Uber: el cho­fer de la ra­dio

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

De­ci­do en­trar a la era de Uber, pues el asun­to de los ta­xis en México es­tá ca­da vez peor. Lue­go de un po­co de es­trés al no sa­ber ma­ne­jar la apli­ca­ción co­rrec­ta­men­te en mi ce­lu­lar ‘inteligente’ y ne­ce­si­tar un ta­xi pa­ra ir al ae­ro­puer­to, lle­ga mi trans­por­te. A veces pro­vo­co una plá­ti­ca con el con­duc­tor con fi­nes so­cio­ló­gi­cos, nor­mal­men­te es gen­te que vie­ne de mun­dos so­cia­les aje­nos que co­noz­co po­co. En es­ta oca­sión, me to­ca un per­so­na­je de no­ve­la. Em­pie­zo di­cién­do­le que es la primera vez que uso es­te ser­vi­cio, y co­mo si le hu­bie­ra apre­ta­do ‘play’, no pa­ra su mo­nó­lo­go has­ta lle­gar al ae­ro­puer­to –unos 35 mi­nu­tos-. To­do em­pie­za con el pró­xi­mo concierto de los Ro- llings Sto­nes en México. Me di­ce que los vio cin­co veces, una de ellas en Pa­rís. Cuen­ta que es un ra­dio­es­cu­cha com­pul­si­vo y que ahí ga­na to­dos los premios ima­gi­na­bles: viajes, en­tra­das a con­cier­tos, una ce­na con Hugo Sán­chez el día de su último par­ti­do de fút­bol, otra con Luis Mi­guel en la pre­sen­ta­ción de algún ál­bum, un viaje a Da­llas, y has­ta una la­va­do­ra – que si bien no cen­tri­fu­ga, es su­fi­cien­te pa­ra los usos do­més­ti­cos-. En va­rias oca­sio­nes par­ti­ci­pó en con­cur­sos es­pe­cia­li­za­dos, al­gu­nos de ellos de va­rios días con prue­bas muy so­fis­ti­ca­das pa­ra ser el ga­na­dor. For­ma par­te de un gru­po de ami­gos quie­nes se pa­san la in­for­ma­ción de qué es­ta­ción de ra­dio es­tá ofre­cien­do algún pre­mio y, co­mo tie­nen am­plia ex­pe­rien­cia, es muy co- mún que el ga­lar­dón le cai­ga a al­guno de ellos. “To­do lo que co­noz­co –me di­ce con or­gu­llo- es gra­cias a Dios, a mi es­fuer­zo y a la ra­dio”. Me cuen­ta las his­to­rias más in­creí­bles. Al­gu­na vez se ga­nó un viaje a Dis­ney, pe­ro no pu­do ir por­que no te­nía vi­sa ame­ri­ca­na. En otra oca­sión el pre­mio eran dos bo­le­tos de avión a Eu­ro­pa y una es­tan­cia en ho­te­les de primera cla­se por cin­co días, fue con su es­po­sa. Me re­pi­te nom­bres de lo­cu­to­res y ra­dios que por su­pues­to yo no co­noz­co, me aver­güen­za co­men­tar­le que yo so­lo es­cu­cho ra­dios pú­bli­cas, par­ti­cu­lar­men­te la de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de México, la de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma Me­tro­po­li­ta­na y Ra­dio Edu­ca­ción, don­de en el me­jor de los ca­sos te re­ga­lan una en- tra­da a la Ci­ne­te­ca Na­cio­nal, una ida al tea­tro o un libro. El con­duc­tor sub­ra­ya que gra­cias a la ra­dio ha lo­gra­do en­trar a si­tios ex­clu­si­vos don­de “in­clu­so la gen­te im­por­tan­te y con mu­cho di­ne­ro no es in­vi­ta­da”. El lar­go re­la­to so­lo lle­ga a su fin cuan­do me acer­co a mi destino. Ya con el ta­xi es­ta­cio­na­do, an­tes de ba­jar le pi­do que me dé una ase­so­ría de cómo pe­dir el si­guien­te ser­vi­cio, pues te­nía mu­chas du­das. Lue­go de re­sol­ver­las con ama­bi­li­dad, con­clu­ye: “yo le re­co­mien­do que no de­je de lle­nar los ta­lo­nes pa­ra premios de las tien­das, con un po­co de suer­te se pue­den co­no­cer mu­chos lu­ga­res”. Es ho­ra de ba­jar * So­ció­lo­go en la UNAM (México)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.