Al ali­món, Al­ci­des y Re­né

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

Un so­lo libro: en una ca­ra La Fran­ce­si­ta, no­ve­la del his­to­ria­dor y no­ve­lis­ta Al­ci­des Pa­re­jas Mo­reno, adap­ta­da pa­ra tea­tro por Re­né Hohens­tein, con pues­ta en es­ce­na y di­rec­ción tam­bién su­yas. En la otra, Ana Bar­ba, la primera obra es­cri­ta pa­ra tea­tro por Pa­re­jas, que siem­pre sor­pren­de, y lle­va­da a las ta­blas tam­bién por el mis­mo di­rec­tor. Impresas en un mis­mo ejem­plar, evo­ca lo que en el to­reo es­pa­ñol se lla­ma al ali­món. Con­sis­te en que dos li­dia­do­res ca­pean si­mul­tá­nea­men­te al to­ro, aga­rran­do ca­da uno un ex­tre­mo del mis­mo ca­po­te. Su ori­gen pa­re­ce ser una an­ti­gua ron­da in­fan­til. Pe­ro tam­bién hay ejem­plos en las le­tras co­mo los re­la­tos en­tre Jorge Luis Bor­ges y Adol­fo Bioy Ca­sa­res, o en­tre Pa­blo Ne­ru­da y Fe­de­ri­co Gar­cía Lor­ca, en un ho­me­na­je li­te­ra­rio a Ru­bén Da­río, el poe­ta de Amé­ri­ca. O en una can­ción de Víc­tor Ma­nuel y Pa­blo Mi­la­nés: “Blan­co y ne­gro de Lor­ca y de Gui­llén; blan­co y ne­gro, la tin­ta y el pa­pel, dos vo­ces son mu­cho más que dos, por eso al ali­món con Pa­blo can­to un son”. La re­pe­ti­ción de sí­la­bas tan so­no­ras, gra­ma­ti­cal­men­te se co­no­ce co­mo ali­te­ra­ción. Y co­mo di­ce un poe­ta, so­lo el amor pro­du­ce la ma­ra­vi­lla. El amor a la pa­la­bra, a la pa­la­bra di­cha y a la pa­la­bra es­cri­ta que trans­mi­ten sen­ti­mien­tos y emo­cio­nes. La pa­la­bra, en ese pro­ce­so ma­ra­vi­llo­so de crea­ción que per­mi­te que el pen­sa­mien­to y las ideas re­co­rran el tra­yec­to des­de la ca­be­za a la mano, co­mo pen­sa­ba Franz Kaf­ka. Por eso las pa­la­bras son las que nos dis­tin­guen del res­to del gran reino ani­mal. La pa­la­bra, co­mo ex­pre­sión de amor a la pa­tria chi­ca, sin ser pro­vin­cia­nos, co­mo nos es­pe­tó un ex­pre­si­den­te, cuan­do so­lo des­de el cam­pa­na­rio se pue­de ver la pa­tria gran­de y el an­cho mundo. La pa­la­bra que es tam­bién cul­to a la amis­tad, por eso Pa­re­jas y Hohens­tein pue­den edi­tar un libro ‘al ali­món’, es­cri­bien­do o po­nien­do en es­ce­na dos jo­yas his­tó­ri­cas. Es­cri­bir la his­to­ria de los pue­blos es tam­bién un com­ba­te, no a sa­bla­zos, ba­las, ca­ño­nes, avio­nes, mi­si­les o dro­nes, co­mo hoy. Es un com­ba­te de ideas y de conciencias pa­ra res­ca­tar las his­to­rias no es­cri­tas y des­de­ña­das por los po­de­res cen­tra­les, esos que es­cri­ben las his­to­rias ofi­cia­les siem­pre mez­qui­nas con las his­to­rias de los pue­blos chi­cos. Co­mo to­do ac­to de crea­ción li­te­ra­ria, los hi­los que sos­tie­nen la ac­ción na­rra­ti­va, pue­den ir des­de una pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca, des­crip­ti­va, fi­lo­só­fi­ca o de ficción, pe­ro se­rán siem­pre pa­ra re­fle­xio­nar y en­se­ñar, y tam­bién pa­ra emo­cio­nar y en­tre­te­ner, co­mo di­cen en Ca­sa­tea­tro, que di­ri­ge Re­né Hohens­tein ha­ce 30 años. En La fran­ce­si­ta, fiel a su amor por es­tas tie­rras, Al­ci­des Pa­re­jas res­ca­ta el mo­nu­men­tal libro Viaje a la Amé­ri­ca Me­ri­dio­nal, del cien­tí­fi­co fran­cés Al­ci­des D’or­bigny, que vi­si­tó San­ta Cruz y la Chi­qui­ta­nia en­tre 1830 y 1832. Com­par­to con el es­cri­tor cru­ce­ño la ad­mi­ra­ción por ese cien­tí­fi­co ge­nial, que vio en es­ta re­gión, lo que nun­ca vio el po­der an­dino. El his­to­ria­dor la cap­ta, trans­por­ta