Pre­dic­cio­nes 2019

El ci­clo trans­for­ma­dor. Acá, es­ta bre­ve guía de có­mo en­cau­zar tus bue­nas ener­gías mes a mes, va­le de­cir que son bue­nas pa­ra ti, pe­ro tam­bién pa­ra tu en­torno

El Deber - Para ellas - - Entre Amigas - Mil­ka Cos­tas Si­tić. Rei­ki-feng Shui Mas­ter mil­ka­cos­[email protected]

Mil­ka Cos­tas ha­ce una bre­ve guía de có­mo en­cau­zar tus bue­nas ener­gías mes a mes, va­le de­cir que son bue­nas pa­ra ti, pe­ro tam­bién pa­ra tu en­torno.

Pa­ra que se ex­trai­gan bue­nas ener­gías de es­ta nue­va fa­se, se­gún la orien­ta­ción del Feng Shui, es po­si­ble con­tar con prác­ti­cas que cul­mi­nan en cu­ra y pros­pe­ri­dad.

Una op­ción es dis­fru­tar de las vi­bra­cio­nes po­si­ti­vas e in­cluir la uti­li­za­ción de esa cien­cia an­ti­gua que pre­vé la dis­po­si­ción de ob­je­tos y la or­ga­ni­za­ción de es­pa­cios co­mo una ma­ne­ra de atraer bue­nas in­fluen­cias pro­ve­nien­tes de la na­tu­ra­le­za.

En tér­mi­nos de ener­gía, lo que se pue­de afir­mar es que ha­brá equi­li­brio en­tre la Tie­rra y los otros cua­tro ele­men­tos –fue­go, agua, ma­de­ra y me­tal–. La con­se­cuen­cia es la crea­ción de una at­mós­fe­ra fa­vo­ra­ble pa­ra la di­ver­sión, pa­ra las ac­ti­vi­da­des que cau­san pla­cer y pa­ra los al­tos ín­di­ces de so­cia­bi­li­dad.

Y cuan­do el asun­to abar­ca co­lo­res, pre­va­le­cen el blan­co y el ro­jo, así co­mo sus de­ri­va­dos – do­ra­do y na­ran­ja, res­pec­ti­va­men­te. ¿Có­mo uti­li­zar los co­lo­res en 2019? Ama­ri­llo: re­pre­sen­ta la ri­que­za, la abun­dan­cia, el po­der, el oro. Es in­di­ca­do pa­ra ofi­ci­nas y sa­las de es­tu­dio por in­ci­tar la con­cen­tra­ción y la es­ta­bi­li­dad.

Ver­de: se­ña­la la fa­mi­lia, los na­ci­mien­tos y la ar­mo­nía en la con­vi­ven­cia in­ter­per­so­nal. En un tono más cla­ro, el ver­de es in­di­ca­do pa­ra las ha­bi­ta­cio­nes de be­bés y de ni­ños. Tam­bién es re­co­men­da­ble en nue­vos ho­ga­res.

Azul: otor­ga la tran­qui­li­dad, la paz y la ar­mo­nía. Es in­di­ca­do pa­ra ha­bi­ta­cio­nes en ge­ne­ral y es­pa­cios des­ti­na­dos a la prác­ti­ca de me­di­ta­ción o de otras ac­ti­vi­da­des re­la­jan­tes.

Ro­jo: de­mues­tra la pa­sión, el ca­lor y la ener­gía. Es con­tra­in­di­ca­do pa­ra ha­bi­ta­cio­nes por des­per­tar la ener­gía que cau­sa in­som­nio e irri­ta­bi­li­dad.

Mo­ra­do: atrae el equi­li­brio en­tre los sen­ti­mien­tos del amor y de la sa­bi­du­ría, jus­ta­men­te por tra­tar­se de la mez­cla en­tre ro­jo y azul. Es in­di­ca­do pa­ra am­bien­tes don­de se ha­cen ora­cio­nes o don­de se prac­ti­que la me­di­ta­ción y el yo­ga.

Blan­co: au­men­ta la crea­ti­vi­dad, la paz y la pu­re­za. Es in­di­ca­do pa­ra am­pliar es­pa­cios más pe­que­ños, pa­ra dar co­lor a las ven­ta­nas y las puer­tas, así co­mo a los mar­cos en ge­ne­ral. Sin em­bar­go, el blan­co en ex­ce­so ge­ne­ra an­sie­dad –ten cui­da­do al do­si­fi­car el tono.

