Crio­te­ra­pia pa­ra la be­lle­za

Al­ter­na­ti­va. Po­ten­cia los efec­tos de tra­ta­mien­tos tra­di­cio­na­les con me­nos fár­ma­cos y una rá­pi­da re­cu­pe­ra­ción

El Deber - Para ellas - - Entre Amigas - Ma. In­grid Ri­ve­ro mi­ri­ve­[email protected]­de­ber.com.bo

In­grid Ri­ve­ro cuen­ta su ex­pe­rien­cia con el tra­ta­mien­to crio­te­ra­pia de cuer­po en­te­ro, una apli­ca­ción al frío, ¡has­ta 190 gra­dos ba­jo ce­ro!

El pri­mer do­lor apa­re­ció al me­dio­día tras mi ru­ti­na de ejer­ci­cios fun­cio­na­les con in­ter­va­los de sal­tos. La pri­me­ra re­co­men­da­ción de mi en­tre­na­dor, dar des­can­so a las pier­nas e ir al mé­di­co. Caí en la ma­ña de to­dos, au­to­me­di­car­me. Pe­ro pa­sa­ban los días y el do­lor per­sis­tía e in­clu­si­ve al acos­tar­me la mo­les­tia era ma­yor y te­nía que re­ubi­car­me en la ca­ma en po­si­ción fe­tal.

No so­lo tu­ve que cor­tar mis ejer­ci­cios fun­cio­na­les y de pe­sas de la par­te in­fe­rior del cuer­po, sino tam­bién mis ejer­ci­cios de elec­tro­es­ti­mu­la­ción.

Al no ver me­jo­ría, de­ci­dí vi­si­tar al mé­di­co pa­ra que me diag­nos­ti­que una ciá­ti­ca.

Mé­di­ca­men­te, es la irri­ta­ción del ner­vio ciá­ti­co que afec­ta en la es­pal­da y en la mo­vi­li­dad de las pier­nas. A ve­ces se pre­sen­ta co­mo un fas­ti­dio­so hor­mi­gueo, pe­ro la ma­yo­ría de las oca­sio­nes se ma­ni­fies­ta co­mo un do­lor que di­fi­cul­ta la mo­vi­li­dad. La re­ce­ta me pe­día pa­rar y re­po­sar, al­go que es muy di­fí­cil pa­ra mí.

Y con esa avi­dez por bus­car re­me­dios que nos per­mi­tan man­te­ner el equi­li­brio en el cuer­po, co­men­cé a in­da­gar so­bre for­mas mi­la­gro­sas pa­ra sa­nar la ciá­ti­ca. Fue en­ton­ces cuan­do Jo­sé Ollé, de X-body, me ha­bló de la crio­te­ra­pia. Me so­nó más a una pe­lí­cu­la de Su­per­man que a un tra­ta­mien­to pa­ra me­jo­rar la sa­lud. ¡A ver si no afec­ta a mis ‘su­per­po­de­res’ co­mo la crip­to­ni­ta!

An­tes de en­trar en pá­ni­co, Pe­pe me ex­pli­có que ju­ga­do­res de fút­bol de al­to ni­vel co­mo los se­lec­cio­na­dos mun­dia­lis­tas de Ru­sia 2018 o del Real Ma­drid acu­dían a la crio­te­ra­pia pa­ra su re­cu­pe­ra­ción o pre­pa­ra­ción. Y, aho­ra, yo po­dría es­tar al ni­vel de cam­peo­nes co­mo Cris­tiano Ro­nal­do.

La crio­te­ra­pia de cuer­po en­te­ro se desa­rro­lló co­mo re­cur­so pa­ra apli­ca­cio­nes mé­di­cas. Con­sis­te en la apli­ca­ción te­ra­péu­ti­ca del frío, ¡has­ta 190 gra­dos ba­jo ce­ro!, pa­ra ge­ne­rar reac­cio­nes quí­mi­cas den­tro de nues­tro or­ga­nis­mo que fa­vo­re­cen la ali­men­ta­ción ce­lu­lar, au­men­tan­do y me­jo­ran­do la cir­cu­la­ción san­guí­nea.

Es ca­paz de po­ten­ciar los efec­tos de tra­ta­mien­tos tra­di­cio­na­les dis­mi­nu­yen­do la can­ti­dad de fár­ma­cos, así co­mo los tiem­pos de re­cu­pe­ra­ción. Ade­más, tie­ne efec­tos mé­di­cos muy po­si­ti­vos co­mo los efec­tos anal­gé­si­cos, an­ti­in­fla­ma­to­rios o va­so­di­la­ta­do­res que be- ne­fi­cian en la re­la­ja­ción mus­cu­lar.

