EDI­TO­RIAL QUE SE LLE­NEN LOS CO­RA­ZO­NES DE ES­PE­RAN­ZAS Y AMOR AL PRÓ­JI­MO

El Deber - Para ellas - - Entre amigas - CAR­MI­ÑA FERNÁNDEZ EDI­TO­RA

Es­ta­mos muy cer­ca de la fies­ta más her­mo­sa del año, Navidad, que sim­bo­li­za el na­ci­mien­to del Ni­ño Dios, el acon­te­ci­mien­to más im­por­tan­te de la hu­ma­ni­dad que nos da mo­ti­vos pa­ra re­pen­sar las ac­cio­nes que rea­li­za­mos en nues­tras vi­das.

En es­tas pró­xi­mas fiestas de fin de año es­ta­re­mos rea­li­zan­do los me­jo­res en­cuen­tros con la fa­mi­lia –y tam­bién jun­to a los ami­gos y co­le­gas de tra­ba­jo–, un tiem­po pa­ra re­fle­xio­nar so­bre nues­tras vi­das, so­bre lo que he­mos he­cho bien o mal, so­bre las nue­vas pro­pues­tas de cam­bio y los con­se­jos so­bre el ‘nue­vo es­ti­lo de vi­da’ que de­ben te­ner los cris­tia­nos ins­pi­ra­dos en el na­ci­mien­to del Se­ñor.

Que­re­mos ter­mi­nar es­te año lle­nos de es­pe­ran­zas y fe. Sa­be­mos que la vi­da se rein­ven­ta mil ve­ces has­ta lle­gar al 31 de di­ciem­bre, se cie­rra un ci­clo y se reinicia otro nue­vo. A mi mo­do de ver las co­sas, el año nue­vo siem­pre se­rá otra opor­tu­ni­dad pa­ra asu­mir desafíos de­jan­do las de­cep­cio­nes y tris­te­zas atrás. Es un nue­vo tiem­po pa­ra re­co­men­zar y apren­der a ex­pre­sar amor, per­dón y so­li­da­ri­dad. Así lo­gra­re­mos ven­cer es­te cie­rre con mu­chas es­pe­ran­zas de me­jo­res días en los co­ra­zo­nes, tan so­lo com­par­tien­do y pro­pa­gan­do el es­pí­ri­tu na­vi­de­ño de fe y amor al pró­ji­mo.

Po­dre­mos cam­biar el mun­do si nos uni­mos a nues­tra gen­te cer­ca­na y a los que se nos cru­zan por el ca­mino bus­can­do ayu­da; cual­quie­ra que sea la ne­ce­si­dad, siem­pre ha­brá una res­pues­ta con ese es­pí­ri­tu de re­no­va­ción que nos ha le­ga­do Je­su­cris­to.

Pa­ra Ellas, en es­ta edi­ción, tam­bién ha­ce su cie­rre de fin de año, ya re­gre­sa­re­mos mu­cho más re­no­va­das en enero. ¡Fe­liz Navidad!

“Les in­vi­to a de­te­ner­se ante el pe­se­bre, por­que allí nos ha­bla la ter­nu­ra de Dios. Allí se con­tem­pla la mi­se­ri­cor­dia di­vi­na, que se ha he­cho car­ne y que en­ter­ne­ce nues­tra mi­ra­da” Pa­pa Fran­cis­co, en una de sus ho­mi­lías so­bre ‘El mis­te­rio de la Navidad’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.