Ro­sa: si­nó­ni­mo del amor, el ro­man­ce y la jo­via­li­dad, ade­más de ser la mez­cla en­tre blan­co y ro­jo. Es in­di­ca­do pa­ra ha­bi­ta­cio­nes, sa­las de es­tu­dio, re­cep­cio­nes y sa­li­tas de en­tra­da.

Gris: mues­tra el equi­li­brio y el cesar de las dis­cu­sio­nes y los con­flic­tos, sin con­tar que de­ri­va de la mez­cla en­tre blan­co y ne­gro. Es in­di­ca­do pa­ra am­bien­tes don­de sean re­ci­bi­dos ami­gos y pa­rien­tes, clien­tes y com­pa­ñe­ros.

Ne­gro: des­ta­ca la sa­bi­du­ría y el in­te­lec­tual. Es in­di­ca­do pa­ra sa­las de es­tu­dio o de tra­ba­jo, pa­ra bi­blio­te­cas o pa­ra es­tu­dios de crea­ción. El ex­ce­so de ne­gro pue­de cau­sar una sen­sa­ción de am­bien­te som­brío. En­ton­ces, ten cui­da­do en su apli­ca­ción. Mes a mes

El ini­cio de un año su­po­ne es­cri­bir en un cua­derno de ho­jas blan­cas los pa­sa­jes más sig­ni­fi­ca­ti­vos de la vi­da que cons­tru­yes. Ima­gi­na­te si pa­sa­ran mi­les de años y en una cáp­su­la del tiem­po en­con­tra­ran tus me­mo­rias: ¿qué desea­rías le­gar a la his­to­ria? Así de im­por­tan­te es tu vi­da, con la su­ma de pe­que­ños y gran­des pa­sos pa­ra al­can­zar tus sue­ños.

El año 2019 en nu­me­ro­lo­gía tie­ne el in­flu­jo del Sa­gra­do Trino, es el nú­me­ro tres quien te ins­pi­ra a desa­rro­llar una pro­fun­da fe en ti y en la Crea­ción; es un año mo­vi­do por la fuer­za de la crea­ti­vi­dad, el pen­sa­mien­to y la evo­lu­ción de las co­sas.

Co­mo una ho­ja es re­mo­vi­da del ár­bol por la bri­sa del vien­to, así tam­bién vos, mo­vi­da por la ener­gía del año, po­drás dis­fru­tar de es­te in­flu­jo de cam­bio; no pon­gas re­sis­ten­cia, por el con­tra­rio, de­ja­te lle­var has­ta lu­ga­res in­sos­pe­cha­dos.

