Ta­nia Mar­tins ins­tru­ye so­bre li­de­raz­go

Vi­vió mu­chos años en San­ta Cruz, re­gre­só a su país, se ca­pa­ci­tó y creó una em­pre­sa. Fue vo­lun­ta­ria en la cam­pa­ña de Bol­so­na­ro y apor­tó des­de las re­des so­cia­les

El Deber - Para ellas - - Entre Amigas - AI­DA DO­MÍN­GUEZ P. [email protected]­DE­BER.COM.BO

Es lo que en­se­ña en sus char­las de em­po­de­ra­mien­to es­ta pro­fe­sio­nal bra­si­le­ña, ex­per­ta en mar­ke­ting, co­mu­ni­ca­ción y de­sa­rro­llo per­so­nal. Fue vo­lun­ta­ria en la cam­pa­ña de Bol­so­na­ro, el pre­si­den­te elec­to de su país.

Es im­po­si­ble no pres­tar aten­ción cuan­do Ta­nia Mar­tins de Mi­ran­da ha­bla y no so­lo por­que su ni­vel de es­pa­ñol es ca­si per­fec­to, sino por­que tie­ne unas ideas bien cla­ras y las pa­la­bras exac­tas para trans­mi­tir­las. Es gra­dua­da en Mar­ke­ting es­tra­té­gi­co y Co­mu­ni­ca­ción cor­po­ra­ti­va. Ella se de­fi­ne co­mo una ‘wor­klo­ver’ apa­sio­na­da por las per­so­nas, por la vi­da, por las bio­gra­fías, las ta­zas y los gi­ra­so­les.

Lle­gó co­mo un hu­ra­cán abrién­do­se pa­so con una son­ri­sa y su arro­lla­do­ra per­so­na­li­dad, es­tu­vo en EL DE­BER ra­dio, co­no­ció la re­dac­ción y el es­pa­cio de Para Ellas, co­men­tó de su par­ti­ci­pa­ción en la cam­pa­ña a tra­vés de las re­des so­cia­les del elec­to pre­si­den­te de su país, Jair Bol­so­na­ro; ha­bló de las char­las so­bre em­po­de­ra­mien­to fe­me­nino y li­de­raz­go que im­par­te, de su ma­tri­mo­nio con un mi­li­tar me­nor que ella, de su hi­ja que ya se gra­duó co­mo mé­di­ca en una uni­ver­si­dad bo­li­via­na (fru­to de su pri­mer en­la­ce) y de lo que la lle­na, el mar­ke­ting y la co­mu­ni­ca­ción.

Su cu­rrí­cu­lum res­pal­da sus acer­ta­dos co­men­ta­rios, tie­ne una cer­ti­fi­ca­ción en Li­de­raz­go Glo­bal y Mar­ke­ting es­tra­té­gi­co en la uni­ver­si­dad de San Die­go, Ca­li­for­nia ( UCSD); es­tu­dió Li­de­raz­go y Ges­tión de Per­so­nas en la Fun­da­ción Dom Ca­bral, cuen­ta con cer­ti­fi­ca­cio­nes en mar­ke­ting, li­de­raz­go y co­mu­ni­ca­ción efi­caz ; e s con­sul­to­ra de em­pre­sas en el seg­men­to in­dus­tria, fi­nan­cie­ro, mi­no­ris­ta, sa­lud, au­to­mo­ción, de­por­ti­vo y coope­ra­ti­vis­mo, des­de 2010; es coach per­so­nal y miem­bro pro­fe­sio­nal de la So­cie­dad Bra­si­le­ña de Coa­ching y di­rec­to­ra de mar­ke­ting de la Fun­da­ción Cre­di­nor.

