TE DESAFÍO: HA­CE­LO POR VOS Y ALCANZÁ TUS SUE­ÑOS

Au­to­es­ti­ma. Amar­nos a no­so­tras mis­mas es amar tam­bién a nues­tro en­torno más cer­cano

El Deber - Para ellas - - Green & Fil - mi­ri­ve­[email protected]­de­ber.com.bo In­grid Ri­ve­ro

Se acer­can las fiestas de fin de año y, co­mo tan­tas ve­ces, es ho­ra de eva­luar los lo­gros al­can­za­dos. Y, sí ¡no lo­gra­mos ba­jar esos ki­los pro­gra­ma­dos! Pe­ro no pasa na­da, los car­ga­mos a la cuen­ta de pro­pó­si­tos pa­ra el 2019… un año más.

Es cier­to, a mí tam­bién me ha pa­sa­do lo mis­mo. Pos­ter­gar me­tas pro­pias por­que al­go se an­te­po­ne y le da­mos ma­yor prio­ri­dad. Ce­de­mos nues­tro espacio pa­ra im­pul­sar las me­tas de otros.

Es ho­ra de de­cir ¡bas­ta! y re­pro- gra­mar nues­tras prio­ri­da­des. Es­te año que pron­to em­pe­za­re­mos te desafío a que lo ha­gás por vos mis­ma, sin ex­cu­sas, sin apla­zos. Un pa­so ca­da vez, son pe­que­ños es­fuer­zos que nos lle­van a las gran­des me­tas. Des­de ha­ce un tiem­po atrás se han po­pu­la­ri­za­do los cha­llen­ge, esos desafíos me­dian­te el cual nos re­ta­mos unos a otros pa­ra cons­truir una so­cie­dad me­jor. Aho­ra, en el 2019, es mo­men­to pa­ra que te desafíes a vos mis­ma, tra­ba­jés por vos y trans­for­més tu vi­da.

Sé pro­ta­go­nis­ta

To­man­do el con­trol de tu vi­da y sien­do ejem­plo po­drás trans­for­mar una so­cie­dad.

Las claves pa­ra sa­lir vic­to­rio­sas de nues­tros desafíos son sen­ci­llas: cons­tan­cia y amor pro­pio. No re­cuer­do qué li­bro leía, ha­ce ya al­gu­nos años, pe­ro sí me anoté una fra­se de Ve­ró­ni­ca A. Shoffs­tall. “Plan­ta tu pro­pio jar­dín y de­co­ra tu pro­pia alma, en lu­gar de es­pe­rar que al­guien te trai­ga flo­res”. Es­ta bre­ve idea re­su­me la esen­cia del amor pro­pio. Ca­da una es­tá lla­ma­da a ser la me­jor obra, la me­jor ex­pre­sión de sí mis­ma.

Cier­to, nos he­mos acos­tum­bra­do a re­nun­ciar a mu­chos pro­yec­tos pro­pios an­te­po­nien­do múl­ti­ples ar­gu­men­tos, vá­li­dos la ma­yo­ría, pe­ro que nos obli­gan a pos­ter­gar nues­tros sue­ños. La fa­mi­lia, los hi­jos, el ho­gar, el tra­ba­jo, etc. Son prio­ri­da­des, así lo he­mos asu­mi­do. No es me­nos cier­to que po­de­mos ver la si­tua­ción de una ma­ne­ra di­fe­ren­te y for­ta­le­cer mi amor pro­pio ayu­da­rá a ser un me­jor ejem­plo de su­pera­ción y vi­da pa­ra to­do mi en­torno, in­clui­dos los hi­jos que, en tem­pra­nas eda­des, bus­can mo­de­los pa­ra iden­ti­fi­car­se. Amar­nos a no­so­tras mis­mas es amar a nues­tro en­torno más cer­cano.

La cons­tan­cia, co­mo se­ña­la­mos an­tes, es el otro fac­tor cru­cial pa­ra que po­da­mos ven­cer en nues­tros desafíos per­so­na­les. Ya sea en la ru­ti­na de ejer­ci­cio, la die­ta, ese cur­so de co­ci­na que he­mos desea­do ha­ce tan­to o, por qué no, el pos­gra­do que an­sia­ba rea­li­zar, de­be­mos ser fir­mes y per­sis­ten­tes pa­ra con­se­guir­lo. Ca­da día, ca­da des­per­tar nos exi­ge un pa­so, pe­que­ño, que nos acer­ca a esa me­ta tra­za­da. Y si un día no lo lo­gra­mos, te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de vol­ver nue­va­men­te a re­to­mar el desafío y per­sis­tir.

Por lo tan­to, ¡te desafío! Ha­ce­lo por vos mis­ma.

ES­TE AÑO QUE CA­SI EM­PE­ZA­MOS, ES UNA NUE­VA OPOR­TU­NI­DAD PA­RA DE­DI­CAR­TE TIEM­PO A VOS MIS­MA

Al­to. Res­pi­rá y re­pro­gra­má tus prio­ri­da­des en bus­ca de tu sa­tis­fac­ción per­so­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.