LA TU­NA SE PIN­TA CO­MO EL NUE­VO FO­RRA­JE

El Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Agrí­co­la Tro­pi­cal (CIAT) vie­ne desa­rro­llan­do una prue­ba de adap­ta­ción de es­ta plan­ta en Ca­ña­da Lar­ga. De­mos­tró que es ali­men­to ba­ra­to y al­ta­men­te nu­tri­ti­vo

El Deber Rural - - Portada - OS­WAL­DO RA­MOS ASTIBENA

La Es­ta­ción Ex­pe­ri­men­tal del CIAT en Ca­ña­da Lar­ga, ba­ña­da con el sol que em­pe­za­ba a ca­len­tar a las 9:00 del sá­ba­do 10 de di­ciem­bre, re­ci­bió a más de 30 pro­duc­to­res que lle­ga­ron des­de la zo­na es­te de San­ta Cruz, de Pa­so­ra­pa (mu­ni­ci­pio co­cha­bam­bino), del Cha­co cru­ce­ño y es­tu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad Mi­sael Sa­ra­cho del de­par­ta­men­to de Ta­ri­ja.

Acu­die­ron a Ca­ña­da Lar­ga pa­ra asis­tir al pri­mer ta­ller na­cio­nal so­bre la pro­duc­ción de tu­na fo­rra­je­ra y acer­ca del mé­to­do de uti­li­za­ción de es­ta plan­ta cac­tá­cea (de la fa­mi­lia de los cac­tus) de ta­llos muy car­no­sos co­mo ali­men­to su­ple­men­ta­rio en la ac­ti­vi­dad pe­cua­ria.

La tu­na es una plan­ta que cre­ce en ca­si to­do ti­po de cli­ma, aun­que su am­bien­te pre­fe­ri­do es el cá­li­do. Las ho­jas tie­nen es­pi­nas.

“Pa­ra no­so­tros pa­re­ce una gran no­ve­dad, pe­ro la uti­li­za­ción de las pa­le­tas de tu­na en la ali­men­ta­ción del ga­na­do es una prác­ti­ca muy an­ti­gua en Mé­xi­co, Bra­sil, Tú­nez, Su­dá­fri­ca, Si­ci­lia, su­des­te de Es­ta­dos Uni­dos, Chi­le y otros paí­ses”, ex­pli­có el director de la ins­ti­tu­ción, Er­nes­to Sa­las, a los con­cu­rren­tes al ta­ller an­tes de ini­ciar el re­co­rri­do por la par­ce­la de va­li­da­ción de las prue­bas de es­te ve­ge­tal.

Si bien su uso se re­mon­ta a un pa­sa­do le­jano, en los úl­ti­mos tiem­pos se ha ido me­jo­ran­do la ca­li­dad de es­ta fo­rra­je­ra. Un ejem­plo es que pro­duc­to­res del no­res­te de Bra­sil es­tán cul­ti­van­do, des­de ha­ce tres años, una tu­na es­pe­cial que cosechan ca­da seis me­ses y la uti­li­zan co­mo un com­ple­men­to de ali­men­ta­ción pa­ra la ga­na­de­ría du­ran­te pe­rio­dos sin llu­via, ex­pli­có Gre­go­rio Lo­za­da Zil­vetty, res­pon­sa­ble del Pro­yec­to Agri­cul­tu­ra Fa­mi­liar (PAF) del CIAT.

Pre­sen­ta­ción

El director de Va­li­da­ción y Trans­fe­ren­cia de es­ta ins­ti­tu­ción, Jo­sé Luis Es­co­bar, se­ña­ló que el uso de la tu­na fo­rra­je­ra es­tá em­pe­zan­do en el de­par­ta­men­to. Ci­tó que al­gu­nos pro­duc­to­res del Cha­co ya ali­men­tan a sus ha­tos con es­ta plan­ta.

