa­ña, a pe­di­do del es­po­so de mi pri­ma, que fue nues­tro ‘Cu­pi­do’. Le gus­tó tan­to que me in­vi­tó a sa­lir y me di­jo que él tam­bién co­ci­na­ría pa­ra mí. Am­bos com­par­ti­mos la pa­sión por la co­ci­na. Yo creo que así lo con­quis­té. Pe­ro su co­mi­da fa­vo­ri­ta es el ma­ja­di­to.

¿ Cuá­les son tus ten­ta­cio­nes pa­ra el pa­la­dar en Na­vi­dad y Año Nue­vo? Sí, fe­liz­men­te ya ten­go clien­tes anua­les que es­pe­ran el nue­vo me­nú. Es­ta Na­vi­dad ten­dré pa­vo re­lleno con ma­jao de yu­ca, sal­sa gravy de pa­vo y pu­ré de man­za­na. Tam­bién chan­cho cro­can­te a la man­te­qui­lla con sal­sa de ta­ma­rin­do y lla­jua.

Los acom­pa­ña­mien­tos son pa­pas con cre­ma de ajo y to­mi­llo hor­nea­das con mix de que­sos; arroz con man­te­qui­lla de hier­bas y to­cino; en­sa­la­da de qui­nua con ver­du­ras sal­tea­das y pes­to de al­baha­ca; y pan de maíz.

Otra ofer­ta es la pae­lla de ma­ris­cos, cos­ti­llas de cer­do y cho­ri­zo. Sal­sa alio­li, pan de ajo y pan en tin­ta de ca­la­mar.

LAU­REN WI­LLE

Fa­mi­lia. La chef y su ama­do co­ci­nan­do con sus hi­jos de tes­ti­gos, pa­ra que ellos apren­dan a amar la co­ci­na

Pas­ta. Piz­za ve­ge­ta­ria­na con bu­rra­ta, una de­li­cia que le en­can­ta a su ma­dre

La­sa­ña. El ‘an­zue­lo’ con el que en­gan­chó el co­ra­zón de su es­po­so, Al­ci­des, fue una la­sa­ña

Cro­can­te. Lo que siem­pre pi­de su abue­li­ta Ol­ga es un cer­do cro­can­te con sal­sa de ta­ma­rin­do

Pla­to es­tre­lla. Pa­vo re­lleno con ma­jao de yu­ca, una op­ción ten­ta­do­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.