La mu­jer em­po­de­ra­da y coach de li­de­raz­go su­frió vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar en el pa­sa­do y lo­gró su­pe­rar esa eta­pa y el da­ño si­co­ló­gi­co es­tu­dian­do, ad­qui­rien­do he­rra­mien­tas, por ello ha­bla con co­no­ci­mien­to de cau­sa. “Mu­jer, te­ne­mos que em­po­de­rar­nos y creér­nos­la de que so­mos fuer­tes y úni­cas para eli­mi­nar la vio­len­cia de nues­tros ho­ga­res, de la vi­da de nues­tros hi­jos y de to­do ám­bi­to. El acoso y to­da for­ma de vio­len­cia tie­nen que ser de­nun­cia­dos y ser cas­ti­ga­dos”. Ha­bló sin ta­pu­jos, es que ella es así, fran­ca y di­rec­ta.

Las mu­je­res son multitareas o mul­ti­tas­king, co­mo se di­ce hoy, son ma­dres, her­ma­nas y es­po­sas; se desem­pe­ñan co­mo pro­fe­sio­na­les y em­pre­sa­rias. Es­tán en to­das par­tes. Esos múl­ti­ples ro­les que han ido ad­qui­rien­do la con­vier­ten en mu­chas oca­sio­nes en lí­de­res. En ello es lo que tra­ba­ja la coach, “en el em­po­de­ra­mien­to y el li­de­raz­go que pue­de y de­be ser desa­rro­lla­do a tra­vés del au­to­co­no­ci­mien­to. Si no me co­noz­co a mí mis­ma, ¿có­mo pue­do di­ri­gir a otro?, ten­go que co­no­cer mis cua­li­da­des, vir­tu­des y li­mi­ta­cio­nes para lle­var ade­lan­te una em­pre­sa, así sea el ho­gar, que es nues­tra em­pre­sa pe­que­ña y la mu­jer tie­ne un rol pro­ta­gó­ni­co en la edu­ca­ción de los hi­jos y la ad­mi­nis­tra­ción de los re­cur­sos”, es­pe­tó.

Ac­ti­vis­mo y re­des ¿Có­mo mo­ti­var a las mu­je­res para que se em­po­de­ren? “En un con-

“El li­de­raz­go pue­de y de­be ser desa­rro­lla­do a tra­vés del au­to­co­no­ci­mien­to para di­ri­gir a otros”

tex­to en el que es­ta­mos en des­ven­ta­ja por las ba­rre­ras es­truc­tu­ra­les de gé­ne­ro, de­be­mos re­for­zar nues­tras ca­pa­ci­da­des, es­tra­te­gias y protagonismo tan­to en el plano in­di­vi­dual co­mo co­lec­ti­vo para al­can­zar una vi­da au­tó­no­ma en la que par­ti­ci­pe­mos, en tér­mi­nos de igual­dad, en el ac­ce­so a los re­cur­sos, al re­co­no­ci­mien­to y a la to­ma de de­ci­sio­nes en to­das las es­fe­ras de la vi­da per­so­nal y so­cial; las co­mu­ni­ca­cio­nes, in­ter­net y las re­des so­cia­les son un ar­ma a nues­tro al­can­ce, usé­mos­la para for­mar­nos y ser me­jo­res se­res. Es­ta nue­va reali­dad nos ofre­ce gran­des po­si­bi­li­da­des de su­pera­ción”.

Las ex­pe­rien­cias del ca­mino re­co­rri­do la hi­cie­ron fuer­te y de­ci­di­da, aho­ra me­nos que nun­ca es­tá dis­pues­ta a per­mi­tir la de­sigual­dad de gé­ne­ro ni acep­tar lo que es in­co­rrec­to o un aten­ta­do con­tra los de­re­chos de las mu­je­res. Con esa for­ta­le­za acon­se­ja: “No se rin­dan, de­be­mos con­ti­nuar lu­chan­do, es­tu­dian­do y pre­pa­rán­do­nos para al­can­zar nues­tros sue­ños; es­te es nues­tro mo­men­to para em­pe­zar. Ne­ce­si­ta­mos acep­tar y res­pe­tar la di­ver­si­dad y cons­truir la to­le­ran­cia en­tre hom­bres y mu­je­res. Si­ga­mos ha­cien­do ca­mi­nos y cons­tru­yen­do puen­tes para nues­tras hi­jas”.

