“El futuro no po­drá elu­dir la bio­tec­no­lo­gía agrí­co­la”

El Deber Rural - - Análisis -

El cam­bio cli­má­ti­co, la li­mi­ta­ción de re­cur­sos no re­no­va­bles y el cre­ci­mien­to po­bla­cio­nal son pro­ble­mas a los que el mun­do se en­fren­ta y nues­tro país no es ajeno a es­ta reali­dad que exi­ge nue­vos desafíos pa­ra la agri­cul­tu­ra. Pa­ra com­ba­tir­los, una de las al­ter­na­ti­vas tan­gi­bles es el uso de la bio­tec­no­lo­gía, que ayu­da a que las plan­tas crez­can más fuer­tes y sa­nas y ha­ya más ali­men­tos. El futuro no po­drá elu­dir la bio­tec­no­lo­gía agrí­co­la.

¿Có­mo fun­cio­na? Gra­cias al me­jo­ra­mien­to ve­ge­tal y a las téc­ni­cas de in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca se pue­den in­cor­po­rar a las plan­tas ge­nes que pro­ven­gan de otras es­pe­cies y que les otor­guen ca­rac­te­rís­ti­cas de in­te­rés pa­ra ha­cer fren­te a es­tos desafíos. Por ejem­plo, nues­tras se­mi­llas me­jo­ra­das per­mi­ten que los cul­ti­vos es­tén pro­te­gi­dos de los ata­ques de pla­gas y ma­le­zas.

En los pró­xi­mos 50 años ha­brá 2.000 mi­llo­nes de per­so­nas más y ten­dre­mos pa­ra sem­brar la mis­ma ex­ten­sión te­rri­to­rial, por lo que es ne­ce­sa­rio uti­li­zar las nue­vas tec­no­lo­gías pa­ra pro­du­cir ali­men­tos. Pe­ro exis­te mu­cha in­for­ma­ción ses­ga­da por in­tere­ses pro­pios de ins­ti­tu­cio­nes y em­pre­sas del sec­tor agrí­co­la, con ar­gu­men­tos in­fun­da­dos, por lo cual es ne­ce­sa­rio lle­var in­for­ma­ción real con ar­gu­men­tos cien­tí­fi­cos y no ideo­ló­gi­cos.

En nues­tro país sur­gió la po­lé­mi­ca en la au­to­ri­za­ción de nue­vos even­tos trans­gé­ni­cos y la am­plia­ción a otros cul­ti­vos. Un te­ma téc­ni­co lo con­vir­tie­ron en po­lí­ti­co. Por eso ca­da vez se cie­rra la bre­cha de la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria del país que tan­to se pro­fe­sa en los es­ce­na­rios po­lí­ti­cos. No obs­tan­te, cual­quier re­co­men­da­ción u opi­nión pre­ven­ti­va so­bre la tec­no­lo­gía siem­pre se­rá bien­ve­ni­da, pe­ro no de­be­mos can­ce­lar la opor­tu­ni­dad a la cien­cia pa­ra desa­rro­llar cam­bios pa­ra dar res­pues­tas a las pro­ble­má­ti­cas que vi­ve el sec­tor pro­duc­ti­vo. De he­cho, los trans­gé­ni­cos no son la úni­ca so­lu­ción, pe­ro es de ma­yor en­ver­ga­du­ra ac­tual­men­te.

Es­ta tec­no­lo­gía ne­ce­si­ta del acom­pa­ña­mien­to de bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las, buen ma­ne­jo de los sue­los, bue­na ge­né­ti­ca, uti­li­za­ción res­pon­sa­ble de los pes­ti­ci­das, siem­bra di­rec­ta, ro­ta­ción de cul­ti­vos, co­ber­tu­ra de los sue­los con ras­tro­jo, mo­men­to opor­tuno de con­trol de en­fer­me­da­des, pla­gas y ma­le­zas, fer­ti­li­za­ción quí­mi­ca y fí­si­ca de los sue­los, agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión, en­tre otros, pe­ro la tec­no­lo­gía trans­gé­ni­ca es la que ofre­ce ma­yor opor­tu­ni­dad de res­pues­ta a los cam­bios cli­má­ti­cos que es­ta­mos vi­vien­do.

El cam­bio cli­má­ti­co es cau­sa­do por los al­tos ni­ve­les de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro, co­mo el dió­xi­do de car­bono, que se al­ma­ce­na en la at­mós­fe­ra y acu­mu­la ca­lor. La agri­cul­tu­ra, con prác­ti­cas co­mo la la­bran­za, el uso de com­bus­ti­bles y fer­ti­li­zan­tes, emi­te ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro. Pe­ro tam­bién se ve afec­ta­da por es­te cam­bio, por­que los cul­ti­vos su­fren por es­te fe­nó­meno.

La bue­na no­ti­cia es que los cul­ti­vos pue­den ayu­dar a mi­ti­gar el cam­bio cli­má­ti­co por­que ab­sor­ben el car­bono y lo al­ma­ce­nan en el sue­lo de for­ma na­tu­ral. ¿Y có­mo se pue­de ayu­dar? Vea­mos tres puntos.

1.- La­bran­za re­du­ci­da. Uti­li­za­da pa­ra aflo­jar el sue­lo pa­ra la siem­bra, ayu­da a con­tro­lar las ma­le­zas. El pro­ble­ma es que se re­quie­re del uso de trac­tor, que eli­mi­na dió­xi­do de car­bono al fun­cio­nar y, al mo­ver el sue­lo, se li­be­ra car­bono a la at­mós­fe­ra. Al re­du­cir la la­bran­za, se re­du­ce la emi­sión de es­tos ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro, sin afec­tar al sue­lo.

2.- Ma­ne­jo de fer­ti­li­zan­tes. Pa­ra me­jo­rar las co­se­chas, los pro­duc­to­res usan fer­ti­li­zan­tes que tam­bién emi­ten ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro. Hoy en día, las bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las ha­cen que su apli­ca­ción se reali­ce en el mo­men­to, lu­gar y tiem­po pre­ci­sos, re­du­cien­do su uso y los re­si­duos que es­tos pro­vo­can, al mis­mo tiem­po que aho­rran tiem­po y di­ne­ro.

3.- Cul­ti­vos de co­ber­tu­ra. Mu­chas ve­ces, lue­go de la co­se­cha, las tie­rras que­dan al des­cu­bier­to. Es­to ha­ce que los sue­los que­den ex­pues­tos al vien­to, a la llu­via y a la ero­sión, li­be­ran­do el dió­xi­do de car­bono que se al­ma­ce­na en el sue­lo. Fe­liz­men­te se es­tá prac­ti­can­do los lla­ma­dos cul­ti­vos de co­ber­tu­ra

El cam­bio cli­má­ti­co es un desafío que to­dos de­be­mos afrontar: sociedad ci­vil, em­pre­sas e ins­ti­tu­cio­nes en ge­ne­ral

Los pro­duc­to­res de maíz pi­den au­to­ri­za­ción pa­ra usar se­mi­llas ge­né­ti­ca­men­te me­jo­ra­das

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.