A TRA­BA­JAR POR UN AÑO ES­CO­LAR LLENO DE ÉXI­TOS

Los pa­dres ha­ga­mos nues­tra par­te, an­tes, du­ran­te y des­pués de las cla­ses

El Deber - Para ellas - - EDUCACIÓN - Va­le­ria Na­zer de Pa­ra­da Coach y orien­ta­do­ra fa­mi­liar

Al­gu­na vez leí al­go so­bre el éxi­to y de­cía así: el éxi­to es un 1% de ins­pi­ra­ción y un 99% de trans­pi­ra­ción, una gran ver­dad que pue­de tras­la­dar­se in­clu­so en la eta­pa es­co­lar de nues­tros hi­jos.

Usual­men­te los pa­dres te­ne­mos ilu­sio­nes y ex­pec­ta­ti­vas so­bre los hi­jos, por su par­te ellos, co­mien­zan con ac­ti­tud po­si­ti­va y ener­gía, pe­ro al­go pa­sa en el ca­mino que ha­ce que lue­go del pri­mer mes de cla­ses co­mien­ce ese áni­mo a de­caer. Mu­chos pa­pás se preo­cu­pan e in­clu­so lle­gan a ha­cer con­sul­tas mé­di­cas pa­ra pe­dir vi­ta­mi­nas por­que se cree que se tra­ta de un te­ma fi­sio­ló­gi­co.

El fe­nó­meno es sim­ple de ex­pli­car, los chi­cos co­mien­zan con en­tu­sias­mo por­que se re­en­cuen­tran con sus com­pa­ñe­ros y el pri­mer tiem­po es más una experienci­a so­cial, pe­ro cuan­do las co­sas co­mien­zan a po­ner­se se­rias y se dan cuen­ta que la es­cue­la es una res­pon­sa­bi­li­dad que la de­be asu­mir y cum­plir, en­ton­ces se des­ani­man y la pe­re­za co­mien­za a sen­tir­se.

¿Por qué hay es­tu­dian­tes que co­mien­zan y ter­mi­nan bien el año sin pro­vo­car so­bre­sal­tos de ren­di- mien­to a los pa­dres? Sen­ci­llo, se tra­ta de los há­bi­tos y dis­ci­pli­na, al­gu­nos los tie­nen y otros no.

Con­se­jos

Los pa­dres te­ne­mos que ha­cer nues­tra par­te, an­tes, du­ran­te y des­pués de la ges­tión es­co­lar. An­tes de­ben tra­ba­jar en el cen­tro emo­cio­nal del ni­ño, de­be ir pre­pa­ra­do pa­ra apren­der, ex­pli­can­do que el co­le­gio es su pla­ta­for­ma de ini­cio pa­ra la vi­da, que es un lu­gar que re­quie­re de su em­pe­ño y de­di­ca­ción, al cual va a ad­qui­rir co­no­ci­mien­tos y ha­bi­li­da­des y en se­gun­do lu­gar va a so­cia­li­zar, no al re­vés.

Lue­go se de­ben crear los bue­nos há­bi­tos de es­tu­dio, te­ner ho­ra­rios y ex­pec­ta­ti­vas cla­ras y de­fi­ni­das pa­ra tra­ba­jar to­dos los días. Los ni­ños de pri­mer gra­do pue­den ha­cer­lo de ma­ne­ra con­ti­nua du­ran­te 20 mi­nu­tos, los de cuar­to de­be­rían ha­cer­lo du­ran­te 40 mi­nu­tos, ten­gan ta­rea o no, co­mo par­te de su ru­ti­na de­ben asu­mir co­mo una ac­ti­vi­dad dia­ria re­pa­sar lo que no tie­nen muy cla­ro.

Un buen há­bi­to que de­be­mos in­cen­ti­var es pres­tar aten­ción, per­der el te­mor y acos­tum­brar­se a ha­cer pre­gun­tas cuan­do hay du­das.

Los pa­dres de­be­mos in­vo­lu­crar­nos en las ac­ti­vi­da­des de la Uni­dad Edu­ca­ti­va. Pre­gun­te­mos al ni­ño a dia­rio, có­mo le es­tá yen­do y si ne­ce­si­ta al­go pa­ra que su cum­pli­mien­to y ren­di­mien­to no ba­je. Re­gu­le­mos el uso de la tec­no­lo­gía de re­crea­ción pa­ra que no le qui­te tiem­po en sus res­pon­sa­bi­li­da­des.

Las no­tas y los pro­me­dios son im­por­tan­tes, pe­ro más im­por­tan­te aún es ase­gu­rar­nos que es­ta­mos crian­do hi­jos res­pon­sa­bles, dis­ci­pli­na­dos y pre­pa­ra­dos pa­ra la vi­da.

SI TE­NE­MOS BUE­NAS HA­BI­LI­DA­DES PA­RA OR­GA­NI­ZAR PRIO­RI­DA­DES Y TIEM­PO, NUES­TROS HI­JOS NOS IMITARÁN

Alien­to. Los pa­dres de­ben re­for­zar su au­to­con­fian­za me­dian­te pa­la­bras de alien­to y elogios que des­pier­ten en ellos el de­seo de cum­plir sus me­tas y su­pe­rar los obs­tácu­los

En ca­sa y en el co­le. La ma­yo­ría ne­ce­si­ta de di­rec­ción y apo­yo pa­ra no de­jar­se des­bor­dar con ta­reas acu­mu­la­das

Apo­ye­mos. Ellos de­ben res­pe­tar las ho­ras de sue­ño y la ali­men­ta­ción que les da­rá ener­gía pa­ra la jor­na­da es­co­lar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.