Ne­ce­si­ta­mos pro­duc­tos in­te­li­gen­tes por­que so­mos ton­tos

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

Ha­ce 20 años me di­je­ron que si no me es­me­ra­ba en ce­pi­llar­me los dien­tes den­tro de po­co me que­da­ría sin dien­tes. Des­de en­ton­ces he si­do una cam­peo­na del ce­pi­llo de dien­tes, el hi­lo den­tal y los ce­pi­llos in­ter­den­ta­les en tres ta­ma­ños di­fe­ren­tes, lo cual me dis­tin­gue co­mo la con­su­mi­do­ra ideal pa­ra el más inteligente de to­dos los ce­pi­llos den­ta­les in­te­li­gen­tes. Pa­ra uti­li­zar­lo, hay que pe­gar el ce­lu­lar al espejo del ba­ño al ni­vel de la bo­ca pa­ra que la cá­ma­ra pue­da ob­ser­var­te mientras te lle­va en un “viaje a tra­vés de pla­ca den­tal en 28 días”. Mientras me ce­pi­lla­ba los dien­tes, la pan­ta­lla se ilu­mi­nó in­di­cán­do­me en qué sec­tor de la bo­ca es­ta­ba tra­ba­jan­do. Es­to pu­die­ra ha­ber si­do inteligente, ex­cep­to que yo ya sa­bía cuál era la res­pues­ta. Tam­bién mi­dió cuán­to tiem­po le es­ta­ba de­di­can­do a ca­da dien­te, algo que mi pro­pio ce­pi­llo eléc­tri­co ha­ce efi­cien­te­men­te, y mientras lo ha­cía me dis­tra­jo de mi ope­ra­ción di­cién­do­me (in­co­rrec­ta­men­te) el pro­nós­ti­co del tiem­po afue­ra, y lo que acon­te­cía en el mundo. “¡Im­pre­sio­nan­te!” me di­jo cuan­do ter­mi­né. De nuevo, es­to pu­die­ra ha­ber si­do agra­da­ble, so­lo que soy un adul­to y por lo tan­to no ne­ce­si­to que me fe­li­ci­ten por ha­ber­me ce­pi­lla­do los dien­tes. Los da­tos de mi ce­pi­lla­da fue­ron de­bi­da­men­te ano­ta­dos, con los cua­les cual­quier fu­tu­ro ac­to de ce­pi­llar po­drían com­pa­rar­se, con­vir­tien­do la hi­gie­ne oral en una di­ver­ti­da com­pe­ten­cia con­mi­go mis­ma. No vol­ve­ré a usar es­ta apli­ca­ción. Los cin­co mi­nu­tos al día que paso ce­pi­llán­do­me los dien­tes son un mo­men­to de cal­ma, un oa­sis li­bre de te­lé­fo­nos. Voy a man­te­ner­los así. Sin em­bar­go, es ca­si se­gu­ro que es­te ce­pi­llo inteligente se­rá un éxi­to. Se­gún Proc­ter & Gam­ble, 250.000 per­so­nas usan esa apli­ca­ción. Es­te no es el úni­co dis­po­si­ti­vo que es­tá atra­yen­do a la gen­te. Una ami­ga me con­tó con mu­cho en­tu­sias­mo cómo su ar­te­fac­to inteligente El­vie pa­ra el pi­so pél­vi­co — co­no­ci­do co­mo “tu en­tre­na­dor más per­so­nal” — ha­bía cam­bia­do su vi­da. Ella ha­ce los ejer­ci­cios mientras que su apli­ca­ción ce­lu­lar le di­ce cómo los es­tá ha­cien­do y le per­mi­te com­pe­tir con sus amis­ta­des en lí­nea. Fit­bit y Jaw­bo­ne ya han con­ver­ti­do a mi­tad de la po­bla­ción en ca­mi­nan­tes abu­rri­dos y com­pe­ti­ti­vos. Oral B y El­vie lle­van es­to aún más le­jos. El gan­cho de ro­pa inteligente es me­nos in­de­co­ro­so pe­ro no me­nos inex­pli­ca­ble, y po­si­ble­men­te es el dis­po­si­ti­vo inteligente más ton­to que he vis­to has­ta la fe­cha. Peggy, que Unilever es­tá pro­ban­do en Aus­tra­lia, es un gan- cho de plás­ti­co que con­tie­ne un ter­mó­me­tro y un hi­gró­me­tro y en­vía men­sa­jes al ce­lu­lar que di­cen: “Ho­la, Lucy, va a llo­ver hoy, va­mos a se­car la ro­pa ma­ña­na”. He­roi­ca­men­te, la em­pre­sa pre­ten­de que Peggy per­mi­ti­rá que los pa­dres pa­sen más tiem­po con sus hi­jos. Es­to no tie­ne nin­gún sen­ti­do, ya que lo que se­pa­ra a los pa­dres de sus niños no es col­gar ro­pa la­va­da en días llu­vio­sos; es es­tar pe­ga­dos a sus ce­lu­la­res in­te­li­gen­tes. Pa­ra­guas y car­te­ras in­te­li­gen­tes son su­per­fi­cial­men­te más pro­me­te­do­res, ya que im­pi­den que los pier­das, en­vian­do un re­cor- da­to­rio ca­da vez que se han ale­ja­do del te­lé­fono. Pe­ro tam­bién pue­den ser una pe­sa­dez; ca­da vez que de­jas el pa­ra­guas en la puer­ta de tu ca­sa y te sien­tas en el so­fá, el te­lé­fono te di­ce que el pa­ra­guas es­tá fue­ra del ran­go. El más in­de­sea­ble ‘avan­ce’ de to­dos es el tam­pón inteligente. Es­te es un tam­pón normal fi­ja­do a un alam­bre que se co­nec­ta a un sen­sor su­je­to a los cal­zo­nes. Ca­da vez que el sen­sor cree que es ho­ra de cam­biar­lo aler­ta al te­lé­fono. No pue­do ima­gi­nar por qué al­guien qui­sie­ra te­ner el cuer­po alam­bra­do de es­ta for­ma y, ade­más, no ha­ce fal­ta. Las mujeres ya tie­nen dos mé- El la­do de la de­man­da sigue siendo un enig­ma. El he­cho de que ha­ya gen­te dis­pues­ta a pa­gar por so­lu­cio­nes inexis­ten­tes a pro­ble­mas inexis­ten­tes es la me­jor prue­ba de la irra­cio­na­li­dad del con­su­mi­dor que nos ha da­do el mer­ca­do. La ra­zón por la que que­re­mos ta­les ar­ti­lu­gios in­te­li­gen­tes es que so­mos ton­tos. Y no só­lo eso: la tec­no­lo­gía inteligente nos es­tá vol­vien­do aún más ton­tos. Si ya no tenemos que acor­da­mos de ce­rrar nues­tras bra­gue­tas, o mi­rar al cie­lo an­tes de col­gar la ro­pa, y nues­tra con­ver­sa­ción fa­vo­ri­ta es so­bre quién ca­mi­nó/se ce­pi­lló/apre­tó por más tiem­po, nuestros ce­re­bros van a ne­ce­si­tar ejer­ci­tar­se con más ur­gen­cia que los múscu­los del pi­so pél­vi­co * Edi­to­ra aso­cia­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.