Co­mo pro­mo­to­ra de cau­sas y mo­vi­mien­tos que agi­gan­tan per­so­nas, que agi­gan­tan so­cie­da­des y que agi­gan­tan el mun­do, in­di­ca que las re­des so­cia­les son ar­mas de do­ble fi­lo, pe­ro co­mo se­res pen­san­tes de­be­mos di­ri­gir su uti­li­dad para for­mar­nos co­mo lí­de­res.

Em­po­de­ra­mien­to y po­lí­ti­ca #soy mar que ter a deja ir y# las­mu­je­res de bol so­nar o eran los hash­tag con los que se iden­ti­fi­ca­ba en la re­des, mien­tras hi­zo vo­lun­ta­ria­men­te cam­pa­ña para que el po­lí­ti­co Jair Bol­so­na­ro lle­ga­ra a la pre­si­den­cia de su país. Así con­fie­sa su ad­he­sión a esa cau­sa y su pa­sión por la po­lí­ti­ca co­mo cien­cia: “Ad­mi­ro a Bol­so­na­ro por­que es un hom­bre que de­lan­te de to­do tie­ne a Dios, di­ce las co­sas por su nom­bre y sin mie­do. Eso es lo que vie­ron las mu­je­res en Bra­sil, los va­lo­res que no ven en otros po­lí­ti­cos, el ha­bla con sin­ce­ri­dad co­mo lo ha­ce­mos to­dos en ca­sa o en­tre ami­gos, no co­mo otros po­lí­ti­cos cui­dán­do­se o mi­dien­do sus pa­la­bras para no he­rir; tal vez por eso fue ta­cha­do con mu­chos ca­li­fi­ca­ti­vos. Pe­ro ani­mar­se a cam­biar o mu­dar del es­ti­lo de siempre lo hi­zo ga­na­dor. Por­que es­te hom­bre es­tu­vo en el par­la­men­to por 28 años y nun­ca hi­zo na­da, su par­ti­do no te­nía re­pre­sen­ta­ción. Hoy se ani­mó a sa­lir de ese lu­gar y apos­tar por al­go más gran­de”.

Eso es lo que quie­re tras­mi­tir al ha­blar de em­po­de­ra­mien­to de la mu­jer, que no an­de­mos en círcu­lo, así no me­jo­ra­re­mos, ni avan­za­re­mos. “Cam­bien de tra­ba­jo, de ca­sa, de ofi­cio, no si­gan ha­cien­do lo mis­mo. Yo fra­ca­sé y su­frí mu­chí­si­mo, has­ta que di­je bas­ta, aho­ra a es­tu­diar y so­lo ven­drá el éxi­to”.

To­me­mos la pa­la­bra de es­ta coach que for­ma y apo­ya lí­de­res: “Hay que ir a bus­car lo que ne­ce­si­ta­mos, co­mo sea y don­de sea. No ten­gan mie­do de ha­cer al­go nue­vo por­que no tie­nen ami­gos o no tie­nen pla­ta para em­pren­der o em­pe­zar de ce­ro; to­das po­de­mos ser lo que desea­mos, so­lo hay que de­ci­dir­se y avan­zar rum­bo a ese ob­je­ti­vo”.

“En­ten­da­mos que el li­de­raz­go no es un car­go que con­se­gui­mos. Li­de­raz­go es responsabilidad”

GA­BRIEL VASQUEZ

FOTOS: GA­BRIEL VÁSQUEZ

E n Para Ellas. Con la edi­to­ra, Car­mi­ña Fer­nán­dez, y la di­rec­to­ra, So­nia Ri­ve­ro

Al ai­re. Con Pao­la Bal­di­vie­so, en Sim­ple y Cla­ro, de EL DE­BER Ra­dio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.