Tras mis pri­me­ras se­sio­nes en Cr­yo, per­ci­bí una me­jo­ría lla­ma­ti­va en el do­lor de es­pal­da que me acom­pa­ña­ba los úl­ti­mos tiem­pos. Y des­cu­brí un nue­vo be­ne­fi­cio que no me ha­bían co­men­ta­do. Des­de que arran­qué con mis se­sio­nes te­ra­péu­ti­cas, lo­gra­ba con­ci­liar un sueño más pro­fun­do y du­ra­de­ro. ¡Las ocho ho­ras re­co­men­da­das me que­da­ban cor­tin­gas!

Bue­nos re­sul­ta­dos Ade­más de no­tar ma­yor to­ni­fi­ca­ción cor­po­ral, me­ta­bo­lis­mo ace­le­ra­do, que­ma de gra­sa y al­go sú­per, pe­ro su­per­im­por­tan­te, mis an­sie- da­des ha­bían des­apa­re­ci­do. Eso lo pu­de com­pro­bar du­ran­te los ban­que­tes del 24 y 25 de di­ciem­bre, co­sa que an­tes era mi­sión im­po­si­ble re­sis­tir­me a la va­rie­dad de pos­tres y di­ver­si­dad de pla­tos.

Y por si fue­ra po­co mi piel es­ta­ba más sua­ve que piel de be­bé con una lu­mi­no­si­dad e hi­dra­ta­ción úni­ca que tu­ve que de­jar de la­do mi acei­te de co­co. Cla­ro que to­do es­to acom­pa­ña­do de dos li­tros de agua al día.

La se­sión du­ra tres mi­nu­tos, la tem­pe­ra­tu­ra pro­me­dio es de -190 gra­dos y se re­co­mien­da ha­cer diez se­sio­nes se­gui­das.

¡Aní­me­se y dis­fru­te!

DES­CU­BRÍ OTRO BE­NE­FI­CIO CON EL TRA­TA­MIEN­TO, AHO­RA LO­GRO CON­CI­LIAR UN SUEÑO MÁS PRO­FUN­DO

La pre­gun­ta que mu­chos se ha­cen an­tes de em­pe­zar es so­bre el ti­po de ejer­ci­cio que de­ben rea­li­zar en sus con­di­cio­nes. La res­pues­ta no tie­ne que ver con qué dis­ci­pli­na ha­cer, sino so­bre las fun­cio­nes o ap­ti­tu­des que de­be­mos desa­rro­llar pa­ra co­rre­gir las al­te­ra­cio­nes me­ta­bó­li­cas y hor­mo­na­les de la dia­be­tes y obe­si­dad. Co­mo ocu­rre en la dia­be­tes de ti­po 2 en­con­tra­mos un des­ajus­te del me­ta­bo­lis­mo de la glu­co­sa de­bi­do a que exis­te una re­sis­ten­cia ce­lu­lar a la ac­ción de la in­su­li­na, que ayu­da a que la glu­co­sa in­gre­se a las cé­lu­las pa­ra que de es­ta for­ma el azú­car en la san­gre no per­ma­nez­ca ele­va­da.

Lo in­tere­san­te es que el te­ji­do mus­cu­lar, ade­más de ser uno de los más ex­ten­sos del cuer­po, es el prin­ci­pal con­su­mi­dor de áci­dos gra­sos y glu­co­sa, por lo tan­to, con­ser­var­lo en can­ti­dad y ca­li­dad es de su­ma im­por­tan­cia en per­so­nas sa­nas y en­fer­mas.

Es­tu­dios cien­tí­fi­cos han de­mos­tra­do que una so­la se­sión de en­tre­na­mien­to de fuer­za es ca­paz de re­gu­lar la gli­ce­mia has­ta 18 ho- ras po­se­jer­ci­cio, ya que la con­trac­ción mus­cu­lar ac­ti­va me­ca­nis­mos que sen­si­bi­li­zan los re­cep­to­res ce­lu­la­res a la ac­ción de la in­su­li­na.

El pro­pó­si­to De­be­mos en­fo­car­nos al me­nos du­ran­te los pri­me­ros me­ses en me­jo­rar la es­truc­tu­ra y fun­ción mus­cu­lar me­dian­te ejer­ci­cios que es­ti­mu­len la fuer­za y re­sis­ten­cia mus­cu­lar, siem­pre ade­cua­dos al ni­vel de ap­ti­tud de ca­da per­so­na. Pa­ra es­to lo me­jor es bus­car un pro­fe­sio­nal de la ac­ti­vi­dad fí­si­ca que se­pa do­si­fi­car las car­gas, las re­pe­ti­cio­nes y la mo­da­li­dad de eje­cu­ción téc­ni­ca de los ejer­ci­cios.

