Rom­mel Pór­cel: po­lé­mi­co, po­li­fa­cé­ti­co y con fa­mi­lia­res en la Al­cal­día

El se­cre­ta­rio del Con­ce­jo Mu­ni­ci­pal des­de aden­tro. Las crí­ti­cas y las lu­ces de un hom­bre que emer­gió des­de los ba­rrios y que aho­ra ocu­pa un car­go de po­der en el mu­ni­ci­pio. Su pa­tri­mo­nio, sus bie­nes y ne­go­cios. Su ape­go al de­por­te y su pre­si­den­cia en un eq

El Deber - Séptimo Día - - Perfil De Un Hombre Público - RO­BER­TO NAVIA NELFI FER­NÁN­DEZ

Rom­mel Pór­cel re­cuer­da sus días de juventud, cuan­do en las tie­rras don­de se le­van­ta­ba el Plan 3.000, él abría sen­das con ma­che­te a pe­di­do de sus je­fes de YPFB, la em­pre­sa es­ta­tal que le dio su pri­mer em­pleo en 1985 y que ha­bía iden­ti­fi­ca­do po­zos pe­tro­le­ros en esa zona de la ur­be cru­ce­ña. “El pe­tró­leo es­tá en mis ve­nas”, di­ce en su ofi­ci­na de Se­cre­ta­rio del Con­ce­jo Mu­ni­ci­pal, des­de don­de ofi­cia co­mo uno de los hom­bres fuer­tes del Go­bierno Mu­ni­ci­pal de San­ta Cruz de la Sie­rra, y des­de don­de se de­fien­de de las acu­sa­cio­nes que le han dis­pa­ra­do a lo lar­go de su polémica ca­rre­ra po­lí­ti­ca.

“El pe­tró­leo es­tá en mis ve­nas”. Lo vuel­ve a de­cir pa­ra po­ner en cla­ro que na­ció en Ca­mi­ri -la ca­pi­tal del oro ne­gro- el 15 de sep­tiem­bre de 1965. Lo vuel­ve a de­cir en su restaurante Rin­cón de Man­chón que ha­ce al­gu­nos me­ses ha ins­ta­la­do en la ra­dial 10, don­de ven­de al­muer­zo al me­dio­día y los viernes en la no­che ofre­ce kja­ras, un pla­to de mo­da que él co­mía con ahín­co en otros lu­ga­res y que, al ver la al­ta de­man­da, de­ci­dió apos­tar por ese ne­go­cio, por­que sa­be -lo ha di­cho- que la po­lí­ti­ca no es eter­na.

El ni­ño Rom­mel de­jó la ca­sa fa­mi­liar de la ca­lle Li­ber­tad de Ca­mi­ri cuan­do te­nía cin­co años, por­que a su padre, Alberto Pór­cel Agui­le­ra, que tra­ba­jó du­ran­te 40 años en YPFB, lo trans­fi­rie­ron a San­ta Cruz. Don Alberto es­ta­ba ca­sa­do con do­ña Jus­ta Pla­ta, con quien pro­creó cin­co hi­jos, tres mujeres y dos hom­bres, de los que Rom­mel es el me­nor y po­lí­ti­ca­men­te ha­blan­do, el más po­de­ro­so de to­dos.

Rom­mel, que ha­bía sa­li­do ba­chi­ller en 1982 del co­le­gio Ra­món Da­río Gutiérrez, en­tró a es­tu­diar la ca­rre­ra de De­re­cho, pe­ro so­lo cur­só cua­tro se­mes­tres, obli­ga­do por las res­pon­sa­bi­li­da­des fa­mi­lia­res, tu­vo dos hi­jos en su pri­mer ma­tri­mo­nio. Aho­ra que tie­ne 50 años de edad es­tá cur­san- do el sép­ti­mo se­mes­tre de la mis­ma ca­rre­ra en una uni­ver­si­dad pri­va­da.

Des­pués de YPFB tra­ba­jó en una in­dus­tria acei­te­ra y pos­te­rior­men­te en una em­pre­sa te­le­fó­ni­ca, don­de fue di­ri­gen­te del sin­di­ca­to y te­so­re­ro de la coo­pe­ra­ti­va de los tra­ba­ja­do­res.

En 1996 cam­bió su rumbo y em­pe­zó a bu­cear en los ríos de la po­lí­ti­ca. Ese año en­ca­be­zó una pro­tes­ta por­que no re­co­gían la ba­su­ra por la zona en la que vi­vía. Des­de en­ton­ces em­pe­zó a abrir­se paso en las jun­tas ve­ci­na­les, yen­do a reunio­nes del dis­tri­to 3, has­ta que en 1999 lo eli­gie­ron re­pre­sen­tan­te del Co­mi­té de Vi­gi­lan­cia que aho­ra se co­no­ce co­mo Con­trol So­cial. En abril del 2001 pa­só a ser pre­si­den­te de es­ta ins­ti­tu­ción, car­go que, con in­ter­va­los, ocu­pó has­ta el 2010, cuan­do apa­re­ció ella, la ar­qui­tec­ta y aho­ra pre­si­den­ta del Con­ce­jo Mu­ni­ci­pal, An­gé­li­ca So­sa, esa per­so­na que él lla­ma su ha­da ma­dri­na.

So­sa cree que lo di­ce co­mo una ex­pre­sión de ca­ri­ño y reconocimiento por el apor­te téc­ni­co que vie­nen de­di­can­do du­ran­te diez años.

La pre­si­den­ta del Con­ce­jo re­cuer­da que a Pór­cel lo co­no­ció co­mo di­ri­gen­te del dis­tri­to mu­ni­ci­pal 3 y con­si­de­ra que ac­tual­men­te desa­rro­lla un buen tra­ba­jo co­mo se­cre­ta­rio del Con­ce­jo Mu­ni­ci­pal y que es leal con el pro­yec­to del al­cal­de Percy Fer­nán­dez.

Pór­cel re­cuer­da que So­sa le in­vi­tó pa­ra ser can­di­da­to a con­ce­jal. Las elec­cio­nes fue­ron en abril de ese 2010 y en sep­tiem­bre de­jó el Co­mi­té de Vi­gi­lan­cia, es­pe­ran­do la tran­si­ción. Fue can­di­da­to su­plen­te y en 2011 asu­mió la ti­tu­la­ri­dad tras la re­nun­cia de su ti­tu­lar. En las pa­sa­das elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les vol­vió a te­ner la con­fian­za de la cú-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.