“La tu­na es un efi­cien­te con­te­ne­dor de agua, so­por­ta pe­rio­dos de se­quía y de al­tas tem­pe­ra­tu­ras. Es­te cac­tus se adap­ta muy bien a sue­los po­bres en nu­trien­tes y con li­mi­ta­cio­nes de re­cur­sos hí­dri­cos. En re­la­ción con el ma­ne­jo de ga­na­do, se ha de­ter­mi­na­do, en el ca­so de cor­de­ros, que el uso de pa­le­tas de tu­na en la ali­men­ta­ción re­du­ce el con­su­mo de agua. Por otro la­do, el po­ten­cial pro­duc­ti­vo de es­ta plan­ta la co­lo­ca co­mo una im­por­tan­te fuen­te de fo­rra­je. Por eso se ha im­pul­sa­do es­ta in­ves­ti­ga­ción”, ex­pli­có Percy Hur­ta­do, de la uni­dad de trans­fe­ren­cia pe­cua­ria del CIAT.

Ex­pe­ri­men­to

El CIAT, en coor­di­na­ción con la ca­rre­ra de In­ge­nie­ría Agro­nó­mi­ca de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma Juan Mi­sael Sa­ra­cho (que cuen­ta con un ban­co de ger­mo­plas­ma de tu­na fo­rra­je­ra), sem­bró ha­ce dos años en una par­ce­la de 800 me­tros cua­dra­dos, ocho va­rie­da­des de tu­na en Ca­ña­da Lar­ga (mu­ni­ci­pio de Pailón), a 90 ki­ló­me­tros al es­te de San­ta Cruz, una zo­na don­de pre­do­mi­na la se­quía.

En Bo­yui­be, Ya­cui­ba y Pa­so­ra­pa,

Es­ta plan­ta es una al­ter­na­ti­va de co­mi­da pa­ra el ga­na­do en épo­ca de se­quía

ex­pli­có Er­nes­to Sa­las, se ha en­con­tra­do va­rias es­pe­cies de tu­na fo­rra­je­ra sin es­pi­nas, las cua­les tam­bién son mo­ti­vo de es­tu­dios y ex­pe­ri­men­ta­ción en la par­ce­la de va­li­da­ción de Ca­ña­da Lar­ga.

Un de­ta­lle so­bre­sa­lien­te de es­tas va­rie­da­des que cul­ti­va­mos es que no tie­nen es­pi­nas. “An­tes, en el nor­des­te de Mé­xi­co, se uti­li­za­ban tu­na­les con es­pi­nas. El pro­ble­ma se lo re­sol­vía me­dian­te la téc­ni­ca de usar fue­go pa­ra que­mar es­tos agui­jo­nes, con un equi­po lan­za­lla­mas. Pe­ro es­to ya cam­bió con los pro­ce­sos de me­jo­ra­mien­to”, di­jo Hur­ta­do.

Er­nes­to Sa­las ex­pli­có a los con­cu­rren­tes al ta­ller que el ex­pe­ri­men­to fue ini­cia­do bus­can­do una al­ter­na­ti­va pa­ra la ali­men­ta­ción del ga­na­do bo­vino, ovino y ca­prino de pe­que­ños pro­duc­to­res, fun­da­men­tal­men­te de las pro­vin­cias Cor­di­lle­ra y Chi­qui­tos, que se ca­rac­te­ri­zan por ser re­gio­nes ári­das y se­mi­ári­das don­de, si es que no llue­ve, la se­quía cau­sa es­tra­gos.

Un de­ta­lle adi­cio­nal, co­men­ta Percy Hur­ta­do. “Apar­te de que es­ta plan­ta no ne­ce­si­ta rie­go ni ma­yo­res cui­da­dos, sus fru­tos apor­tan vi­ta­mi­nas y an­ti­oxi­dan­tes, una cua­li­dad que la po­si­cio­na co­mo ali­men­to so­bre to­do pa­ra los ni­ños”

GENTILEZA CIAT

Es­te pre­dio se lla­ma Jardín de Tu­na

Su­ple la au­sen­cia de pas­ti­za­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.