HAY QUE PO­NER EN EVI­DEN­CIA A QUIEN COMETE LA AGRE­SIÓN

El Deber - Séptimo Día - - Ley Para Caminar Tranquilas -

El con­se­jo ge­ne­ral de los ob­ser­va­to­rios bo­li­viano y chi­leno con­sis­te en ex­po­ner al agre­sor o aco­sa­dor. Por lo ge­ne­ral, las mujeres ca­llan o sien­ten ver­güen­za, pe­ro en un si­tio don­de sea se­gu­ro gri­tar, hay que ha­cer­lo pa­ra po­ner en evi­den­cia a la per­so­na. Tam­bién es acon­se­ja­ble res­pon­der­le, pa­ra que se de­je de na­tu­ra­li­zar ese com­por­ta­mien­to.

Se ha pro­pues­to en la ley que ha­ya un re­gis­tro úni­co de aco­sa­do­res se­xua­les ca­lle­je­ros. Las víc­ti­mas que lo su­frie­ron, se pro­po­ne, po­drán ir a la Fuer­za Especial de Lu­cha con­tra la Vio­len­cia pa­ra ahí sen­tar tes­ti­mo­nio y con­tar a qué ho­ra fue aco­sa­da y qué ca­rac­te­rís­ti­cas te­nía la per­so­na que la aco­só. El ob­je­ti­vo no es so­lo te­ner re­gis­tra­dos a los aco­sa­do­res, sino en qué es­pa­cios pú­bli­cos se rea­li­za la agre­sión.

Si la víc­ti­ma lo­gra iden­ti­fi­car­lo, se po­drá sen­tar la de­nun­cia. Si es un com­pa­ñe­ro de uni­ver­si­dad y co­no­ce su nombre, y de for­ma ru­ti­na­ria es­tá aco­sán­do­la, hay ma­yo­res ar­gu­men­tos pa­ra sen­tar una de­nun­cia e ini­ciar un pro­ce­so de in­ves­ti­ga­ción. Se de­be aún re­gla­men­tar cuál se­rá el método de re­co­lec­ción de prue­bas. Por ejem­plo, si se­rán vá­li­das las gra­ba­cio­nes o vi­deos. Ac­tual­men­te, no se con­si­de­ra vá­li­do fil­mar o gra­bar a una per­so­na, pe­ro en el pro­yec­to de ley con­tra el aco­so ca­lle­je­ro se su­gie­re que sea po­si­ble, por­que son com­por­ta­mien­tos que, en oca­sio­nes, so­lo pue­den ser evi­den­cia­dos con esos re­cur­sos. Tam­bíén se po­drá re­gis­trar la pla­ca de vehícu­los de aco­sa­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.