Que­re­mos de­jar­te una bre­ve guía de có­mo en­cau­zar tus ener­gías mes a mes, pa­ra que en di­ciem­bre es­tés com­ple­tan­do el pri­mer to­mo de una nue­va vi­da en­fo­ca­da en me­tas re­so­nan­tes, va­le de­cir que son bue­nas pa­ra ti, pe­ro tam­bién pa­ra tu en­torno. ¡Se­rás muy fe­liz y ben­de­ci­da por los cie­los! Enero Ate­rri­za­je Los gran­des tra­yec­tos se al­can­zan cum­plien­do pe­que­ñas es­ta­cio­nes. Ca­da per­so­na tie­ne me­tas pro­fe­sio­na­les, emo­cio­na­les, fa­mi­lia­res, eco­nó­mi­cas, de sa­lud, de so­cia­li­za­ción, etc. Con­cen­tra­te en dos pro­pó­si­tos por área, no más, así en­fo­cás los es­fuer­zos y evi­tás dis­per­sar­te. Te da­mos un ejem­plo: ¿que­rés su­mar ami- gos a tu círcu­lo de co­no­ci­dos? Plan­teá sa­lir más, asis­tir a even­tos, unir­te a gru­pos con in­tere­ses co­mu­nes a los tu­yos o apren­der al­go nue­vo. Ca­da mes su­má al me­nos una per­so­na co­no­ci­da con quien te sen­tís có­mo­da de cul­ti­var una amis­tad. Fe­bre­ro Ar­mas emo­cio­na­les Na­cis­te pa­ra triun­far y no per­mi­tas que na­die te con­ven­za de lo con­tra­rio. El éxi­to es dis­tin­to pa­ra ca­da per­so­na, por eso es que tú de­bes de­fi­nir lo que tu al­ma con­si­de­ra co­mo lo má­xi­mo de sus as­pi­ra­cio­nes. Es­te mes de­di­ca­te a ha­cer un re­cuen­to de tus pen­sa­mien­tos y diá­lo­gos in­ter­nos: ¿en qué pien­sas ge­ne­ral­men­te? Allí don­de de­po­si­tes tu aten­ción, allí es­ta­rá tu fe­li­ci­dad. No tie­nes per­mi­so pa­ra pos­ter­gar­te. Que tus pen­sa­mien­tos sean cons­truc­ti­vos, edi­fi­can­tes e ins­pi­ra­do­res Mar­zo Sin fron­te­ras Es­te mes es de ex­pan­sión ab­so­lu­ta, las fuer­zas del uni­ver­so te em­pu­jan a dar el pa­so y a ac­tuar de­ci­di­da­men­te. Avan­za, la per­fec­ción es un des­tino al que se lle­ga ca­mi­nan­do. Evi­tá el au­to­sa­bo­ta­je, mu­chas ve­ces se des­per­di­cia tiem­po in­ten­tan­do ha­cer me­jor las co­sas, pe­ro ya tu­vis­te tiem­po su­fi­cien­te, aho­ra sos la me­jor ver­sión de ti y eso se re­fle­ja en to­do tu ac­tuar. Abril Prio­ri­da­des A es­tas al­tu­ras te da­rás cuen­ta de que tus es­fuer­zos es­tán re­ci­bien­do las pri­me­ras re­com­pen­sas, es ho­ra de com­par­tir con tus se­res que­ri­dos. Otor­ga tu tiem­po y com­pa­ñía, in­clu­ye co­mo pro­pó­si­to de desa­rro­llo per­so­nal el dar­te a los otros (tu fa­mi­lia, tu pa­re­ja, tus hi­jos, tus ami­gos, las per­so­nas ca­ren­cia- SE­GÚN LAS PRE­VI­SIO­NES DE MIL­KA COS­TAS, EL 2019 SE­RÁ UN AÑO MUY EQUI­LI­BRA­DO QUE TEN­DRÁ UN PO­QUI­TO DE TO­DO. ¿QUÉ MÁS SE LE PUE­DE PE­DIR? PUES, EN REALI­DAD, ¡MU­CHO MÁS! A DIS­FRU­TAR CA­DA SE­GUN­DO DE ES­TE AÑO PROMISORIO das), son mu­chos los que desean ca­mi­nar con­ti­go es­ta her­mo­sa aven­tu­ra de la vi­da. Ma­yo Ex­pan­sión Ho­ra de ajus­tar los pro­pó­si­tos, re­vi­sa ca­da uno y eva­lúa cuán­to es­tás co­se­chan­do, en­cau­za tu es­fuer­zo y lu­bri­ca la ma­qui­na­ria de tus sue­ños. La ener­gía de ma­yo te lle­va a con­cre­tar los as­pec­tos ma­te­ria­les. Re­cuer­da re­ser­var siem­pre un 30% de tus in­gre­sos co­mo ca­pi­tal de res­pal­do y, si tu eco­no­mía lo per­mi­te, un 20% adi­cio­nal co­mo ca­pi­tal de rein­ver­sión. Ju­nio Re­fle­xión in­tros­pec­ti­va Rein­ven­tar­se es pro­pi­cio en es­ta épo­ca, cuan­do el in­vierno se apro­xi­ma. Los días más cor­tos exi­gen ac­tuar con ce­le­ri­dad y las no­ches más lar­gas, te re­ga­lan el pla­cer de re­fle­xio­nar y au­to­eva­luar­te. Nu­tre tu ho­gar de fra­gan­cias cá­li­das, co­mo ca­ne­la, jaz­mín y sán­da­lo. Fru­tos se­cos al cen­tro de tu me­sa pro­cu­ra­rán la ener­gía de la abun­dan­cia y sa­lud; dis­fru­ta­los en com­pa­ñía de un buen li­bro. Ju­lio Pru­den­cia Ven­cis­te el pri­mer se­mes­tre del año y ame­ri­ta un ba­lan­ce en­tre lo pro­pues­to y lo al­can­za­do. Si tus in­di­ca­do­res fue­ron cla­ros, de­be­rías es­tar a un 50% de avan­ce en tus me­tas. Agu­di­za tu vi­sión, em­pa­pa­te de in­for­ma­ción en ten­den­cias pa­ra las pró­xi­mas es­ta­cio­nes, bus­cá no­ti­cias in­ter­na­cio­na­les, en­te­ra­te qué su­ce­de en otros paí­ses en cuan­to a mer­ca­dos de con­su­mo: qué bus­can, qué com­pran y en qué in­vier­ten. Agos­to En­tre­na­te pa­ra el éxi­to Las po­se­sio­nes ma­te­ria­les son im­por­tan­tes pa­ra cual­quier ser hu­mano, pe­ro re­sul­tan se­cun­da­rias si te­nés fal­ta de bue­na sa­lud fí­si­ca o si tus fuer­zas se re­sien­ten. Es opor­tuno re­vi­sar tu or­ga­nis­mo, la die­ta que in­ge­rís es el com­bus­ti­ble con el que le otor­gás di­na­mis­mo; ana­li­zá tu ali­men­ta­ción en to­dos los ni­ve­les: can­ti­dad, ca­li­dad, fre­cuen­cia de in­ges­ta.

