Ni ‘fui fuiu’ ni ‘ma­mi­ta’; la ley con­tra el aco­so bus­ca la san­ción so­cial

Sil­bi­dos, ges­tos de con­no­ta­ción se­xual, to­ca­mien­tos, per­se­cu­ción. To­do eso es aco­so ca­lle­je­ro. Los le­gis­la­do­res y ac­ti­vis­tas acla­ran que no se tra­ta so­lo de pe­na­li­zar el pi­ro­po, sino de ini­ciar un de­ba­te. Con­si­de­ran que es un pro­ble­ma de se­gu­ri­dad ciu­da­da

El Deber - Séptimo Día - - Ley Para Caminar Tranquilas - JAVIER MÉN­DEZ VEDIA

Ho­la, her­mo­so. Quién fue­ra pe­rro pa­ra mon­tar­te en la ca­lle”. “Mu­ñe­co, ¿te ha­go la piz­za? Te pon­go en la me­sa y te par­to en ocho”. Ha sa­li­do us­ted, di­ga­mos, del cine Be­lla Vis­ta y ya avan­zó por el so­li­ta­rio pa­si­llo Al­to de la Alian­za. Uno de los tres hom­bres, el me­nos al­to, in­sis­te: “Ve­ní pa­pi, el pa­cu­mu­to es gra­tis”. Us­ted: a) se da la vuel­ta y se alis­ta pa­ra pe­lear con los tres; b) de­ci­de vol­ver has­ta la ca­se­ta del guar­dia que es­tá prin­ci­pio del pa­si­llo; c) de­ci­de ig­no­rar los pi­ro­pos y caminar co­mo si na­da ocu­rrie­ra.

Es tan pro­ba­ble que us­ted, va­rón acos­tum­bra­do a caminar so­lo a cual­quier ho­ra, ga­ne la lo­te­ría de Mia­mi an­tes de que al­guien lo pi­ro­pee, por­que el 96% de las víc­ti­mas de pi­ro­pos son mujeres. Ah, y lo que le di­je­ron no son pi­ro­pos. Eso que aca­ba de es­cu­char y sen­tir se lla­ma aco­so ca­lle­je­ro. Se­gu­ra­men­te, us­ted no vol­ve­rá a pa­sar por esa ca­lle.

Op­ción d): us­ted es mu­jer y tie­ne que en­fren­tar algo pa­re­ci­do al me­nos una vez por se­ma­na. Y si le die­ron ga­nas de es­tre­nar su mi­ni­fal­da Un­ga­ro o la ba­ra­ti­ta que com­pró en la fe­ria, ten­drá que es­cu­char las fra­ses va­rias veces al día, aun­que so­lo ca­mi­ne unas po­cas cua­dras. Y no, no son so­lo los al­ba­ñi­les y los me­cá­ni­cos los que sil­ban, bu­fan o re­lin­chan cuan­do ven un es­co­te am­plio.

Pa­ra evi­tar que es­to ocu­rra, y hay que re­pe­tir­lo, pa­ra evi­tar que es­to ocu­rra, se ha plan­tea­do una ley. No es una ley con­tra el pi­ro­po. Eso es una ba­na­li­za­ción, se­gún Ga­brie­la Dehe­za, una de las fun­da­do­ras del Ob­ser­va­to­rio Con­tra el Aco­so Ca­lle­je­ro Bolivia (OCAC), que se for­mó ha­ce año y me­dio.

Ley con­tra el pi­ro­po, diz­qué

Así se opi­na­ba en las re­des so­cia­les: “Ocú­pen­se de algo más im­por­tan­te”. En­ton­ces, se pre­gun­ta la dipu­tada Shir­ley Fran­co, que apo­ya el pro­yec­to, ¿ en qué mo­men­to tenemos que ha­blar de vio­len­cia? ¿So­lo el 25 de no­viem­bre, Día con­tra la vio­len­cia con­tra la Mu­jer?

Es­te ti­po de co­men­ta­rios, col­ga­dos en el mu­ro del Fa­ce­book de la dipu­tada, mues­tra que “la so­cie­dad no ne­ce­sa­ria­men­te es­tá sen­si­bi­li­za­da ha­cia es­tos he­chos. Pa­ra lle­gar a ley con­tra el fe­mi­ni­ci­dio hu­bo un lar­go re­co­rri­do, que em­pie­za en ac­tos ru­ti­na­rios co­mo el aco­so”. Por eso, pro­po­ne que el te­ma se abor­de co­mo un pro­ble­ma de se­gu­ri­dad ciu­da­da­na.