las ideas de su ca­be­za a su mano y lo­gra una obra de épo­ca de la ciudad-pue­blo de en­ton­ces, ma­ti­za­da con fi­de­dig­nas no­tas de D’or­bigny. “San­ta Cruz era una fies­ta”, es­cri­bió, y en ese am­bien­te fes­ti­vo, sal­pi­ca­do por las cos­tum­bres del mo­men­to, el au­tor te­je una en­tra­ña­ble y tris­te his­to­ria de amor en­tre sus dos pro­ta­go­nis­tas: Al­ci­des y Clo­til­de. De la obra, que trans­cu­rre en dos es­ce­na­rios: San­ta Cruz de la Sie­rra y Bue­nos Ai­res, Hohens­tein ha­ce una mag­ní­fi­ca ver­sión tea­tral, con fi­de­li­dad mi­li­mé­tri­ca. La es­ce­na en que Clo­til­de -Va­ne­sa For­na­sa­ri en la obra- en po­si­ción de par­to gri­ta: “Voy a pa­rir­te hi­jo, na­ce­rás en es­ta tie­rra cru­ce­ña y se­rás un mes­ti­zo de Amé­ri­ca” no de­ja a na­die in­di­fe­ren­te. El fru­to de sus amo­res con el fran­cés, reivin­di­ca el mes­ti­za­je que nos iden­ti­fi­ca, aun­que lo nie­guen. Con esa pues­ta en es­ce­na, el di­rec­tor di­ce que pu­so “de pie a las le­tras impresas en pá­gi­nas de un libro”. Una no­ta de EL DE­BER, de ha­ce unos me­ses, de­cía que Re­né Hohens­tein –co­cha­bam­bi­noes “pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co de San­ta Cruz”. Lo es por el amor a es­ta tie­rra que es su­ya, por­que así lo ha que­ri­do, y tam­bién lo quie­ren, quie­nes bien le quie­ren. Pa­ra es­cri­bir Ana Bra­ba La Pa­trio­ta, Pa­re­jas Mo­reno re­cu­rrió a su pri­mi­ge­nia for­ma­ción aca- dé­mi­ca de his­to­ria­dor, se im­pu­so un nuevo método na­rra­ti­vo, el tea­tro; una vez más echó mano de su iden­ti­dad de cru­ce­ño a to­da prue­ba y ac­ti­vó su vo­ca­ción di­dác­ti­ca, co­mo en to­das sus obras an­te­rio­res. ¿Quién era Ana Bar­ba, de dón­de sale su vo­ca­ción li­ber­ta­ria y amor por su pa­tria chi­ca? A esa mu­jer que res­ca­tó de la pi­co­ta don­de es­ta­ba ex­pues­ta, la ca­be­za del pró­cer Ig­na­cio Warnes, tras la ba­ta­lla de El Pa­ri, Pa­re­jas la sa­ca de la pe­num­bra y el ol­vi­do his­tó­ri­co y la ha­ce una mu­jer con nombre y ape­lli­do. Y ar­gu­men­ta el sen­ti­do éti­co, fil­só­fi­co y de gé­ne­ro de ese nombre y ape­lli­do con otra his­to­ria, narrra­da en la Bi­blia y hon­ra­da por el pue­blo he­breo en la anual fies­ta de Ja­nu­cá: la de los sie­te her­ma­nos ma­ca­beos y su ma­dre. El in­de­pen­den­tis­ta cu­ra Sal­va- Ya pro­cla­ma­da la in­de­pen­den­cia, en la es­ce­na fi­nal apa­re­ce Ana -Vic­to­ria So­ru­coen la mi­tad de la es­ce­na; so­lo ella, ilu­mi­na­da y con agi­gan­ta­do ta­len­to dra­má­ti­co pro­cla­ma: “Yo, Ana Bar­ba apo­da­da La Zar­ca, mu­jer con nombre y ape­lli­do; rin­do ho­me­na­je al co­ro­nel Ig­na­cio Warnes, mi pa­drino, már­tir de la li­ber­tad”. Y se es­tre­me­ce el al­ma por el tributo a esa Ana, que re­pre­sen­ta a tan­tas otras mujeres in­vi­si­bi­li­za­das en las his­to­rias ofi­cia­les. Al­ci­des Pa­re­jas Mo­reno me de­di­có es­ta Ana Bar­ba pa­trio­ta y mu­jer con nombre y ape­lli­do, a mí, en la pre­mier tea­tral y edi­ción im­pre­sa. Y es una be­ne­vo­len­cia que me cu­bre de gra­cia y que agra­dez­co por­que es una his­to­ria más gran­de que no­so­tros mis­mos. Al ali­món, Al­ci­des y Re­né por­que dos vo­ces son mu­cho más que dos… al ali­món, que an­da­mos con el amor por la pa­la­bra y por es­ta tie­rra a flor de piel * Po­li­tó­lo­ga y pe­rio­dis­ta. Es­te fue su dis­cur­so du­ran­te la pre­sen­ta­ción de Ana Bar­ba

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.