La piel es más que el sim­ple en­vol­to­rio de nues­tro cuer­po, es un ór­gano in­de­pen­dien­te. El más gran­de, pe­ro al mis­mo tiem­po es nues­tra fa­cha­da, con la que nos pre­sen­ta­mos al mun­do ex­te­rior.

“Hay pie­les con di­ver­sos ti­pos de ano­ma­lías cu­tá­neas y las que tam­bién pre­sen­tan de­co­lo­ra­cio­nes. En es­te sen­ti­do, exis­ten pre­pa­ra­dos de ma­qui­lla­je (cos­mé­ti­cos es­pe­cia­les) pa­ra el ros­tro y el cuer­po que ayu­dan a res­ta­ble­cer óp­ti­ca­men­te el as­pec­to cu­tá­neo”, in­di­ca la ma­qui­lla­do­ra Ni­dia Su­bi­ra­na.

Ella se re­fie­re a los pre­pa­ra­dos de ma­qui­lla­jes que son es­pe­cia­les pa­ra cu­brir de­co­lo­ra­cio­nes de la piel (vi­ti­li­go), ci­ca­tri­ces, man­chas de la edad ( len­ti­go se­ni­lis), man­chas de na­ci­mien­to ( nae­vus flam­meus), en­ro­je­ci­mien­to de la piel ( ro­sá­ceas), ac­né, ci­ca­tri­ces y ta­tua­jes.

Te­ra­peu­tas de la be­lle­za “En reali­dad so­mos te­ra­peu­tas, más que to­car un ros­tro to­ca­mos el al­ma, no to­ca­mos so­lo la piel y la ca­mu­fla­mos y de­co­ra­mos, to­ca­mos el in­te­rior de la per­so­na que pa­de­ce es­te ti­po de ano­ma­lías cu­tá­neas”, re­mar­ca la ase­so­ra en ma­qui­lla­je te­ra­péu­ti­co.

20 tra­jes di­se­ña­dos por es­tu­dian­tes y gra­dua­dos de la UPSA par­ti­ci­pa­ron en el Breizh in Lo­ve en Saint Mal, Fran­cia.

La di­rec­to­ra de la ca­rre­ra de Di­se­ño y Ges­tión de la Mo­da de la UPSA, Ra­quel Clou­zet, se­ña­ló: “Es la pri­me­ra vez que es­tu­dian­tes de la ca­rre­ra par­ti­ci­pan en un des­fi­le en el ex­te­rior, por lo que el im­pac­to que pro­vo­ca pre­sen­tar­se an­te es­te es­ce­na­rio es de mu­cho va­lor. Es im­por­tan­te que las pro­pues­tas mues­tren la ri­que­za cul­tu­ral del país. Es el po­si­cio­na­mien­to de la mar­ca país en el di­se­ño de mo­da in­ter­na­cio­nal”.

La co­lec­ción Ana­ta es fru­to de un tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción so­bre la cul­tu­ra bo­li­via­na. Los crea­ti­vos tra­ba­ja­ron du­ran­te seis me­ses y se ins­pi­ra­ron en los vo­la­dos del ti­poy y las téc­ni­cas de bor­da­do y te­ji­do de las man­ti­llas ta­ri­je­ñas. Mien­tras que los pli­sa­dos fue­ron con­fec­cio­na­dos por ma­nos su­cren­ses.

Ins­ta­gram: ma.in­gri­dri­ve­ro / Fa­ce­book: FAN PA­GE Ma. In­grid Ri­ve­ro / Twit­ter @Main­gri­dri­ve­ro Con­tac­tos.

Es­tu­dios.Una so­la se­sión de en­tre­na­mien­to de fuer­za es ca­paz de re­gu­lar la gli­ce­mia has­ta 18 ho­ras po­se­jer­ci­cio

Pre­ven­ción. Hay que se­guir una dis­ci­pli­na pa­ra co­rre­gir las al­te­ra­cio­nes me­ta­bó­li­cas de la dia­be­tes y la obe­si­dad

Mo­de­lo. La ca­na­dien­se Win­nie Har­low es una aban­de­ra­da de las per­so­nas con vi­ti­li­go co­mo fa­mo­sa de Vic­to­ria’s’ Se­cret

Pro­fe­sio­nal. Ni­dia es­tá en la Im­por­ta­do­ra Cris­tal, re­pre­sen­tan­te ex­clu­si­vo pa­ra Bo­li­via de Kr­yo­lan Pro­fe­sio­nal Ma­ke Up y Der­ma Co­lor Ca­mu­fla­ge Sys­tem / Ca­lle Suá­rez de Fi­gue­roa e In­de­pen­den­cia / Cel: 60840709

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.