“¿Qué ha­rá una per­so­na si en la ca­lle, de frente, te gri­ta obs­ce­ni­da­des, cuan­do no ha­ya tan­tos ojos que la ob­ser­van en las vías pú­bli­cas? ¿Qué ha­rá de­trás de un ce­lu­lar?”.

¿Ya no po­dre­mos ni sil­bar­las?

No. “El sil­bi­do es tam­bién vio­len­cia”, ex­pli­ca Bár­ba­ra Se­púl­ve­da, del Ob­ser­va­to­rio con­tra el Aco­so Ca­lle­je­ro de Chi­le. Allá, el pro­yec­to de ley es­tá en la Cá­ma­ra de Se­na­do­res, pe­ro el sil­bi­do no es­tá den­tro del pro­yec­to de ley. “El ti­po pe­nal no lo con­tem­pla, pe­ro no sig­ni­fi­ca que no sea algo vio­len­to. Es algo que de­be erra­di­car­se co­mo con­duc­ta”, afir­ma.

En el pro­yec­to bo­li­viano, que se­rá re­vi­sa­do por el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia, es­tán con­tem­pla­dos el sil­bi­do (sí, el vie­jo y co­no­ci­do ‘fui, fuiu’) y los ges­tos que ten­gan al­gu­na con­no­ta­ción se­xual. “El mal lla­ma­do pi­ro­po es aco­so. Es una opi­nión que no se ha pe­di­do a un des­co­no­ci­do, por más que sea poé­ti­co o sea una vul­ga­ri­dad. El pi­ro­po es aco­so”, sos­tie­ne Ga­brie­la Dehe­za.

Reac­ción: gri­to al cie­lo, co­mo el del el ex­ge­ren­te en Im­pac­tos Pu­bli­ci­dad Gon­za­lo Ro­cha Ca­rras­co, que es­cri­be en el mu­ro de la dipu­tada Fran­co: “¿A quié­nes pi­ro­pean los hom­bres? Pues pi­ro­pean a mujeres que vis­ten pro­vo­ca­ti­va­men­te, con mi­ni­fal­das li­cra trans­pa­ren­tes y ‘reapre­tas’, o ro­pa con mu­cho es­co­te. Así que se­ño­ras y se­ño­ri­tas, si quie­ren de­jar de ser pi­ro­pea­das, vís­tan­se más de­cen­te­men­te, por­que hoy en día ya no hay ver­güen­za en mos­trar su cuer­po o su fi­gu­ra con ro­pa muy pro­vo­ca­ti­va”.

La cul­pa ja­más pue­de ser trans­fe­ri­da a la víc­ti­ma. Ese es uno de los mo­ti­vos por los que se ini­ció en abril una cam­pa­ña con­tra el aco­so ca­lle­je­ro a es­ca­la la­ti­noa­me­ri­ca­na.

Por primera vez, Bolivia, Chi­le, Co­lom­bia, Costa Ri­ca, Gua­te­ma­la, Ni­ca­ra­gua y Uru­guay ini­cia­ron una cam­pa­ña lla­ma- da #NoE­sMiCul­tu­ra, pa­ra con­cien­ciar so­bre es­te ti­po de aco­so. Po­le­ras con fra­ses co­mo ‘Sil­ba­le a tu ma­dre’, pan­car­tas co­mo ‘ Yo me vis­to pa­ra mí, no pa­ra ti’ o ‘Quie­ro caminar sin que me jo­dan’, cien­tos de mujeres sa­lie­ron a po­ner el te­ma en dis­cu­sión.

Y hu­bo dis­cu­sión.

“Pe­ro es un ras­go cul­tu­ral”

No lo es. Se po­drá de­cir que el cam­ba es co­que­to y pi­ro­pea­dor, pe­ro lo mis­mo di­cen en to­das par­tes. “Es una con­duc­ta apren­di­da. Se pue­de des­apren­der y reapren­der una con­duc­ta de res­pe­to”, di­ce Ga­brie­la Dehe­za, que es si­có­lo­ga.

“La cul­tu­ri­za­ción es un fe­nó­meno glo­bal. En Co­lom­bia di-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.