In­clu­ye un ba­lan­cea­do ré­gi­men de ac­ti­vi­dad fí­si­ca que te per­mi­ta ab­sor­ber to­dos los nu­trien­tes y es­tar en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za.

Sep­tiem­bre Per­se­ve­ran­cia

Co­mo bien di­cen, lo im­por­tan­te no son cuán­tas ve­ces caes, sino cuán­tas te le­van­tás. Es­te sa­bio re­frán se apli­ca pa­ra es­te mes. Con­ti­núa sin des­mo­ra­li­zar­te, po­drás es­cu­char mu­chos ru­mo­res pe­ro de­bés en­fo­car­te en el as­pec­to po­si­ti­vo; exis­ten bie­nes y ser­vi­cios que se co­mer­cia­li­zan por­que son de pri­me­ra ne­ce­si­dad. En­fo­ca­te en lo que ha­cés y aña­di­le una pro­pues­ta de va­lor que cu­bra las ne­ce­si­da­des de tus clien­tes.

Oc­tu­bre Trans­for­ma­ción

Así co­mo la cri­sá­li­da re­co­rrió un lar­go ca­mino pa­ra con­ver­tir­se en ma­ri­po­sa, así tam­bién to­ca­rá que vos trans­for­més aque­llos as­pec­tos que son in­dis­pen­sa­bles pa­ra con­ti­nuar. Ob­ser­vá, ana­li­zá, cal­cu­lá y –de ser ne­ce­sa­rio– cam­biá tu es­tra­te­gia. Ejer­ci­tá tu men­te y el uso de la ra­zón, to­do em­pe­ño ob­tie­ne su re­com­pen­sa en fun­ción de la fuer­za de tu de­ter­mi­na­ción.

No­viem­bre Do­sis de op­ti­mis­mo

La ple­ni­tud es el pos­tre que se de­gus­ta al fi­nal del día, cuan­do ves co­ro­na­dos tus es­fuer­zos y des­cu­brís el ver­da­de­ro sen­ti­do del éxi­to. Es­te mes te ins­ta a re­do­blar el tra­ba­jo, tan­to in­terno co­mo ma­te­rial; es la úl­ti­ma opor­tu­ni­dad pa­ra en­cau­zar tu ne­go­cio, tus ven­tas o tu tra­ba­jo has­ta cum­plir con los ob­je­ti­vos del año. In­ver­tí más de tu tiem­po y de­já aflo­rar tus ha­bi­li­da­des co­mu­ni­ca­ti­vas, que to­dos se en­te­ren de lo que bus­cás.

Di­ciem­bre Acor­des de fies­ta

Re­la­ja­te par­cial­men­te por­que ya es vís­pe­ra de fin de año, pe­ro no ol­vi­dés de ha­cer el ba­lan­ce fi­nal de es­te tra­ba­jo in­terno que te im­pu­sis­te ha­ce do­ce me­ses. Ce­le­bra­te y pre­mia­te en fun­ción de los re­sul­ta­dos, me­re­cés re­ga­lar­te al­go que so­ñas­te ha­ce mu­cho tiem­po; cuan­do lo usés, re­cor­dá que es un sím­bo­lo que te de­fi­ne co­mo “ga­na­do­ra” de tus sue­ños. ¡Que te lle­ve por la ma­gia de es­te tiem­po y po­ne­te la ca­mi­se­ta de la vic­to­ria!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.